LO FEMENINO EN LA MÚSICA

Graciela Agudelo

EN LA ANTIGÜEDAD

La Historia, tomada tanto como un marco temporal del hacer cotidiano cuanto como una memoria colectiva de la humanidad, no sólo no se tomó la molestia de consignar la actividad musical femenina en Occidente, sino que, durante siglos, pretextando cuestionables razones de índole moral, religiosa, social, política, estética, etcétera, obstaculizó continuamente el buen desarrollo de la mujer en este campo, pese a los cual, ella hizo música siempre y dondequiera que estuvo: en la escuela, en el templo, en el convento, en la calle, en el grupo itinerante de ministriles o juglares, en el palacio, en el harén, en la corte, en el teatro, en su casa, en el conservatorio, en la orquesta. Tal lo observamos con escudriñar un poco en esta materia y descubrir que lo escaso que sabemos al respecto es en buena medida gracias a la mención que otras mujeres han hecho de este acontecer, conscientes de la importancia de sus propios roles en el devenir de la actividad humana, aunque también, claro está, algunos varones interesados en el tema, han realizado un relativo número de publicaciones. Es así como conocemos del trabajo, las vicisitudes y las satisfacciones de esas mujeres que tuvieron el coraje suficiente para superar una gran cantidad de obstáculos que –paradójicamente- conforme avanzó la civilización, fueron imponiéndose en su contra.

Leer artículo completo