Dejaría Estados Unidos de usar simios en laboratorios

Por JAMES GORMAN
The New York Times
26 noviembre  2011

NEW IBERIA, Louisiana - En una jaula exterior con forma de domo, una docena de chimpancés estalla en alaridos, con el pelo en sus hombros de punta. "Ésa es una piloerección", una señal de ex-citación emocional, indica Dana Hasselschwert, directora de ciencias veterinarias en el Centro de Investigación New Iberia, quien le recomienda a un visitante guardar su distancia. Los chimpancés tienden alanzar guijarros -o algo peor- cuando se emocionan.
La similitud de los chimpancés con los humanos los hace valiosos para la investigación y, a la vez, inspira intensa compasión. Para los científicos investigadores, podrían representar la mejor posibilidad para curar enfermedades. Sin embargo, para mucha gente parecen parientes tras las rejas.
La investigación biomédica en chimpancés ayudó a generar una vacuna para la hepatitis B, y va en pos de una para la hepatitis C, que infecta a 170 millones de personas a nivel mundial, pero durante muchos años ha existido indignación por las investigaciones, vistas como crueles e innecesarias. Hoy, a raíz de una mayor presión ejercida por las organizaciones defensoras de los derechos animales, la decisión de frenar tales investigaciones en EV podría llegar en el transcurso del siguiente año. Hasta la fecha, EU es uno de sólo dos países que someten a chimpancés investigación invasiva. El otro es Gabón, en África central:
"Éste es el momento de sacar a estos chimpancés de las investigaciones invasivas y de los laboratorios", aseveró Wayne Pacelle, presidente y director ejecutivo de la Sociedad Humana de EU.
John VandeBerg, director del Centro Nacional Suroeste de Investigación de Primates, en San Antonio, Texas, uno de seis laboratorios que albergan a chimpancés, reconoció que éste es "un momento crucial".
Cualquiera de varios esfuerzos de los opositores "podría seria causa de un alto a las investigaciones médicas con chimpancés", expresó.
La Sociedad Humana de EU y otros grupos presionaron a los Institutos Nacionales de Salud para que encargaran un reporte sobre la utilidad de los chimpancés en las investigaciones, a ser publicado este año.
Además, la Ley de Protección a Grandes Simios y Ahorro en Costos, actualmente bajo consideración en el Congreso de EU, prohibiría tales procedimientos invasivos.
Pacelle apunta que la investigación invasiva en chimpancés es costosa, que hay alternativas y que los animales sometidos a estudios sufren procedimientos dolorosos y aislamiento. "Ésta es una especie en peligro de extinción que genéticamente es la más cercana a nosotros", comentó.
VandeBerg dice que frenar las investigaciones en chimpancés amenazaría vidas humanas.
"Cualquier reducción en el ritmo del desarrollo de medicamentos para estas enfermedades significará la muerte de cientos de miles de personas, de millones en realidad, pues significaría años de retraso", afirmó.
Hay mil chimpancés en instalaciones de investigación estadounidenses, entre ellos el Centro de Investigación New Iberia. El centro, parte de la Universidad de Louisiana, en Lafayette, ocupa 40 hectáreas y alberga a 360 chimpancés y más de 6 mil otros primates.
En una visita reciente, algunos de los chimpancés estaban dentro de domos geodésicos y algunos en jaulas exteriores más pequeñas. Otros, menos de 10 a la vez, eran sometidos a estudios activos y se hallaban en jaulas individuales de unos 1.80 por 1.50 metros y 2 metros - de alto, dijo Thomas J. Rowell, director del centro. Entre los procedimientos físicos involucrados se contaban inyecciones, muestras de sangre y biopsias del hígado, éstas últimas realizadas bajo sedante, señaló.
Roswell defendió el trato que le da el centro a los chimpancés, al enfatizar los cuidados veterinarios y los esfuerzos por enriquecer la vida de los simios con entornos más interesantes.
Kathleen Conlee, directora titular para cuestiones de investigación en animales, en la Sociedad Humana, declara que el actual debate sobre los chimpancés apunta a la dirección del futuro. "Éste es el tipo de análisis riguroso que debemos aplicar a toda la investigación con animales", externó.