Fraude en suplementos nutricionales a base de plantas

Suplemento de Ginkgo biloba 

Un estudio de barcoding genético publicado en la revista BioMed Central analizó el contenido de suplementos a base de plantas y ha revelado que sólo los productos de 2 de las principales 12 compañías contenían la planta señalada en su etiqueta.

 La industria mundial de suplementos dietéticos o nutricionales a base de plantas es inmensa: supera los diez mil millones de dólares anuales. Ofrece productos elaborados con plantas populares en la herbología tradicional, como el Hypericum (St. John’s wort), el Ginkgo biloba y la equinácea, y prometen resultados como inmunidad contra los resfriados e incrementos de la función de la memoria. Más allá de ser remedios tradicionales, se han convertido en la gallina de los huevos de oro para muchas compañías. En buena parte del mundo, este tipo de suplemento no está regulado, no es analizado y tiene pocas restricciones. Mientras no sean nocivas para el consumo humano, su comercialización es más simple que la de las medicinas sintéticas.

No es suficiente que los estudios científicos sobre los efectos reales de muchas de estas plantas tengan resultados contradictorios y ambiguos, ahora las compañías transnacionales que las venden en todo el mundo dan gato por liebre. El reciente análisis genético, dirigido por Stephen Newmaster, de la Universidad de Guelph, en Ontario, ha determinado que un elevado porcentaje del contenido de suplementos a base de plantas elaborados por fabricantes líderes ni siquiera contiene rastro alguno de la planta anunciada en su etiqueta. En otras palabras: la mayor parte de este tipo de suplementos son de pésima calidad, están contaminados con otros productos, rellenos con plantas genéricas como soya o arroz, y en casos extremos contienen sustancias peligrosas para el consumo humano.

Suplemento basado en plantas 

 El estudio de barcoding, realizado en 44 suplementos en forma de polvo o en cápsulas, encontró los siguientes resultados.

  • Sustitución de especies: Casi una tercera parte de los suplementos analizados contenía una planta que sustituía por completo a la señalada en la etiqueta. Por ejemplo, en vez de Echinacea encontraron Parthenium hysterophorus, planta invasiva de la India que puede producir sarpullido, nausea y flatulencias. En lugar del Hypericum, dentro de las cápsulas descubrieron arroz procesado, en otra marca solamente Senna alexandrina, un fuerte laxante.
  • Contaminación con otras especies: Algunos suplementos de Ginkgo biloba estaban mezclados con el nogal Juglans nigra, potencialmente mortal para personas con alergia a las nueces.
  • Relleno: Al parecer, las compañías que producen estos suplementos emplean rellenos para bajar sus costos. El estudio encontró especies de relleno como la soya, el arroz y el trigo en cantidades extraordinarias.

Aunque las revelaciones de este estudio no nos sorprenden, pues son parte de una larga tradición en esa industria, cabe señalar dos cosas. Por un lado, la misteriosa decisión de los autores de no especificar el nombre de las compañías y asociarlas a sus productos espurios. El estudio fue promovido por el gobierno de Canadá que, en principio, debe ser imparcial. Por otro, destaca el inmenso poder de cabildeo de esta industria, que produce decenas de miles de suplementos y sigue creciendo.

Nota: El barcoding de ADN es un método taxonómico de análisis que emplea un marcador genético corto de un organismo para determinar si pertenece a una determinada especie.

Autor: IIEH

Fuentes:

Barcoding de ADN detecta contaminación y sustitución en productos norteamericanos de herbología

Los suplementos basados en plantas no suelen ser lo que parecen