El permafrost no es permanente

Permafrost descongelandose

"El permafrost de las latitudes polares nos puede parecer distante o desconectado de nuestras actividades diarias, pero su potencial de afectar la habitabilidad del planeta si se desestabiliza es muy real".

Marcia McNutt, directora del Servicio Geológico de los Estados Unidos (USGS), advierte sobre los peligros del descongelamiento del permafrost: El impacto que tendría en los dos ciclos químicos más importantes de la Tierra, el carbono y el nitrógeno, exacerbaría el aumento de temperaturas promedio globales y dañaría ecosistemas, la atmósfera y los recursos acuáticos, no sólo del mar sino también de ríos y lagos.

Aunque esta declaración por sí sola no es noticia, el 24 de octubre se publicaron por primera vez datos internacionales que estiman la cantidad de carbono y nitrógeno que se liberarán de continuar el descongelamiento del permafrost en las regiones árticas. 44 mil millones de toneladas de nitrógeno y 850 mil toneladas de carbono. Para ponerlo en contexto, esta es una cifra muy similar a la cantidad de carbono que tiene la atmósfera de nuestro planeta en la actualidad. El total anual de emisiones anuales de dióxido de carbono es de 30 mil millones de toneladas. Estos datos ayudarán a los geólogos a desarrollar predicciones climáticas por computadora más precisas, tomando en cuenta factores como la retroalimentación.

Permafrost descongelado Thermokarst

Para la generación de estos datos, equipos de investigación estudiaron la manera en que suelos afectados por el permafrost (llamados gelisols) se descongelan en diferentes escenarios climáticos. Algunos gelisols, por ejemplo, tienen gran abundancia de turba, con enormes cantidades de materia en descomposición que se libera en el ecosistema y la atmósfera en forma de nitrógeno. Al descongelarse durante este siglo, todos los gelisols contribuirán dióxido de carbono y algo de metano a la atmósfera, ambos son gases de efecto invernadero que promueven el calentamiento y, a su vez, aceleran el fin del permafrost.

Aunque son las regiones más recónditas del planeta, los glaciares, las tundras heladas, las enormes regiones de permafrost tienen por el momento la llave del balance climático para el futuro próximo de nuestro planeta. 

 

Autor: IIEH

Fuentes:

El permafrost no tan permanente

Lista de emisiones de dióxido de carbono por país

Fotografía: 

Neerav Bhatt, en flickr