Agua por comida

 

La escasez de recursos hídricos es cada vez un problema más grave en todos los continentes del mundo y una de sus causas principales es poco conocida.

La mitad de los seres humanos se ven afectados por falta de agua y una quinta parte no tiene acceso a agua potable salubre. Aunque la escasez física todavía no es una realidad en el mundo, la desaparición completa de fuentes de agua dulce que surten a algunas de los centros metropolitanos más grandes del mundo es inminente. Desde hace varias décadas se han tomado medidas y desarrollado campañas para que la gente “ahorre” agua; no han tenido éxito duradero porque el problema principal sigue sin resolverse. Porque para la producción de cada artículo para consumo humano se explotan cientos o miles de litros de agua potable. A esto se suma la influencia del cambio climático, que está provocando el retroceso de los glaciares y la reducción del caudal de ríos y lagos. Los acuíferos no se están recobrando después de ser sobreexplotados y sigue aumentando la demanda de productos cuya manufactura requiere de inmensas cantidades de agua.

A continuación está una lista que compara el uso de agua en la producción de un kilogramo de algunos alimentos de consumo diario.

Té vs Café. Un litro de té necesita alrededor de 110 litros de agua. Un kilo de café, 1050 litros. ¡Casi diez veces más!

Vino y cerveza. 296 litros de agua hacen falta en la producción de un litro de cerveza pero 872 para producir un litro de vino.

Carne de res, pollo y cerdo. La carne de res está muy por arriba del promedio, en primer lugar de requerimientos de agua potable: 14000 litros para un solo kilo de carne. La carne de cerdo, 5680 litros por kilogramo. El pollo, 3980 litros por kilogramo.

Queso, leche y huevos. Un kilogramo de huevos conlleva 3030 litros de agua consumida, uno de queso 2950 y la leche misma 460.

Tofu, frijol de soya y lentejas. El tofu, alimento procesado, precisa de 2310 litros por kilo. La soya, de 1890. Un kilo de lentejas, en cambio, habrá usado 4160 litros de agua.

Arroz y pasta vs nueces y almendras. Pasta: 1700 litros por kilo; arroz, 2350. Un kilo de nueces consume 9850 litros de agua; uno de almendras, ¡15150!

Brócoli vs espárragos. El brócoli, al igual que otras plantas del género Brassica como la coliflor y las coles de Bruselas, requiere de poca agua: 264 litros por kilo. Los espárragos, por otro lado, 2080.

Aceitunas vs ajos. El ajo, 580 litros por kilo. Las aceitunas, 2840.

Aceite de oliva vs otros aceites. El aceite de oliva necesita de muchísima más agua para su producción: 12870 litros por litro de aceite. Otros aceites promedian 1900 litros.

Chocolate vs vainilla. Estos dos grandes favoritos precisan de enormes cantidades de agua, más que la carne. El chocolate, 16000 litros por kilo y la vainilla, 123000 litros, aunque ésta se emplea en cantidades muy reducidas.

Canela vs menta. El género de la menta es un prodigio, su huella de agua es ínfima, tan sólo 265 litros por kg. La canela, 15100 litros por kilogramo.

 

Después de ver estos números, queda claro cuál es el comportamiento a seguir, el cambio que hace falta en nuestra cultura alimenticia para detener la creciente escasez de agua potable en todo el mundo. Los productos más procesados usan más agua, los productos de origen animal usan más agua. Por ejemplo, la producción de papas fritas requiere tres veces más agua potable que las papas crudas; la cátsup, lo doble que los jitomates.

Varios estudios han demostrado que el ritmo de producción actual de carne no es sostenible y tendrá que eliminarse. Alcanzamos el momento en que se priva de agua a grandes grupos humanos a favor de la producción de carne.

Autor: IIEH

Fuentes:

La huella gris, azul y verde de los animales de granja y productos animales en el agua

La huella gris, azul y verde de los cultivos y sus derivados en el agua

Esto es lo que gastamos de agua para tu comida favorita

Tags: