¿Cuáles han sido las mayores pérdidas de cultura y conocimiento en la historia de la humanidad?

Manuscrito Abásida 

Si tomamos en cuenta el impacto de su destrucción y su irremplazabilidad,  ¿cuáles fueron los eventos donde se perdió más conocimiento en nuestra historia?

Ahora en día podemos obtener un sinnúmero de copias de un documento y la mayoría de la gente sabe leer y escribir. Las destrucciones de grandes bibliotecas en tiempos anteriores a la imprenta, cuando se dependía de un número de escribas muy reducido, tuvieron un impacto más severo en nuestra civilización. Aunque la destrucción de la Biblioteca de Alejandría es el prototipo y el símbolo de la pérdida de cultura, la historia nos dice que no tuvo ni las consecuencias ni la extensión por las que es célebre.

  • El saqueo de Bagdad (1258 EC). Bagdad fue el principal centro humanista y de aprendizaje en el mundo durante los primeros siglos del segundo milenio. Preservó y mejoró el legado clásico, desarrolló e innovó en casi todos los campos conocidos: la ciencia, la filosofía, la tecnología, las artes. El repositorio de todo esto era un magnífico centro conocido como la Casa de la Sabiduría, donde miles de estudiosos acumularon el saber mundial durante 400 años. Los mongoles sitiaron la ciudad en 1258, mataron a su población, plantaron sal en sus campos, sabotearon sus canales y destruyeron la Casa de la Sabiduría. Algunos sobrevivientes describieron las aguas del Tigris cuando la Casa fue vaciada: Por la enorme cantidad de libros destruidos, sus aguas corrieron negras de tinta. El matemático Nasir al-Din al-Tusi logró salvar textos griegos, indios y persas, que formarían la base de nuestro conocimiento actual sobre esas obras, esos autores y esas culturas.
  • La quema de libros en la dinastía Qin (213-206 AEC). Qin Shi Huang, el primer emperador de China unificada, destruyó sistemáticamente las obras de las cien escuelas de pensamiento, los autores de la edad de oro en la expansión cultural e intelectual en China. Solamente se salvaron los libros sobre la guerra, la medicina, la agricultura y la adivinación. No satisfecho, buscando prolongar su vida, Qin Shin Huang ordenó el entierro en vida de 1160 eruditos. Hoy en día se considera que estos dos eventos, en un período de tiempo tan breve, resultaron en la pérdida irreparable de buena parte de la historia de China y de parte del conocimiento humano.
  • La destrucción de códices precolombinos (siglos XVI y XVII EC). A diferencia de otros eventos, éste se trató de la destrucción consuetudinaria, lenta pero sistemática a lo largo de casi doscientos años, de lo que se cree fueron millones de documentos de historia, comercio, astronomía/astrología, medicina, religión y mitología. Los códices fueron quemados bajo el pretexto de ser obra del diablo. En la actualidad, se considera que sólo existe una docena de códices precolombinos auténticos.
  • La destrucción de la Biblioteca de Alejandría (fecha desconocida). En realidad no se trató de un solo evento sino de varios sucesos que acabaron por restarle importancia a esta biblioteca del mundo antiguo. Un incendio durante la guerra civil de Julio César en 48 AEC acabó con varios miles de textos pero cuando el imperio musulmán conquistó Egipto (y Alejandría), 700 años después, la Biblioteca de Alejandría aún existía. Hoy en día se cree que los daños que sufrió han sido exagerados, el imperio romano contaba con otras bibliotecas y al parecer no resintió la pérdida. El hecho de que la historia no haya registrado una fecha también nos dice algo.
  • La campaña nazi de quema de libros (1933 EC). En 1933, la Unión de Estudiantes Alemanes, dominada por el Partido Nacionalsocialista que llevó a Hitler al poder, llevaron a cabo quemas de libros que consideraban contrarios a su ideología: pacifismo, liberalismo, socialismo, comunismo y escritores judíos. Se destruyeron obras de Bertolt Brecht, Albert Einstein, Sigmund Freud, Heinrich Heine, Franz Kafka, Karl Marx, Victor Hugo, André Gide, Ernest Hemingway, Jack London, Joseph Conrad, H. G. Wells, James Joyce, Fyodor Dostoyevsky y otros.

La destrucción de libros y conocimiento, sin excepciones, es producto del miedo, la ignorancia y el abuso del poder. Richard Feynman relató, en una de sus conferencias, su trabajo con un códice precolombino maya, de donde obtuvo nuevos cálculos sobre la órbita de Venus. Con dolor, agregó: “imaginen nuestra civilización reducida a tres libros, a tres libros que queden al azar”.

Autor: IIEH

Fuentes:

r/askscience