Los océanos de la Tierra se calientan 13% más rápido

Las sondas del Sistema Oceanográfico Argos han apoyado un sinnúmero de estudios. NASA
 

Un estudio publicado en ScienceAdvances esta semana reveló que los mares de nuestro planeta se están calentando a un ritmo más acelerado de lo que se pensaba.

Un equipo de investigadores, dirigido por Lijing Cheng, del Instituto de Física Atmosférica en Beijing, realizó una serie de pruebas para cuantificar el calentamiento de nuestros océanos en los últimos 56 años. Más de 90% del exceso de temperatura en la atmósfera es absorbido por el mar y desde 2005 se produjeron sensores avanzados para medir sus cambios: el Sistema Oceanográfico Argos, una colección de casi 4000 sondas robóticas desplegadas a lo largo y ancho del mundo. Las sondas flotan a una profundidad de 2 kilómetros y envían datos de salinidad, estado del tiempo, densidad, temperatura y mareas oceánicas, entre otros, al sistema integrado de observación vía satélite.

Los datos precisos que tenemos, entonces, se remontan a poco más de diez años. El equipo de Cheng empleó diversas técnicas para mejorar el entendimiento de la historia térmica del mar a partir de 1960: el análisis de datos anteriores obtenidos de los batitermógrafos que se solían desplegar en las rutas marinas, la corrección de errores comunes en el pasado; la correlación de mediciones térmicas con resultados de complejas simulaciones climáticas; y la comprobación con datos de observaciones reales para corroborar que el método empleado arrojaba un margen mínimo de error. Los resultados son alarmantes: una de las principales conclusiones muestra que el océano se está calentando 13% más rápidamente de lo que se pensaba. Pero no sólo eso, además el calentamiento se ha acelerado; el ritmo de calentamiento a partir de 1992 es casi el doble que el ritmo de 1960 a 1990. Es más, a partir de ese año el calentamiento penetró a profundidades mayores a los 700 metros.

El océano absorbe una tercera parte del CO2 atmosférico, además de ser un excelente disipador térmico. El agua, de hecho, requiere de más energía para cambiar su temperatura que la mayoría de los compuestos químicos encontrados en la naturaleza. Mientras más CO2 sea emitido a nuestra atmósfera, más es absorbido por el mar. El CO2 se convierte en ácido carbónico en el mar, usando carbonato de calcio de moluscos, corales y crustáceos en el proceso. Entre más CO2 produzcamos, entonces, los océanos se acidifican y calientan más y el 70% de las especies marinas pueden verse afectadas, sobre todo especies de coral y fitoplancton. El pH promedio del agua de mar se ha reducido de 8.2 a 8.05 a partir de la industrialización. Por otro lado, cuando el agua marina se calienta, se expande y el movimiento de sus moléculas se incrementa, además de que el CO2 no se diluye con la misma facilidad y se es devuelto a la atmósfera, donde funciona como gas de invernadero.

Las proyecciones más conservadoras predicen una disminución del pH promedio del agua de mar a 7.82 para finales de este siglo, además de un incremento de casi 2 grados Celsius en la temperatura de la superficie del mar, niveles a los que muchos organismos marinos quizá no se adapten.

 

Autor: IIEH

Fuentes:

Estimaciones mejoradas del contenido de calor oceánico de 1960 a 2015

Los océanos de la Tierra se están calentando 13% más rápido de lo pensado

Proyecciones de cambio climático