La realidad alarmante de la sobrepesca mundial

Barco pesquero del tipo llamado arrastrero, especialmente peligroso porque daña formaciones de coral y otras especies marinas
 

Un estudio extensísimo publicado hoy en Nature ha revelado que la pesca global es 50% más abundante de lo que se reporta, por lo que el mundo se enfrenta a un derrumbe más inminente de la pesca.

Este nuevo estudio, presentado por la Universidad de Columbia Británica pero llevado a cabo en docenas de instituciones, a cargo de 400 investigadores a lo largo de todo mundo y durante una década, es un parteaguas en la investigación de la pesca y la sobrepesca, ya sea de subsistencia o comercial, legal o ilegal. El ritmo de captura, demuestra, se está desplomando tres veces más rápido de lo que las cifras oficiales de la ONU sugieren. Los mariscos proveen de proteína a más de 2,500 millones de seres humanos pero la sobreexplotación de este recurso ha reducido la pesca en más de un millón de toneladas anuales.

Según datos oficiales de la Organización para la Agricultura y la Alimentación (FAO, por sus siglas en inglés), que recibe reportes de los sectores pesqueros de todo el mundo, se pescaron mundialmente poco más de 86 millones de toneladas en 1996 y, a partir de entonces, hubo una reducción ligera de 400 mil toneladas por año. El estudio publicado hoy, que además de las cifras oficiales incluyó operaciones pesqueras al por menor, pesca de subsistencia, pesca deportiva, pesca ilegal y pescados desechados en el mar, presenta una realidad más trágica: la pesca mundial alcanzó su máximo en 1996, cuando se pescaron arriba de 130 millones de toneladas, seguido de un declive pronunciado de 1.2 millones de toneladas cada año.

“Nuestros resultados son profundamente diferentes de aquellos publicados por la FAO”, dijo Daniel Pauly, director del proyecto. “Nuestros resultados indican que la caída es extrema y no se debe a que los países pesquen menos; se debe a la sobrepesca y a que han agotado las zonas pesqueras, una tras otra”. Aunque calcular la pesca de subsistencia, la pesca ilegal y la pesca al por menor es un trabajo arduo, el equipo de investigadores tiene confianza en sus resultados, que incluyen estimaciones y estrictos márgenes de error, a diferencia de los datos proporcionados por la FAO. “Esta investigación no se basa en un puñado de artículos aquí y allá o en su interpolación”, agregó Pauly, “sino que se basa en los resultados de 200 estudios individuales, realizados en la última década por una red de 400 personas en todos los países del mundo”.

Entonces, básicamente, se trató de un trabajo detectivesco hercúleo, la labor de descubrir y cuantificar la pesca real país por país, región por región. Se revisaron facturas de compra-venta de pescado a nivel local, se cuantificaron índices de consumo de pescado en cada región, se cuantificaron flotas pesqueras, etc. Esta reconstrucción reveló que la pesca ilegal, a nivel global, es desenfrenada y nunca se llevó a cabo en un margen de sostenibilidad. La disminución de la pesca es más pronunciada a nivel industrial, aunque posea embarcaciones mucho más aptas y modernas, porque todas las zonas pesqueras del planeta se habían explotado ya en un grado u otro, y no por falta de demanda.

Pesca artesanal de sardinas en Tamil
 

Los autores no esperan que la caída de la pesca mundial se detenga: los países en desarrollo no van a desacelerar para reponer sus poblaciones de peces, China tiene flotas de cientos de barcos arrastreros que despojan las costas de África, varios países europeos (incluyendo el Reino Unido) quebrantan rutinariamente sus cuotas, en Tailandia florece la pesca ilegal que se apoya en un sistema de esclavitud. Mientras tanto, en otros países, como Japón, el gusto desmedido por ciertas especies ha expuesto a algunas a la extinción. Pauly recomendó acabar con los subsidios de combustible y construcción de embarcaciones pesqueras para reducir el margen enorme de ganancia del que por ahora gozan las flotas industriales.

En la entrevista, Pauly dio su opinión sobre la pesca mundial: “Los océanos están en problemas, grandes problemas. Si no comenzamos a reducir la sobrepesca de inmediato, será mucho más difícil reabastecer las poblaciones de peces hasta un número sostenible. Las poblaciones deben crecer para que, de manera sostenible, provean la cantidad de pescado que necesitamos para alimentar una población humana que está creciendo a un ritmo de mil millones por década, y a precios que la gente pueda pagar”.

Varios programas de recuperación, como del huachinango del Golfo y algunas poblaciones de bacalao, han demostrado que la sostenibilidad es practicable. Por otro lado, también hay ejemplos de sobrepesca extrema que destruyó países enteros: En los 80s, las zonas pesqueras de Somalia fueron totalmente despojadas por embarcaciones ilegales de Europa; sus poblaciones de peces nunca se recuperaron y los pescadores se convirtieron en piratas. En esta década, algo similar está ocurriendo en el Golfo de Guinea, que afectará de igual forma a varios países de África Occidental. El mar, y su biodiversidad, es el factor que define nuestro planeta, y de él dependen varios sistemas como el clima sin los cuales nuestra especie no podrá sobrevivir.

Traducción y análisis: IIEH

Fuentes:

Reconstrucciones de captura revelan que la pesca marina global es mayor que lo reportado

Se están acabando los peces en los océanos, la pesca no declarada incrementa la cifra oficial

La sobrepesca provoca que la captura global de pescado disminuya tres veces más rápido de lo que se calculaba

Tags: ,