Historia de la tecnología de la información 1: El origen de la escritura

cuneiforme

Los orígenes de la escritura, desde Mesopotamia hasta Mesoamérica.

El lenguaje oral existió mucho antes que la escritura, pero el ser humano se vio obligado a transferir y registrar información compleja cuando comenzó a vivir en grandes asentamientos donde la palabra de voz no era suficiente garantía para conservar una propiedad. Las herramientas y los medios para practicar el lenguaje escrito existían desde hace unos 25 mil años en algunas partes del mundo: la alfarería, técnicas para obtener pigmentos de la naturaleza y artefactos para plasmarlos en diferentes superficies. Las pinturas rupestres y los ornamentos del paleolítico ya relataban símbolos arquetípicos, ideas y conceptos que un individuo esperaba transferir a un grupo. Pero no fue sino hasta el neolítico, con sus mega-aldeas, cuando surgieron las relaciones sociales y el comercio establecido de rutas que ocasionaron el desarrollo de sistemas de escritura.

Los orígenes de la escritura, se cree, se encuentran en sistemas de símbolos mnemónicos e ideográficos, no contenido lingüístico sino marcas simples para registrar el paso del tiempo, el cálculo de propiedades, las fases lunares o referencias rituales. La humilde muesca en fichas de barro dio paso a pictogramas, al principio zoomórficos pero cada vez más abstractos. Se han encontrado rastros de sistemas de protoescritura en varios sitios neolíticos, los más antiguos de hace más de 8 mil años; en Henan, China, los símbolos fueron inscritos en caparazones de tortuga, en Vinča, Serbia, en tabletas y otros artículos de cerámica. Los mismos símbolos encontrados en Vinča se encontraron en las tabletas de Tartaria, en Rumania, en renglones que asemejan un texto escrito. Estas tabletas han sido datadas de hace 7500 años, su significado aún no ha sido descifrado y su carácter ya sea de protoescritura o escritura se encuentra en debate.

En cualquier caso, la cultura que desarrolló las inscripciones de Vinča desapareció sin transmitir su sistema a otras regiones. Ya en la edad de bronce, hace 5500 años, aparecieron las primeras tabletas con signos protocuneiformes en el Creciente Fértil: la tableta de Kish, en Iraq, muestra la transición entre pictogramas simbólicos y la emergencia del sistema de escritura cuneiforme silábico, o sea caracteres que representaban fonemas. El periodo protoliterario de Egipto y Mesopotamia se extendería de hace 5500 a hace 4900 años.

Durante los siguientes 300 años, los pictogramas protocuneiformes fueron estilizados hasta perder su carácter simbólico, fueron impresos con un instrumento en forma de cuña y se consolidaron normas para la elaboración de tabletas de arcilla. Los signos ya eran completamente abstractos, el mensaje estaba estructurado en enunciados y podía ser reconstruido sin contexto: Se había inventado la escritura. El lenguaje escrito en Mesopotamia fue producto de su sociedad agraria, cultivadora de grano. Sus tabletas incluyen textos sobre géneros tan variados como la mitología y las matemáticas, códigos sociales y recetas para elaborar cerveza. A diferencia de sistemas anteriores, el cuneiforme sumerio fue adoptado y adaptado por otras culturas.

En Egipto, se desarrolló un sistema pictográfico que ya hace poco más de 5000 mil años tenía una configuración silábica. Los jeroglíficos llegaron a representar sonidos sin vocales definitivas. El pictograma para “agua”, por ejemplo, que se pronunciaba nu, se convirtió en el sonido consonántico N. Esta característica del sistema egipcio fue uno de los primeros pasos hacia el alfabeto, un sistema donde cada signo corresponde a un sonido único. El sistema egipcio perduró y se refinó a lo largo del tiempo y permitió el desarrollo del alfabeto fenicio y, a partir de éste, de los alfabetos griego y romano. Al igual que el sistema cuneiforme en Súmer, sin embargo, el conocimiento de la escritura en Egipto pertenecía a una élite educada de escribas. El lenguaje escrito le dio a Egipto una identidad y la cohesión necesaria para convertirse en un estado permanente. Se cree que convertirse en escriba era una de las pocas maneras en que la clase baja del antiguo Egipto podía escalar socialmente.

libro de los muertos

El sistema de escritura chino es un sistema de escritura logosilábico: cada carácter (glifos llamados hanzi) representa una sílaba del idioma hablado y simboliza un objeto o nociones abstractas. El chino es la escritura más antigua que se ha usado sin interrupción, su origen se remonta a inscripciones adivinatorias en oráculos de hueso de hace 3400 años. Este sistema evolucionó a través de varias formas y estandarizaciones oficiales y fue la columna vertebral que homogenizó el imperio chino de la antigüedad. Se estima que existen alrededor de 80 mil hanzi distintos, aunque sólo es necesario conocer 3 mil para su uso diario.

La escritura, entonces, se desarrolló de manera independiente en varios lugares del mundo, en diferentes épocas. En América, se han descubierto piezas de alfarería con representaciones de glifos o códices en amate. La más antigua de ellas pertenece a la cultura olmeca y se remonta 2900 años, se trata del llamado Bloque de Cascajal, descubierto hace tan solo 15 años en Veracruz, México. El texto contiene 62 glifos zoomórficos que aún se están estudiando.

El estudio de los orígenes de la escritura está, por decir poco, incompleto. Los textos antiguos en madera, papiro, amate y otros medios perecederos se han perdido para siempre. Otros, al carecer de un corpus extendido o de suficiente contexto, son indescifrables, como la escritura del Indo. A pesar de que las escrituras cuneiformes, por ejemplo, se descifraron durante el siglo XIX, en la actualidad se ha estimado que tan solo el 10% de los textos sobrevivientes han sido leídos en la era moderna. El sistema de escritura sumerio-acadio es extremadamente complejo, hay poco más de cien expertos cuneiformistas en el mundo y no existe un estándar de codificación para computadoras. Además, las guerras en lo que antes era el Creciente Fértil (Irak, Irán, Egipto, Palestina, Kuwait, Líbano, Jordán e Israel) han limitado su estudio sobremanera.

Autor: IIEH

Fuentes:

El proyecto digital Hammurabi

La historia de la escritura

Los orígenes olmecas de la escritura mesoamericana