Millones de vidas salvadas gracias a WI-38

Ampolletas originales de Hayflick con el cultivo celular WI-38
 

El cultivo celular WI-38, según reporta un estudio publicado esta semana en AIMS, ha ayudado a impedir más de 4.500 millones de infecciones y salvado millones de vidas.

A finales de los 50s, varias enfermedades infecciosas causaban estragos en la población infantil global. Durante esa década, el cultivo de células animales en laboratorio se convirtió en una técnica rutinaria y fue posible comenzar a preparar, en forma masiva, células vivas separadas de su tejido de origen. En 1962, Leonard Hayflick, microbiólogo estadunidense, aisló el ahora célebre linaje celular WI-38. Hayflick descubrió que empleando técnicas de refrigeración era posible mantener la viabilidad biológica de un linaje celular, que normalmente pueden dividirse un número limitado de veces antes de presentar señales de senescencia, de manera indefinida.

WI-38 fue obtenido de células de fibroblastos derivados de tejido pulmonar de un feto humano abortado de sexo femenino. WI-38, entonces, fue el primer linaje celular producido en masa para la formulación de miles de millones de vacunas contra diferentes enfermedades. A diferencia de HeLa, linaje sobre el cual ya hicimos un artículo aquí en IIEH, consiste de células normales y sanas, no cancerosas. WI-38 se ha usado como base en vacunas contra la rabia, sarampión, poliomielitis, varicela, paperas, hepatitis, rubeola y adenovirus, entre otras.

Leonard Hayflick, microbiólogo de la Universidad de California en San Francisco, con WI-38

 

El estudio en turno, dirigido por Jay Olshansky, de la Universidad de Illinois, revela que WI-38 ha ayudado a salvar más de 10 millones de vidas y prevenir 4.500 millones de enfermedades a nivel mundial. Olshansky obtuvo estas cifras mediante el cálculo de muertes e infecciones de dichas enfermedades en 1960 en Estados Unidos, Latinoamérica y el Caribe, África, Asia y Europa, antes de que existiera acceso masivo a las vacunas. En vista del surgimiento de un grupo antivacunación en la última década, Olshansky afirma: “Es posible que este movimiento se haya producido porque las nuevas generaciones de jóvenes padres de familia no fueron testigos directos de las tragedias de desfiguración, morbilidad y muerte que causan en los niños las enfermedades de origen viral y bacteriano. Es irónico que la principal comunidad antivacunación, la gente que no vacuna a sus hijos, están sanos y vivos hoy en día precisamente porque ellos, y tal vez sus padres, fueron vacunados”. En los últimos tres años se han visto epidemias de paperas y sarampión en California y Colorado como no las había habido en tres décadas.

La derivación y producción del linaje WI-38 estuvo colmado de contratiempos. Hayflick tuvo que asegurarse de la salud del donante y obtener el permiso de su madre en Suecia; entregó libremente muestras de su trabajo a otros científicos en todo el mundo pero otras personas y compañías se enriquecieron del linaje que él produjo; tuvo que huir con ampolletas llenas de WI-38 en una ocasión; fue acusado de vender la propiedad del Gobierno de los Estados Unidos (aunque fue exculpado después); perdió su trabajo y estuvo liado en querellas legales durante años. Ahora, a sus 88 años, ha visto la publicación del estudio que evidencia el asombroso éxito de WI-38. Recientemente, Leonard Hayflick recordó: “Tenemos una deuda moral con los donantes de los tejidos”; los tejidos de donde se derivaron los linajes celulares que ahora nos mantienen sanos… Ya sean conocidos, como en el caso de Henrietta Lacks, por HeLa, o nonatos, como en el caso de WI-38.

 

Autor: IIEH

Fuentes:

El papel del linaje celular WI-38 en salvar vidas y reducir la morbilidad

La historia de WI-38 y otros linajes celulares famosos

División celular