Descubren material genético de sapiens en neandertales de hace 100 mil años

 
Recreación escultórica de un neandertal basada en las estructuras y patrones óseos del registro fósil
 

En esta década se descubrió que seres humanos anatómicamente modernos se mezclaron con neandertales; este mes, se comprobó que las mezclas se remontan a, por lo menos, hace 100 mil años.

Cuando se completó la primera secuenciación del genoma neandertal, en 2010, descubrimos que los neandertales habían aportado material genético a grupos humanos modernos fuera de África, en particular durante un periodo que duró de hace 47 mil a hace 65 mil años. Un grupo internacional de genetistas y paleoantropólogos recién publicó, en la revista Nature, los resultados de un análisis del genoma de varios especímenes de neandertal y de un homínido de Denísova, de diferentes regiones de Europa y Asia. Descubrieron que un grupo de humanos modernos contribuyó al genoma de los ancestros de neandertales en el Macizo de Altái, una cordillera de Asia central, hace alrededor de 100 mil años. Tal información genética no fue detectada en el homínido de Denísova ni en los neandertales europeos (hallados en España y Croacia).

Aunque los neandertales, según el registro fósil, se separaron de los ancestros de los humanos modernos hace por lo menos 430 mil años, la mezcla entre los dos grupos y la producción de descendientes fértiles fue posible, al parecer, hasta la desaparición de los neandertales. Ya que los neandertales no habitaron en África, se ha confirmado que un grupo de humanos modernos se mezcló con los neandertales siberianos mucho antes que con los europeos. Es más, el estudio también comparó el genoma de 500 africanos actuales, que carecen de marcas genéticas de origen neandertal, con los mismos especímenes neandertales y el homínido de Denísova: encontraron que los africanos comparten marcadores genéticos con los neandertales siberianos en una proporción mucho mayor que con el homínido de Denísova o los neandertales europeos. En otras palabras, hace 100 mil años, el flujo genético fue de humano moderno a neandertal en Siberia, mientras que hace 65-47 mil años fue al revés, en Europa. El registro fósil, hasta ahora, indica que el grupo de humanos modernos que saliera de África hace más de 100 mil años no consiguió asentarse de manera permanente en el otro continente. Aquí cabe recordar dos grupos de fósiles: los restos de Skhul/Qazfeh, en el Israel actual, proceden de humanos con rasgos modernos y arcaicos, con una antigüedad de 80 mil a 120 mil años; y, descubiertos apenas el año pasado en el sur de China, 47 dientes de humano moderno que fueron datados de hace, también, entre 80 y 120 mil años.

El cuadro se vuelve más complicado si consideramos el reciente descubrimiento del homínido de Denísova, también en el Macizo de Altái, en Siberia, que a su vez se separó de los neandertales hace alrededor de 381 mil años. Se han descubierto rastros de flujo genético de este grupo de homininos arcaicos a grupos de humanos modernos fuera de África, hacia los ancestros de algunas poblaciones nativas de Oceanía y Asia (papúes, melanesios y aborígenes australianos, entre otros).

Recreación contemporánea de un neandertal basada en los patrones de su estructura facial, de la exhibición Un millón de años de la historia humana

Varios los autores del estudio (Martin Kuhlwilm, Bence Viola y Sergi Castellano) dieron una entrevista la semana pasada, de donde extraemos algunas preguntas y respuestas de interés:

¿Nos sirvió de algo recibir material genético de neandertales?

Al parecer, algunos aleles neandertales nos ayudaron a resistir mejor los nuevos patógenos de Eurasia. Un estudio reciente demostró que la mezcla fortaleció el sistema inmune de los humanos modernos. Es posible que, además, brindara beneficios al metabolismo, como la digestión de nuevos alimentos, así como otras adaptaciones.

¿Qué eventos en la prehistoria produjeron la especiación y separación entre H. sapiens y H. neanderthalensis?

La mayoría de los paleoantropólogos creen que los neandertales evolucionaron en Europa, aislados de las poblaciones africanas, y que sus adaptaciones reflejan el clima glaciar de Europa. Pero, ya que consistían de grupos reducidos y aislados, la deriva genética debió tener un rol dominante. Los análisis actuales de los fósiles de la Sima de los Huesos responderán con más detalle a esa pregunta.

¿Si se mezclan individuos de dos especies y producen descendientes fértiles, se considera una mezcla normal?

No estamos considerando a los neandertales como una especie distinta. Definitivamente podían mezclarse con los humanos modernos, aunque hoy en día no está claro si se seleccionaba en contra de los híbridos. Tal vez la mejor manera de visualizarlo es si consideramos a los neandertales y a los humanos modernos como dos poblaciones que se separaron geográficamente durante un periodo largo y luego tuvieron contactos secundarios.

¿Las relaciones entre neandertales y humanos modernos fueron de convivencia o conquista?

No hay manera de contestar esta pregunta mediante la genética. Sabemos que hay ADN neandertal en humanos y nuestro estudio descubrió ADN humano en neandertales. Lo único que podemos afirmar con seguridad es que los individuos nacidos de la hibridación fueron integrados con éxito a las sociedades tanto humana como neandertal, se reprodujeron y sus genes pasaron a generaciones futuras. Los eventos de hibridación que detectamos ocurrieron muchas generaciones antes del nacimiento de los individuos analizados.

¿Cómo fue la mezcla de humanos modernos con el hombre de Denísova?

Esa mezcla, parece, fue muy similar a lo que sucedió en Europa con los neandertales. Los denisovanos se mezclaron con humanos modernos cuando entraron en contacto, pero también con neandertales y con una especie de homínido arcaico más, todavía no identificada (quizá el H. erectus asiático). Tampoco descartaría una mezcla entre el H. erectus tardío y nuestros antepasados, pero aún no hay evidencias definitivas.

 

Es probable que el flujo genético entre diferentes grupos humanos, arcaicos y modernos, haya ocurrido siempre y cuando la geografía lo permitiera, en una u otra dirección. Cuando dos poblaciones humanas se encontraban, se mezclaban. Tal vez nunca se sabrá cuándo ocurrieron las mezclas por primera vez porque entre más atrás en el tiempo, más cortos son los segmentos genómicos que cuentan la historia. La ciencia no tiene hoy la capacidad para detectar los eventos más antiguos. Ese 2-4% de ADN neandertal que posee el ser humano (con excepción de la mayoría de los africanos) marca el límite mínimo que puede identificar sin miedo al error.

Autor y traducción: IIEH

Fuentes:

Flujo genético arcaico de humanos modernos a neandertales orientales

Los primeros humanos modernos en el sur de China

Dientes de China revelan los antiguos viajes de humanos fuera de África

Encuentros entre neandertales y humanos modernos hace 100 mil años

Serie Ciencia: Flujo genético de humanos modernos a neandertales