La importancia del sistema TRAPPIST-1

TRAPPIST-1 basado en la información obtenida por las observaciones del Telescopio Espacial Spitzer. Concepto de un artista de la NASA
 

El 22 de febrero la NASA dio una muy anunciada conferencia de prensa sobre el descubrimiento de siete planetas rocosos en órbita alrededor de TRAPPIST-1, una estrella enana fría a 39.5 años luz de distancia. ¿Qué importancia tiene este descubrimiento?

Forbes entrevistó a Aki Roberge, uno de los astrofísicos expertos en exoplanetas de la NASA, para que explicara la trascendencia del evento.

¿Por qué están tan emocionados los científicos sobre las características del sistema TRAPPIST-1?

Roberge: Para ser completamente francos, lo más estimulante para los científicos es que estos planetas están los suficientemente cerca como para ser estudiados, sobre todo cuando el telescopio James Webb comience a funcionar, en octubre de 2018. Entonces podremos examinar la atmósfera de esos siete planetas o determinar si es que tienen atmósfera. Es la promesa de futuras emociones.

Entiendo que muchas personas lo vean como la NASA haciendo lo mismo de siempre y, en parte, es cierto. Pero se trata de una estrella más chica, más cercana y con más planetas. Entre más cercano esté un sistema estelar de nosotros, entre más se parezca su estrella a la nuestra y sus planetas al nuestro, sabremos interpretar mejor la información. Eso lo hace emocionante.

¿Por qué dicen que estos planetas se parecen a la Tierra?

Roberge: Por ahora sólo sabemos, gracias a observaciones del tránsito planetario, que son puntos negros. Solamente calculamos el radio y, si tenemos mucha suerte como en el caso de este sistema, es posible obtener la masa. El tamaño y la masa de un planeta, sin embargo, es información valiosísima y ha sugerido que la mayoría de ellos son rocosos. Seis de los siete planetas parecen rocosos. Al ser de un tamaño muy similar al de la Tierra, creemos que es excelente: una atmósfera gruesa para mantener el calor y durar miles de millones de años pero no tan gruesa como para ser un gigante gaseoso.

Hay, de cualquier manera, varias razones para creer que una roca en la zona habitable de una enana roja no es el mejor lugar para vivir y que ese ambiente es muy diferente al de nuestro sistema solar. Eso investigaremos durante la próxima década.

¿Hay agua en la superficie de estos planetas?

Roberge: La mayoría de los planetas se encuentran a la distancia correcta para tal vez tener agua líquida en sus superficies. Pero es un “tal vez” enorme. Nuestro sistema solar tiene tres planetas rocosos, similares a los de TRAPPIST-1. La Tierra, Venus y Marte se encuentran en la zona habitable pero no podrían ser más distintos.

¿Cuál es la importancia de que sean planetas rocosos?

Roberge: Hasta donde sabemos, ese es el único tipo de planetas que pueden tener las condiciones necesarias para la vida; la vida como la entendemos y reconocemos en la actualidad desde distancias interestelares. La Tierra es única en el sistema solar por una característica primordial: es el único planeta que tiene tanta abundancia de vida en su superficie como para afectar la atmósfera. Eso es distinguible a distancias interestelares. No afirmamos que la vida terrestre es el único tipo en existencia pero sí es el único tipo que podemos detectar.

¿Hay algo para emocionar a quienes no seamos científicos?

Roberge: Creo que esto debe despertar a la gente, el hecho de que tenemos vecinos. La mayoría de la gente está acostumbrada a pensar: “A, exoplanetas, esos están lejísimos”. Siguiendo las leyes de la física, es concebible ir a TRAPPIST-1 en el trascurso de una sola vida humana. Es más un problema de ingeniería que de física.

 

Traducción: IIEH

Fuente:

Siete planetas terrestres templados alrededor de la estrella enana fría TRAPPIST-1

NASA recién descubrió 7 nuevos exoplanetas. ¿Y?