Experimentan dolor pero sin razón aparente

Encaran mujeres afección ‘fantasma’


> Existe evidencia que vincula el abuso físico y emocional con la fibromialgia

Natalia Vitela
Reforma, México, 2 mayo de 2012

La historia de quienes tienen fibromialgia es de dolor, el cual se perpetúa durante toda su existencia; esto no sólo porque es el principal síntoma de esta enfermedad, sino porque, además, su desarrollo se asocia con la presencia de violencia.
María Isabel Barrera, psicóloga del Instituto Nacional de Psiquiatría, explica que existen datos de que las personas con este padecimiento tienen historias de abuso durante la infancia y la adolescencia, y esto provoca que, al mantener estrés crónico durante mucho tiempo, su sistema nervioso, el cual ya estaba predispuesto, sufra un desequilibrio.
En consecuencia, los pacientes experimentan dolor crónico generalizado en cualquier parte" del cuerpo, además de que éste suele ser muy intenso. "Las alteraciones en el sistema nervioso ocasionan que los pacientes sientan tres veces más el dolor", afirma.
Una de las principales problemáticas qué enfrentan los pacientes, explica, es la falta de diagnóstico, pues el dolor es una experiencia muy subjetiva y hay pocos instrumentos que lo evalúen; por ello se invalida la enfermedad o se minimiza por parte de médicos y familiares.
La intensidad y la variedad de las molestias contrastan con las pocas anormalidades que se encuentran en los exámenes físicos, señala, Manuel Martínez, en su libro Fibromialgia. El Dolor Incomprendido. Un Problema de Salud de la Mujer Contemporánea (Aguilar).
''La pareja y los hijos mantienen la violencia, de la que han sido víctimas quienes tienen la enfermedad, al no creerles que sienten dolor y al exigirles que realicen su vida normal pese a sus síntomas; además, las tachan de controladoras y manipuladoras", asegura Barrera.


AFECTA MÁS A MUJERES

De cada 10 personas con fibromialgia, 9 son mujeres, las cuales tardan hasta dos años en llegar con el especialista –médico internista o neurólogo- que les dé el diagnóstico correcto.
La fatiga crónica es otro síntoma característico de esta enfermedad. Martínez indica que, además de los síntomas antes mencionados, existen otras características distintivas, como alteraciones del sueño, entumecimiento del cuerpo por las mañanas, hormigueo o calambres en brazos y piernas, dolor de cabeza, intestino irritable y ansiedad o depresión.
''Recientemente, se han reconocido otras molestias que pueden estar asociadas a la fibromialgia, tales como el crispamiento de la mandíbula con dolor durante la noche (el llamado síndrome témporo-maxilar) y la cistitis no infecciosa", índica la psicóloga.
El padecimiento suele confundirse con enfermedades que también producen dolor generalizado o fatiga, como artritis reumatoide, lupus y espondilitis anquilosante, entre otras.
Barrera agrega que el tratamiento farmacológico consiste en el uso de moduladores de dolor acompañados de antidepresivos. Otros pilares importantes son la atención psicológica y el ejercicio de bajo impacto, como yoga o natación.