Una plaga de laboratorio

H5N1 es una cepa del virus de influenza que ha destruido la industria avícola en varios países. A fines del siglo XX, cruzó la barrera entre las especies y comenzó a cobrar vidas humanas, con un 60% de mortandad. Desde entonces, aunque sólo se han verificado 600 casos y no ha habido contagios de persona a persona, epidemiólogos en todo el mundo han debatido sobre su potencial pandémico. Algunos científicos se han dado a la tarea de crear cepas más patógenas y más fácilmente transmisibles. Ron Fouchier, virólogo del Centro Médico Erasmo, en Rótterdam, creó una cepa que lo hizo contagioso y transmisible por el aire. Cinco mutaciones en dos genes del virus (todas ya presentes en su forma natural, aunque no en cepas diferentes) y un grupo de hurones fue todo lo que requirió, proceso que resultaría replicable si se publica el estudio, financiado por una agencia de salud del gobierno de Estados Unidos.

Fouchier alega que es necesario forzar estas mutaciones en un virus tan patógeno para demostrar que es posible y así alertar a la comunidad mundial, y quiere publicar el resultado de sus investigaciones para beneficiar a otros científicos. “Hay virólogos muy respetados que hasta hace poco negaban la posibilidad de contagio por el aire entre mamíferos. Yo no estaba de acuerdo”, dice Fouchier. Algunos expertos del campo le dan la razón: puede ayudarnos a estar mejor preparados, dicen. Por el contrario, otros especialistas, entre ellos expertos en armas biológicas, seguridad y bioterrorismo, no sólo niegan la necesidad de este estudio sino aseguran que, ya sea la información o el virus mismo, saldrá a la luz tarde o temprano, y citan ejemplos.

El 20 de enero del 2012, Fouchier, junto con un grupo de virólogos, publicó una carta donde anuncia que su estudio y otros similares entrarán en una moratoria voluntaria de dos meses para darle tiempo al debate internacional. Otros virólogos que trabajan en estudios similares al de Fouchier son Adolfo Sastre-García (investigador del Hospital Monte Sinaí, en Nueva York, y becado por la misma agencia estadounidense que financia el estudio de Fouchier) y Yoshihiro Kawaoka (autor e investigador de la Universidad de Wisconsin-Madison). Cabe señalar que, aunque se anunció como un retraso voluntario, fue forzado en parte por la difusión extensa que han tenido sus experimentos en los medios de comunicación. Si algunas comunidades clave se quejan lo suficiente, existe la probabilidad de una prohibición o bloqueo a nivel gubernamental, ya sea del gobierno holandés o estadounidense.

El 26 de marzo, Fouchier anunció en un podcast que continuará su estudio en las próximas dos semanas. Por lo pronto, el gobierno de Estados Unidos aún no ha tomado una decisión al respecto. El Consejo Nacional Asesor de Ciencia para la Bioseguridad (NSABB, por sus siglas en inglés), del Departamento de Salud de Estados Unidos, se reunirá el 29 y 30 de marzo para inspeccionar la última versión del estudio.

Comentario: Por supuesto, parece una historia de horror y estoy de acuerdo que los niños no deben jugar con fuego (o sea, nuestros científicos con cosas que todavía no entienden bien). Pero hay muchas variables que no han sido tomadas en cuenta en los medios: que no se murieron los hurones por contagio por aerosol. Que el porcentaje de muertes (60%) no es real, de seguro hay muchos casos que no son graves y nunca se reportan, por parecer gripas normales. Fouchier es un ejemplo de cómo no debe ser la personalidad de un científico: vano, petulante, presumido, etc., aunque su estudio sí amerita reconocimiento y debate.
Parece que lo que más le sorprendió a Fouchier de todo el asunto no fue el hecho de comprobar que es posible la transmisión, sino que él y Kawaoka encontraran las mismas mutaciones por medios totalmente diferentes.

Referencias

Podcast con Fouchier (habla él a partir del minuto 25) 

Comunicado de prensa sobre la interrupción voluntaria del estudio de Fouchier

http://www.scientificamerican.com/article.cfm?id=next-influenza-pandemic

http://news.sciencemag.org/scienceinsider/2012/01/in-dramatic-move-flu-researchers.html

http://news.sciencemag.org/scienceinsider/2012/01/flu-researcher-ron-fouchier-its.html