Clonación de una especie extinguida de rana

Rana Rheobatrachus

Las ranas del género Rheobatrachus fueron vistas por última vez en su estado salvaje en 1979 y su último espécimen cautivo murió en 1983. Lo que hacía a la Rheobatrachus (que comprendía dos especies: silus y vitellinus) diferente de las demás ranas era su forma de incubar sus huevos fecundados.

Después de la fecundación externa de los huevos por el macho, la hembra Rheobatrachus los introducía en su boca y los ingería. El periodo de incubación se desarrollaba dentro del estómago de la madre, incluso durante su etapa de renacuajos, y la progenie nacía ya completamente formada. La composición de los fluidos estomacales de la rana hembra sobrellevaba cambios repentinos y profundos para evitar la digestión de los huevos. Más aún, dado el crecimiento del estómago, los pulmones de la Rheobatrachus hembra se desinflaban y su piel se hacía cargo de la respiración. Este proceso de incubación en el estómago de una rana era único en el mundo, en las dos especies mencionadas del género.

Rheobatrachus

Las poblaciones de las ranas Rheobatrachus  se redujeron rápidamente durante los años 70s, hasta su extinción, y se estima que ésta se debió a la degradación y pérdida de su hábitat, la contaminación, la proliferación de parásitos y otros patógenos, en particular una variedad de hongo quitridio. La tala y los incendios forestales también contribuyeron a su desaparición.

Esta semana, científicos de la Universidad de Nueva Gales del Sur, en Australia sudoriental, reportaron que ha sido exitosa la elaboración de un embrión con vida de Rheobatrachus, después de estar ausente del registro de especies existentes durante las últimas tres décadas. El equipo australiano empleó material genético, no vivo, conservado de un espécimen de Rheobatrachus, inyectaron el ADN  en los huevos de una rana donante de una especie cercana, siguiendo un procedimiento similar al que se utilizó en la clonación de Dolly. Al principio, durante días, no sucedió nada pero de repente se dividió una de las células y luego otra y otra.

Aunque esta noticia refuerza la posibilidad de recuperar especies extinguidas, todavía es necesario refinar las técnicas actuales de transferencia celular: el embrión no alcanzó a desarrollarse hasta la etapa de renacuajo. Mike Archer, paleontólogo australiano y líder de la investigación, comentó: “esperamos tener esta rana saltando por aquí de nuevo”.

 

Autor: IIEH

Fuentes:

Por primera vez, científicos cultivan embriones de una especie extinguida

Clonación regresa a la vida una especie de rana