Tala selectiva destruye Amazonas

Reforma, México, abril 2006.

DPA.
Río de Janeiro

El método de "tala selectiva", que supuestamente es menos agresivo, lleva frecuentemente a una completa deforestación de determinadas zonas de la selva del Amazonas, señalaron científicos en la versión de la revista Proceedings (PNAS).

Los científicos llegaron a esta conclusión tras analizar imágenes satelitales de alrededor de dos millones de kilómetros cuadrados de los años 1999 a 2004.
Para la tala selectiva son elegidos para el comercio árboles especialmente valiosos, sólo de uno a tres por hectárea. Frecuentemente son destruidos en ese proceso otros árboles y vegetación que se encuentran en el camino durante la tala o el transporte. También la tala selectiva suele conducir a la completa destrucción de bosques, concluyeron los científicos nucleados alrededor de Gregory Asner del Instituto Carnegie en Stanford, en el estado de California.
Aproximadamente una sexta parte de los territorios observados por ellos desde hace un año tras el inicio de la tala selectiva estaba completamente deforestado, y después de cuatro años casi un tercio. El método sería un "precursor" de la deforestación causada por agricultores y criadores de ganado.
Casi toda la tala se realiza en el Amazonas a unos 25 kilómetros de las calles principales, y en estos territorios la posibilidad de deforestación es hasta cuatro veces mayor que en las zonas donde no se realiza tala comercial, según el estudio. Las reservas naturales y las reservas de indígenas resultan menos perjudicadas que las tierras no protegidas. La tala selectiva no le da a los bosques tiempo suficiente para la regeneración. Casi toda la tala selectiva en Brasil no protegió los bosques.