Nitrógeno para los cultivos sin necesidad de fertilizantes

Edward Cocking 

Un equipo de científicos de la Universidad de Nottingham ha desarrollado una tecnología que permite que cualquier cultivo absorba nitrógeno atmosférico.

Con esta nueva tecnología, llamada N-Fix por su inventor Edward Cocking, será posible abandonar el uso excesivo de uno de los compuestos más destructivos para el ambiente: los fertilizantes. “Las plantas, por sí mismas, no pueden fijar nitrógeno directamente de la atmósfera, necesitan enlazarse con bacterias fijadoras de nitrógeno”. Sólo las legumbres pueden obtener nitrógeno de la atmósfera a través de una relación simbiótica con una bacteria, proceso que Cocking aprovechó para darle la misma propiedad a otros cultivos, como los cereales.

Aunque no parece gran cosa, si N-Fix funciona sin problemas daríamos un gran salto hacia la sostenibilidad: aplicando un sistema biológico natural ya existente, se puede tal vez no abandonar pero sí reducir de forma considerable el porcentaje de fertilizantes que son necesarios para producir la comida en la actualidad. De hecho, se calcula que entre el 35% y el 50% de los cultivos del mundo son posibles gracias al extenso uso de fertilizantes. Sin los fertilizantes, por decirlo de otra manera, no sería posible alimentar a la población del mundo. Sólo en el caso de encontrarse en tierra excepcionalmente rica en nutrientes, muy rara vez, es cuando las plantas alcanzan su máximo potencial de productividad.  

El problema actual de los fertilizantes es que provocan el efecto ambiental conocido como bloom de algas, responsable de gran destrucción y toxicidad en los ecosistemas acuáticos de todo el planeta. El exceso de nitrógeno en la tierra fertilizada de cultivo es arrastrado por el agua de lluvia y transportado por las vías fluviales a lagos, mares y océanos; el nitrógeno causa un crecimiento descontrolado de una especie de fitoplancton (algas o bacterias), que reduce la cantidad de oxígeno en el agua y afecta todo el sistema. En casos extremos, aunque comunes en la actualidad, da lugar a una zona muerta.

Cocking, biólogo inglés de 81 años, desarrolló la tecnología N-Fix a lo largo de 12 años. El sistema en sí depende de un proceso de fijación endosimbiótica de nitrógeno. Cocking descubrió que Gluconacetobacter diazotrophicus, una bacteria que existe en simbiosis con la caña de azúcar le permite fijar el nitrógeno atmosférico y la utilizó en sus experimentos. El principio es simple, se cubren las semillas con una solución pegajosa que contiene la bacteria, las bacterias entran en contacto con las raíces en cuanto germina la planta. Las bacterias realizan una colonización intracelular de las células de la raíz de la planta, obtienen energía de la fotosíntesis en la planta y a cambio fijan nitrógeno dentro del citoplasma celular.

nódulos fijadores de nitrógeno 

N-Fix, dice Cocking, “transformará la seguridad alimentaria mundial porque se evitaría el inmenso costo que se realiza en producir fertilizantes nitrogenados sintéticos, el costo económico, el costo ambiental en su producción y en su uso”. Y sí, es un hecho que los fertilizantes se elaboran a partir de combustibles fósiles en un proceso que conlleva grandes gastos de energía y daño ambiental. Cocking concluye que su invento “es un avance hacia la sostenibilidad porque se sustituye una reacción química por un sistema biológico ecológicamente sano”.

A pesar de la innegable ventaja que representa la reducción de fertilizantes, podemos criticar el enfoque general de esta tecnología. De ser exitosa, podría desatar una nueva revolución verde, un nuevo aumento acelerado de población global en un planeta cuyos recursos ya están cerca del límite. N-Fix se ajusta a la agroindustria, a la producción industrial de comida.  Hay otras avenidas que deben ser exploradas y que además de proteger el ambiente contribuyen a la salud de largo plazo del individuo y de la economía: las agriculturas biológicas (como la permacultura o la agricultura natural) y las granjas verticales.

La tecnología N-Fix ya ha sido patentada por la Universidad de Nottingham, que estableció un consorcio con la nueva compañía Azotic Technologies para desarrollar y comercializar la tecnología en todo el mundo, en más de 200 especies.  

Autor: IIEH

Fuentes:

Tecnología radical permite que los cultivos tomen nitrógeno del aire

Tecnología N-Fix puede reducir de manera drástica el uso de fertilizantes

Conocer más:

Presentación de Edward Cocking sobre la fijación de nitrógeno en cereales