Las dos caras de la energía eólica

Un parque eólico en medio del mar

Entre las principales fuentes alternativas de energía, que no reducen los depósitos de biocombustibles ni dependan de reacciones nucleares, están la eólica, la geotérmica, la hidroeléctrica, la maremotriz y la solar. Aunque se consideran energías verdes, todas tienen inconvenientes y, en algunos casos menos explorados, su lado oscuro.

La energía eólica, o sea obtenida del viento, es una de las fuentes de energía con mayor crecimiento en el mundo y los principales países productores son Alemania, China, España y Estados Unidos. En 2009 alcanzó el 2% del consumo de electricidad mundial. El año pasado, los aerogeneradores eólicos llegaron a una capacidad de 238 gigawatts, que se espera continúe creciendo hasta los 500 gigawatts en 2016. Se trata de una fuente energía limpia, que no produce dióxido de carbono, puede convivir con otros usos de suelo y es renovable.

En abril de 2012, la revista Nature Climate Change publicó un estudio que opaca un poco la reputación de la energía eólica. Investigadores de la Universidad Estatal de Nueva York en Albany analizaron los datos obtenidos por satélite de áreas en Texas donde se encuentran cuatro de los más grandes parques eólicos del mundo. Los resultados demostraron un calentamiento de hasta 0.72 grados Celsius por década, a comparación de regiones vecinas. El fenómeno se acentúa sobre todo de noche, posiblemente porque mientras que la tierra se enfría al ponerse el sol, la zona del parque mantiene el calor con turbulencias de aire. “Atribuimos el aumento de temperatura”, indica el estudio, “en primer lugar a los parques eólicos” y afirmaron que, de suceder en áreas suficientemente grandes, podrían influir de forma importante en el clima local y regional.

Parque eólico en una región desértica

Esto tal vez no sea suficiente para alarmarnos, pero justifica, exige nuevos estudios sobre este fenómeno. Aunque el consumo de energía eólica mundial sólo es del 3% total, la tendencia es de un rápido crecimiento y el desarrollo de parques eólicos en el mar se está multiplicando. Si quisiéramos obtener, por ejemplo, el 50% de nuestra energía del viento necesitaríamos construir varios millones de turbinas con la tecnología actual. Además de cambiar paisajes por completo, posiblemente provocaríamos repercusiones antes sospechadas en el ambiente.


Autor: IIEH

Fuentes:

El impacto de los parques eólicos en la temperatura de la superficie

Energía eólica