Baraka, rinoceronte blanco del norte

Rinoceronte blanco y guardabosques 

Baraka, se llama, está casi ciego y sordo, tiene 41 años, 82 cromosomas por célula -más que cualquier otro mamífero-, y es uno de los cuatro rinocerontes blancos del norte (Ceratotherium simum cottoni) que viven en su hábitat natural, mientras que tres más están en cautiverio. Esta subespecie del rinoceronte blanco está a punto de extinguirse, los cazadores furtivos redujeron su población de 500 individuos a sólo 15 en la década de los 70s y 80s.

Programas de protección en la República del Congo tuvieron un éxito moderado durante los 90s, cuando la población creció a 32 especímenes, pero a partir de 2003 la caza se intensificó y en 2005, tras una serie de inspecciones aéreas, se reconoció que sólo sobrevivían 4 individuos: un grupo de dos hembras y un macho, además de un macho solitario. Cuando se aprobó un plan para trasladar a estos últimos rinocerontes blancos del norte a un santuario en Kenia, en junio de 2008, ya no fueron encontrados.

Baraka y otros tres rinocerontes blancos del norte fueron reintroducidos a su medio en el parque de Ol Pejeta en Kenia, después de vivir durante varios años en un zoológico de la República Checa. Aunque ahora subsisten en condiciones semisalvajes y se han congelado esperma y embriones, la diversidad genética es demasiado baja y no se espera una recuperación de la subespecie. Investigaciones recientes han propuesto que, dadas sus diferencias morfológicas y genéticas, Ceratotherium simum cottoni debe considerarse como una especie independiente del rinoceronte blanco, del cual se separó hace más de un millón de años. Aún existen 5 especies de rinocerontes: el blanco, el negro, el indio, el de Sumatra y el de Java. Las dos últimas con un número escasísimo de individuos y a punto también de la extinción; las demás, en estado crítico o vulnerables.

Baraka es alimentado y cuidado las 24 horas del día por guardabosques que portan fusiles de combate G3. Como se ve en la imagen, sus dos cuernos son recortados y limados para no atraer cazadores furtivos. Baraka disfruta enormemente de la compañía de los seres humanos y siempre busca ser acariciado por los visitantes. Se piensa que, en sus condiciones actuales, puede llegar a vivir hasta los 80 años.

Baraka rinoceronte en Kenia

 

Autor: IIEH

Fuentes: 

Rinoceronte blanco del norte

Relato y fotografía del usuario Coocat86 en Reddit

Fotografía: (c) Bret Stirton, para la revista National Geographic.