Río+20, conclusiones de la ONU y de los jóvenes

El director de la Cumbre Río+20

"Nosotros, los Jefes de Estado y de Gobierno y los representantes de alto nivel, habiéndonos reunido en Río de Janeiro (Brasil) entre el 20 y el 22 de junio de 2012, con la plena participación de la sociedad civil, renovamos nuestro compromiso en pro del desarrollo sostenible y de la promoción de un futuro económico, social y ambientalmente sostenible para nuestro planeta y para las generaciones presentes y futuras".

Así empieza "El futuro que queremos", documento final de la Conferencia de desarrollo sostenible de Naciones Unidas, también conocida como Río+20.

El documento se elaboró a lo largo de varios meses de fuertes discusiones y al final de esta Cumbre de la Tierra fue firmado por las 189 naciones participantes. Sin embargo, buena parte del documento, desde su primer párrafo, resultó ser sólo retórica y compromisos diluidos. Varios jefes de estado cancelaron su participación o la acortaron (los de Alemania, Reino Unido y Estados Unidos, entre otros), algunos representantes oficiales de la sociedad civil fueron excluidos de eventos importantes y la preocupación principal no fue el compromiso para un mejor futuro, sino la conveniencia económica actual. Muchos regresaron a su casa avergonzados o indignados.

El diplomático chino Sha Zukang, director general de Río+20 y alto funcionario de la ONU, se excusó: "Mi trabajo fue mantener a todos en el mismo nivel de descontento. Cuando un grupo está satisfecho otros no lo están… Por lo menos así puedo decir que todos están igualmente contentos". También se refirió al principal obstáculo en las pláticas: "A pesar de que este todavía parece un debate entre norte y sur, entre ricos y pobres, entre los que tienen recursos naturales y los que no, la verdad es que el mundo es mucho más complejo". Europa está en medio de una grave crisis financiera, Estados Unidos se encuentra dividido políticamente por la mitad, economías emergentes como China y la India quieren su oportunidad de desarrollarse a pesar de profundos conflictos sociales y un precario estado ambiental. Los países desarrollados tienen una inmensa deuda ecológica con el resto del mundo y a la vez exigen que el mundo adopte una economía verde.  José María Figueres, ex-presidente de Costa Rica y experto en desarrollo sostenible, señaló a los culpables: "Mil quinientos CEOs de 60 países y ONGs de todo el mundo vinieron a la conferencia y se comprometieron a actuar. Los que le fallaron, señor Sha, son los gobiernos".

Jóvenes sonriendo en Río+20Otros apuntaron las fallas de Brasil: los precios en la ciudad fueron exorbitantes, el transporte malo, el internet falló, en ocasiones se negaron visas a observadores sin afiliación gubernamental. Otros más culparon a la ONU: se impidió o limitó la entrada y actividad de representantes de los 9 grandes grupos previamente designados por la misma ONU, como granjeros, jóvenes e indígenas. Por ejemplo, el discurso del Grupo para la Niñez y la Juventud fue cancelado por falta de tiempo, aunque hubiera durado menos de 3 minutos. Mientras tanto, Ban Ki-Moon, Secretario General de la ONU, compartió sus conclusiones en la clausura del evento: "Río+20 fue un éxito, una victoria del multilateralismo después de meses de  difíciles negociaciones".

La Cumbre de Río de 1992, se dice, fue demasiado poco y demasiado tarde, aunque despertó la conciencia global sobre el medio ambiente y estableció las bases del protocolo de Kioto. Río+20 fue una oportunidad histórica para cambiar el futuro del planeta que acabó en simple gesto. Un gesto de buena voluntad de los gobiernos de la Tierra y algunas de sus megacorporaciones, y nada más. Muchas personas ya no esperan que los países solucionen el problema ambiental. Hoy, nos hubiera dicho el Grupo para la Niñez y la Juventud en su discurso cancelado, hacen falta nuevos valores y nuevos objetivos: innovación, cooperación intergeneracional, formación de instituciones globales sin fronteras, actividad comunitaria a nivel regional y local, y la creación de nuevos paradigmas de riqueza y éxito.

 

Autor: IIEH

Fuentes:

El futuro que queremos, documento completo

Sitio oficial de la conferencia, ONU 

Sitio de la conferencia, gobierno de Brasil

Palabras de Ban Ki-moon

Río menos 20

Grupo de la ONU para la Infancia y la Juventud

Economía verde contra deuda ecológica

 

Leer más:

Información adicional sobre Río+20