Descubren microbioma en la tropósfera superior

 troposfera

Biólogos del Instituto Tecnológico de Georgia publicaron un estudio sobre la abundancia y la  composición de las especies de microorganismos que habitan la atmósfera a 10 kilómetros de altura.

El estudio, dirigido por Natasha DeLeon-Rodriguez y publicado en la revista científica PNAS, reveló datos muy importantes para el avance de la ciencia atmosférica y renovó algunas antiguas dudas sobre las interacciones bioquímicas globales. Las muestras se obtuvieron sobre el mar Caribe durante uno de los vuelos científicos del programa DC-8 de la NASA, antes, durante y después de dos fuertes ciclones tropicales. Los resultados fueron sorprendentes pues un inusitado 20% de las partículas de un diámetro entre 0.25 y 1μm consiste de bacterias. Algo antes no sospechado se ha comprobado: una buena parte de los aerosoles en suspensión en la atmósfera están vivos.

Las muestras del microbioma de la tropósfera superior que fueron examinadas revelaron miles de millones de células y 17 taxones de bacterias, incluyendo especies que usan compuestos de carbón C1-C4, lo que hace más extraordinario su supervivencia en condiciones de alta radiación ultravioleta, casi carente de oxígeno y a temperaturas bajo cero. Más fascinante aún, la composición del microbioma antes y después de los huracanes se caracterizó por comunidades bacterianas muy diferentes. En pocas palabras, se trata de un microbioma dinámico y, hasta la fecha, de una importancia menospreciada que potencialmente influye en el ciclo hidrológico, las nubes y el clima mismo.

 Avión NASA DC-8

Los microorganismos aéreos poseen un rol determinante en la formación de nubes y en la precipitación. Las membranas externas de ciertas bacterias promueven un efecto de nucleación heterogénea que da lugar a la precipitación. El inmenso número de microorganismos puede provocar núcleos de condensación de nubes (CCN), partículas donde se condensa el vapor de agua. La importancia de esta capa viva de la atmósfera quizá va más allá, entre las especies de la muestra se encontraron E. coli y varios Streptococcus, patógenos reconocidos que posiblemente fueron levantados de ciudades o pueblos y más tarde regresen a la superficie en un lugar lejano, junto con la lluvia.

Los microbios aéreos no sólo contribuyen a la geoquímica de los hábitats del planeta, también influyen en la bioquímica de la atmósfera y el ciclo hidrológico. El descubrimiento del equipo del Tecnológico de Georgia ha introducido una nueva variable en la ciencia del clima. Una que llevaría el concepto de la siembra de nubes y la bioprecipitación a nivel global y que podría remediar el calentamiento global, o exacerbarlo. Algunos microbiólogos y biólogos sintéticos ya han propuesto el desarrollo de bacterias que tengan la capacidad de transformar los gases de invernadero en compuestos no dañinos al ser humano, a fin de controlar el cambio climático.

Autor: IIEH

Fuentes: 

Microbioma de la tropósfera superior: Composición y prevalencia

Microbioma de la tropósfera superior

Las bacterias viven a 33 mil pies

Bacterias hacedoras de lluvia encontradas alrededor del mundo