Dos caras de la impresión 3D: Alimentos y armas

 Carne in vitro

Toda tecnología emergente conlleva la probabilidad tanto de mejorar nuestra calidad de vida como de traer consigo cierto grado de destrucción, y la impresión 3D es una de las tecnologías emergentes con más poder de cambio.

La impresión 3D es un término que abarca varios procesos de fabricación por adición. Algunas impresoras 3D ya han llegado al mercado y se espera que la mayoría de la población en el mundo desarrollado tenga acceso a una en los próximos diez años. Por el momento, su uso todavía se encuentra relegado al laboratorio, las universidades y a un grupo cada vez más grande de aficionados; sus aplicaciones principales son la bioimpresión (impresión e ingeniería de tejidos para uso médico), el arte y el modelismo. Ésta última categoría es, por supuesto, muy amplia e incluye piezas para todo tipo de pasatiempos y campos de estudio, desde la paleontología, en forma de réplicas de huesos y fragmentos de huesos, hasta la creación de refacciones para impresoras 3D. Dos de los proyectos más llamativos de impresión 3D son la bioimpresión de carne de origen bovino, en cuyo proceso no se sacrifica ningún animal, y la elaboración y publicación de planes para imprimir armas de alto poder funcionales. En pocas palabras: la producción masiva de carne sin el inmenso costo ambiental de la industria ganadera y la posibilidad de fabricar pistolas y rifles en casa, por ahora sin trabas legales.

Para entender estas dos aplicaciones tan diferentes de las tecnologías de la impresión 3D, es necesario referirse a dos personas y a dos compañías.

Andras Forgacs, empresario e inversionista en tecnología y ciencias de la vida, es cofundador de Modern Meadow (Pradera Moderna), empresa que creó con su padre en 2011. Anteriormente, en 2010, Forgacs cofundó Organovo, uno de los pioneros en el uso de la bioimpresión 3D de tejidos humanos funcionales. Aún antes de esto, era un banquero en Citigroup. Su proyecto actual, Modern Meadow, es intrigante: la elaboración de productos cárnicos y piel de bovino. Nótese que no se trata de un sustituto de carne sino carne biológicamente real. El proceso de elaboración de la carne cultivada no es simple, aunque es similar al de la producción de piel. Primero se obtiene una biopsia de animales donantes con varios tipos de células, se aíslan las células extraídas y se multiplican a través de un medio de cultivo en un biorreactor. Luego se centrifuga el producto y se aglomeran las células para crear agregados esféricos. La impresión 3D pondrá estos agregados en capas para que se fusionen en un proceso llamado bioensamblaje. Se coloca el producto en un biorreactor para su maduración y después de varias semanas los tejidos de piel estarán listos para ser curtidos. Los tejidos de grasa y músculo son extraídos en forma de carne comestible.

Modern Meadow espera entrar al mercado de la piel de aquí a cinco años y en el de la carne en diez. ¿Sus ventajas? La carne cultivada requiere 99% menos tierra, 96% menos agua, 45% menos energía y emite 96% menos gases de invernadero que su contraparte natural. Además, si cumple sus promesas, no se lastimarán animales en su elaboración. La desventaja, y en realidad el único gran obstáculo, es el sabor. Es un problema de ingeniería, no de innovaciones científicas. "Por ahora", dice Forgacs, "la carne no sabe mal, he cocinado pedazos de varias formas y no estaba mal. El sabor es bueno pero todavía no sabe a carne".  Examinemos el costo final de una carne para hamburguesa de 115 gramos:

  • 3 kilos de alimento en grano
  • 200 litros de agua
  • 7 metros cuadrados
  • 6 kilos de dióxido de carbono
  • 115 gramos de carne

En 2011, la humanidad consumió 55 millones de toneladas de carne de bovino y 101 millones de toneladas de porcino. Se espera que la demanda se duplique para el año 2050.

 

Cody Wilson, estudiante de leyes y criptoanarquista, es fundador y director de Defense Distributed (Defensa Distribuida), organización de código abierto sin fines de lucro que estableció con un grupo de amigos en 2012. Wilson, a diferencia de Forgacs, trabaja no por el dinero sino para defender sus ideales y obtener fama. En su caso, esto significa la libertad individual, la privacidad absoluta, el anarcocapitalismo y, por qué no decirlo, ir en contra de la sociedad y del gobierno. Lo que a su vez se traduce en diseñar y hacer públicos y gratuitos los documentos necesarios para fabricar armas con impresoras 3D. Armas de plástico, indetectables, potencialmente letales, al alcance de toda persona que posea una impresora 3D. Hay quienes dicen que Wilson, de forma no tan indirecta, es una de las personas más peligrosas del mundo.

Pistola de plástico desarmada

Apenas la semana pasada, Cody Wilson hizo público un video donde demuestra su nuevo diseño, la pistola Liberator, y comenzó a distribuir los documentos para su construcción. El nombre se basa en la pistola de muy bajo costo que Estados Unidos fabricara para distribuir en territorios ocupados por los alemanes durante la Segunda Guerra Mundial. La Liberator de Wilson es calibre .38 y consta de 16 piezas, 15 de las cuales son impresas a bajo precio; la última pieza es un clavo común y corriente de fácil adquisición. "Dondequiera que haya una computadora y una conexión de internet", dice Wilson, "existirá la promesa de un arma"; y agregó: "Lo hago para que los individuos tengan su propio espacio soberano, se trata de crear un nuevo orden sobre el cascarón resquebrajado del antiguo orden". A fin de cuentas es un idealista ya que la impresora 3D que imprimió la Liberator del video tiene un precio de 8 mil dólares y las impresoras 3D más baratas no son compatibles. La realidad es que conseguir un arma tradicional es mucho más fácil y barato en buena parte del mundo. Por lo pronto.

Esta semana, el gobierno de Estados Unidos prohibió la distribución de planes para la fabricación de armas en impresoras 3D (a pesar de que este mismo gobierno provee multitud de diseños de armas de fuego en el internet). Defense Distributed recibió la orden de retirar los documentos de la pistola Liberator de sus servidores y lo hizo, aunque de acuerdo a la vieja costumbre del internet ahora se pueden bajar en un sinnúmero de sitios de distribución de archivos. Modern Meadow, por su parte, recibió recientemente una fuerte inversión del fundador del sitio de internet Paypal y ha redoblado sus esfuerzos en busca del sabor y la consistencia justos para obtener el bistec perfecto.

 

Autor: IIEH

Fuentes:

Modern Meadow se propone imprimir carne cruda usando bioimpresora

El gobierno de los EEUU ordena el retiro de los diseños de armas 3D

Soy Andras Forgacs, director de Modern Meadow

Te presento a Liberator: La primera arma totalmente impresa es puesta a prueba

Cálculo de ciclo de vida de la producción de carne cultivada

Thingiverse

Piel impresa podría ser producida en masa para 2017