El embargo de Estados Unidos contra Cuba redujo los casos de diabetes y enfermedades coronarias

Cuba agricultura urbana 

El colapso de la Unión Soviética en 1991 y el recrudecimiento del embargo de Estados Unidos en 1992 provocaron una profunda depresión económica en Cuba. El cubano adulto perdió entre 5% y 25% de su peso corporal durante el periodo 1990-1995 y, una de las pocas ventajas de este llamado Periodo Especial, se redujeron los casos de diabetes tipo 2 y de enfermedades de origen cardiovascular. 

Durante el Período Especial, se redujo la importación de petróleo a Cuba en un 90%. La agricultura cambió por completo, de producción industrializada a agricultura orgánica, además de la introducción de la permacultura a zonas urbanas. La ganadería se interrumpió y se adoptaron dietas más altas en fibra y una mayor variedad de legumbres. Las bicicletas, gran parte de ellas importadas de China, sustituyeron a los autos y a pesar de que la gente comía menos realizaba más actividad física. En los adultos, el consumo diario promedio se redujo de 2,845 kilocalorías en 1989 a tan sólo 1,863 en 199,. Por supuesto, hubo consecuencias graves de malnutrición y algunas enfermedades, como la neuritis óptica, se hicieron más comunes pero, como ha revelado un estudio dirigido por Manuel Franco, de la Universidad de Alcalá, otros padecimientos tuvieron una disminución pronunciada. El estudio, que es la continuación de otro ya publicado en junio de 2007, se basó en cuatro sondeos realizados a varios miles de personas a lo largo de 20 años, de 1991 a 2011. Los resultados, aunque al parecer obvios y fáciles de anticipar, ligan de manera científica la obesidad y la falta de actividad al riesgo de padecer diabetes tipo 2 y sufrir de enfermedades cardiovasculares, hasta el punto de ser causas de fallecimiento.

Cubanos en bicicleta

En los 80s, Cuba poseía más de 90 mil tractores de origen soviético, estaba comprometida con la revolución verde y dependía de inmensas cantidades de petróleo, diésel y pesticidas para ello. A principios de la década de los 90s, de golpe y casi sin aviso, perdieron todo eso y tuvieron que adaptarse a la denominada crisis del pico petrolero, antes de que ésta aquejara al resto del mundo. En este sentido, Cuba es un valioso modelo de un escenario real de crisis energética en una población separada del resto del mundo. La combinación de escasez de alimentos y el aumento del trabajo manual intensivo puso a la población cubana en un balance energético negativo que resultó en la pérdida promedio de 4.5 kilos de peso por persona. Después de una década de sacrificios y a pesar de nuevas restricciones en el bloqueo económico, Cuba salió adelante y entró a una fase de crecimiento sostenido a partir del año 2000. Para 2001, había recuperado sus niveles de consumo calórico pre-crisis y al año siguiente los superó.

El estudio dirigido por Manuel Franco, publicado en el British Medical Journal a principios de este mes, demuestra que la incidencia de casos de diabetes tipo 2 se redujo 53% de los años anteriores a la crisis a 1996. Los casos de mortalidad por diabetes tipo 2 y por enfermedades coronarias tuvieron reducciones similares. Pero, y es un gran pero, con la recuperación económica y la bonanza de los últimos años la incidencia y mortalidad de casos de diabetes tipo 2 saltó 140% de 1996 a 2009. Las enfermedades coronarias también regresaron a los patrones que mostraban antes de la crisis. Para 2011, la población cubana había recuperado sus kilos perdidos y ganado unos cuantos más para casi triplicar las tazas de obesidad de 1995.

Hasta ahora, ningún país ni población regional ha reducido con éxito el avance de la obesidad a través de campañas de salud o impuestos en alimentos. Cuba es el único ejemplo, si bien a fuerzas, de un cambio a nivel poblacional, por efímero que haya sido. Para no dar la impresión de que el Periodo Especial fue una especie de época dorada, a esta nota le hacen falta relatos de primera mano de cubanos que vivieron esa dura etapa, para recordar la existencia del mercado negro y el profundo rencor contra las bicicletas y los turistas gordos.

 

Autor: IIEH

Fuentes:

Pérdida de peso poblacional y su recuperación en correspondencia con la incidencia de diabetes y la mortalidad por causa de enfermedades cardiovasculares en Cuba, 1980-2010

¿Tal vez el único efecto positivo del embargo a Cuba? La pérdida de peso

Impacto del consumo energético, la actvidad física y la pérdida de peso poblacional en enfermedades cardiovasculares y la mortalidad de la diabetes en Cuba, 1980-2005

Comportamiento de indicadores epidemiológicos de morbilidad por diabetes mellitus en Cuba, 1998-2009

Ver más:

Documental "El poder de la comunidad: cómo sobrevivió Cuba la crisis del pico petrolero"