La Información en la física

Guillermo Agudelo Murguía
José Guillermo Alcalá Rivero

El modelo estándar de la física de partículas intenta explicar cómo trabaja el Universo. Sin embargo, teorías recientes la ponen en tela de juicio.
De acuerdo con Brian R. Greene, el modelo estándar considera los constituyentes elementales del universo como ingredientes puntuales sin estructura interna y aunque este modelo es una aproximación muy poderosa cuyas predicciones se han verificado hasta los límites de la tecnología actual, no es una teoría completa o final porque no incluye la gravedad. Los intentos de incorporar la gravedad dentro del marco de la mecánica cuántica han fallado debido a las violentas fluctuaciones que aparecen en el tejido espacial a distancias ultramicroscópicas, mas cortas que la longitud de Planck. Este conflicto no resuelto ha llevado a la búsqueda de un entendimiento más profundo de la naturaleza. A continuación analizamos muy brevemente este modelo y tres de las teorías alternas.

El modelo estándar de la física de partículas

La física de partículas por medio del “modelo estándar” describe 18 partículas que forman la materia y las fuerzas que rigen cómo trabaja el universo en términos de las interacciones de estas partículas. Las interacciones se llevan a cabo mediante el intercambio de partículas, llamadas bosones Gauge. Las 18 partículas están divididas en fermiones y bosones.
Los fermiones son los constituyentes reales de la materia o partículas con masa; se dividen en dos grupos, los quarks y los leptones. Cada uno de estos viene en tres generaciones o “sabores” de especies sucesivamente más pesadas. Para nosotros “más pesadas” se interpreta como más energéticas y por lo tanto poseedoras de más Información.
La primera generación constituye los ingredientes básicos de la materia. Sus quarks, el up (arriba) y el down (abajo), son los bits dentro de los protones y neutrones constituyentes del núcleo atómico. La primera generación de leptones la forman el electrón (tercer constituyente de los átomos) y su correspondiente neutrino, una partícula tan pequeña que se discute acerca de sí tiene masa o no.
Las partículas de la segunda generación fueron muy comunes al inició del universo. Los quarks de segunda generación son conocidos como charm (encanto) y strange (exótico o raro); sus leptones (correspondientes al electrón) son el muón y el muón neutrino.
Los quarks de tercera generación, al igual que los de la segunda, tienen una vida mucho más corta que los de la primera y raramente se encuentran fuera de los laboratorios de la física de partículas. Son conocidos como top y bottom; sus leptones son el tau o tauon y el tau neutrino. Debido a sus diferentes “colores” cada quark viene en tres variedades.
Los bosones son partículas que integran las fuerzas fundamentales y las funciones que cumplen en sus interacciones se llevan a cabo mediante el intercambio de partículas.
La primera fuerza es la más débil del modelo y permite a los fermiones actuar. Está formada por los bosones, partículas sin masa, que portan la fuerza electromagnética.
El más común de los bosones es el fotón o partícula de luz.
La segunda fuerza es la fuerza nuclear débil y controla el decaimiento radioactivo. Más fuerte que la electromagnética opera sólo en distancias muy cortas y es transportada por tres bosones, llamados W+, W- y Z. A diferencia de los fotones, los bosones débiles son masivos. Esto provoca confusión pues la mayoría de los bosones no tienen masa.
La tercera fuerza, conocida como fuerza nuclear fuerte, es la más poderosa de las tres, ya que mantiene unidos los quarks dentro del núcleo atómico. Esta fuerza es transportada por partículas conocidas como gluones, de los cuales existen ocho distinguibles y que, al igual que los fotones, no poseen masa. La “carga” nuclear fuerte viene en tres variedades, conocidas por los físicos como roja, verde y azul .

Las cuatro deficiencias del Modelo Estándar

Al igual que con el modelo estándar, los físicos de fines del siglo XIX creían tener una descripción del universo casi perfecta. Inclusive, se llegó a pensar que el trabajo estaba hecho y que la ciencia había creado una "teoría del todo". ¿En qué falla el modelo estándar? La crítica al modelo estándar identifica cuatro áreas que presentan problemas.

1.- La partícula de Higgs

Los bosones de Higgs son el primer escollo del modelo estándar. El original modelo matemático fallaba en predecir la existencia de la masa. Introduciendo el bosón de Higgs se resolvía esto y se explicaba porqué, entre todos los otros bosones, los de la fuerza nuclear débil eran los únicos que tenían masa. Los bosones de Higgs no tienen carga eléctrica o de color y por lo tanto, convenientemente, sólo afectan la fuerza débil. Pero en los cálculos originales sobre el bosón de Higgs resultó que las partículas Z y las dos W tenían una masa que tendía al infinito. Los físicos tuvieron que librarse de este molesto problema (llamado “antinatural”) usando algunos trucos matemáticos, agenciándose así algunos factores secundarios apropiados para sus ecuaciones. Esta falla en resolver el problema “antinatural” de una manera más convincente es uno de los principales defectos del modelo estándar.

2.- La gravedad

Otro gran defecto de esta teoría es su falla de no tomar en cuenta la omnipresente fuerza de la naturaleza, la gravedad.

3.- El problema del “sabor”.

Este problema del “sabor” consta de dos partes.
La primera es el enigma de por qué hay tres y sólo tres generaciones de fermiones, dado que la segunda y tercera generaciones parecen casi redundantemente similares a la primera, excepto por sus mayores masas y su más corta vida.
La segunda cuestiona por qué las partículas de cada generación tienen las masas que presentan. Éstas van desde la casi imperceptible de los neutrinos, hasta una tan grande como la masa de un átomo de oro en el quark top.

4.- El problema de la “jerarquía”

El modelo no explica porqué las diferentes fuerzas operan a tan diferentes energías, cuando realmente son todas manifestaciones de un mismo fenómeno subyacente. Tampoco explica cómo pueden ser unificadas matemáticamente, si esto es posible.
Resolver estas cuatro áreas problemáticas de la manera en que se hizo para el bosón de Higgs podría ser muy difícil e incluso insatisfactorio. La mayoría de los físicos tienen la profunda creencia de que las leyes universales deben ser elegantes, así que lo que están buscando no es una teoría resolutoria, sino una mejor teoría. Tal teoría vendría a reducir al modelo estándar a una aproximación de ingeniería, aunque también podría ser el escalón a una real teoría del todo.

Teorías alternas

Existen actualmente varias propuestas teóricas para sustituir al modelo estándar. Dentro de una línea de investigación, se encuentran tres modelos propuestos por el paradigma actuante de la física: la teoría del Technicolor, de la Supersimetría y de las Supercuerdas o Extradimensional. Las tres dependen de la profundización del conocimiento de la simetría que apuntala la estructura de la realidad. En términos matemáticos, la simetría es más que sólo el lugar común de una imagen de espejo. Un proceso es matemáticamente simétrico al conservar algo de lo anterior. Fuerzas diferentes tienen diferentes simetrías y, por supuesto, son definidas por ellas. Cuando un electrón irradia un fotón, la carga eléctrica se conserva. Cuando intercambia un bosón W con un vecino, la carga débil no varía. Y cuando dos quarks interactúan mediante los gluones, la propiedad que se conserva es el “color”. A pesar de todo, si la energía con la que se golpean entre sí las partículas en los aceleradores de los laboratorios se incrementa, hay razón para creer que las simetrías y, por lo tanto, las fuerzas puedan unirse, acercando la unidad de la naturaleza un paso más. Esto en realidad ya ha sucedido. A una convenientemente alta energía, las fuerzas, nuclear débil y electromagnética se unen. En otras palabras, existen dos manifestaciones de una fuerza “electro-débil” subyacente. Todas las teorías que pretenden reemplazar al modelo estándar tienen su propia unificación de simetrías elaborada en ellas. Esto es lo que las define.

La teoría del Technicolor

En el caso de la teoría Technicolor, la simetría está conectada al postulado de una “fuerza technicolor”, versión más elaborada de la fuerza nuclear fuerte. Esta fuerza, poderosa en las altas energías y débil en aquellas alcanzadas en los aceleradores existentes, no se ha logrado detectar. La teoría Technicolor sugiere que el bosón de Higgs no es una partícula elemental sino una mezcla compleja formada por nuevas partículas llamadas “techniquarks”.
La teoría Technicolor predice una gama de nuevos complementos de partículas masivas en forma de complejos de techniquarks. Estas partículas todavía no han sido observadas. Experimentos en el Fermilab aclararán si la fuerza technicolor es real o no.

La teoría de la Supersimetría

Algunos físicos argumentan que la teoría de la Supersimetría es la más viable para sustituir la del modelo estándar. Esta teoría discute que por cada fermión del modelo estándar hay un bosón “supersimétrico” y viceversa. Por ejemplo, el electrón tendría un nuevo socio bosónico llamado selectrón y los bosones W tendrían sus gemelos fermiónicos llamados winos. De la misma manera, existirían objetos tales como gluinos, sneutrinos, fotinos y squarks. Como se observa, en esta teoría los físicos anteponen una s a los fermiones para sus partículas asociadas y la terminación ino para las partículas asociadas a los bosones.
Tratar de probar la supersimetría podría requerir trucos matemáticos. La teoría realmente no especifica las masas de las nuevas partículas que predice, sólo sugiere que deben ser grandes. Esto significa que una cantidad substancial de energía se pierde aunque debería ser detectada en el acelerador de partículas. Nótese que la energía perdida permitiría seguir la huella de un nuevo tipo de partículas.
Una colisión protón-antiprotón, por ejemplo, puede producir un par de squarks en circunstancias correctas, siempre y cuando se sostenga la teoría de la Supersimetría. Esto liberaría una gran cantidad de energía que de alguna manera debería ser observada.

Las teorías de las Cuerdas o Extradimensionales

A principio de la década de los 90 existían varias versiones sobre teorías de Cuerdas o de dimensiones extras. En 1995 los físicos Ed Witten y Paul Towsend sugirieron que las entidades fundamentales eran membranas en lugar de Cuerdas, con lo que unificaron las diferentes versiones de teorías de las Cuerdas y la de las Supercuerdas en una sola teoría conocida ahora como teoría-M.
La teoría de las Supercuerdas es nuestra candidata a reemplazar al modelo estándar ya que implica considerar las leyes de la naturaleza como energía integral de la Materia. El modelo estándar más o menos concuerda con la diaria experiencia hasta el grado de trabajar en cuatro dimensiones, tres espaciales y una temporal. Las teorías de dimensiones extras, por contraste, sostienen que hay por lo menos una dimensión más para un total de cinco dimensiones. La razón por la cual las dimensiones extra no se experimentan en la vida diaria es porque están tan herméticamente “enroscadas” que no se pueden experimentar con los sentidos tradicionales y la tecnología actual.
Las teorías extradimensionales incluyen un bosón gravitacional llamado gravitón. Al integrar la gravedad, los modelos extra-dimensionales resuelven la parte gravitacional del problema de la jerarquía, la gravedad como la más débil fuerza de la naturaleza, al añadir una quinta dimensión. Esta dimensión extra es su verdadero hábitat, donde es una fuerza fuerte. El débil efecto que ejerce en los objetos familiares se debe a que sólo una parte de su fuerza permea el mundo de la experiencia humana. Aunque, el número de dimensiones se incrementa a medida que estas teorías han desarrollado versiones cada vez más afinadas. Así, la teoría-M requiere de once dimensiones en lugar de las diez que requiere la teoría de las Supercuerdas. Sin embargo, estimamos que no es necesario distinguir entre una u otra teoría, pues los conceptos que se han tomado de ellas son los mismos.
Hemos presentado estas teorías debido a que las tres introducen el concepto de partículas nuevas las cuales serían portadoras de los mensajes de las leyes, es decir de la Información.

La Información en una interpretación de la teoría de las Supercuerdas

Esta teoría es llamada así porque incorpora la Supersimetría. Simetría es una propiedad de los sistemas físicos que no cambia cuando el sistema se transforma de alguna manera o, como ya se dijo, cuando menos conserva algo. Por ejemplo, una esfera es rotativamente simétrica puesto que al girar parece no cambiar.
De acuerdo con la teoría de las Supercuerdas, los ingredientes elementales del universo no son partículas puntuales, sino minúsculos filamentos unidimensionales, algo así como bandas de hule infinitamente delgadas que vibran. Esto parece resolver el conflicto que existe entre la mecánica cuántica y la relatividad general. La teoría Extra-dimensional es una teoría realmente unificada dado que propone que Materia y fuerzas surgen de un solo ingrediente básico: cuerdas oscilantes.
¿De que están hechas las cuerdas? Según Greene hay dos posibles respuestas:
Las cuerdas son fundamentalmente “átomos”, constituyentes indivisibles en el significado que le dieron los antiguos griegos. Representan el final de la línea en las numerosas capas de subestructuras del mundo microscópico. Así, las cuerdas son el ingrediente más básico del universo.
Las cuerdas son una capa más de subestructuras que se hacen visibles a la longitud de Planck. Sin embargo, no son la capa final. En este caso las cuerdas están formadas por estructuras aun más pequeñas.
De acuerdo con lo postulado en este trabajo, las cuerdas están formadas por quanta de energía, Información de las leyes. Si va a proponerse una teoría final debe hacerse dentro de un marco explicatorio único, capaz de describir el Universo sin inconsistencias internas ni absurdos lógicos, por lo que debemos admitir que toda teoría es perfectible y que siempre existe la posibilidad de llegar a un ingrediente más básico del universo.
De acuerdo con este trabajo, la teoría de las supercuerdas apoya considerar la Información como la energía fundamental al postular lo siguiente:
La existencia de partículas de dimensiones aparentemente menores a la longitud de Planck y sostiene que estas partículas en realidad funcionan en un universo llamado “Garden-hose”. Nosotros proponemos que el universo es un objeto y que la menor dimensión posible es la longitud de Planck.
- Estas partículas corresponden a cada una de las partículas del modelo estándar y tienen una dimensión llamada “circular”.
Todos los procesos físicos en el universo “Garden-hose”, en el cual el radio de la dimensión circular es más corta que la longitud de Planck y va decreciendo son absolutamente idénticos a los procesos físicos donde la dimensión circular es mayor que la longitud de Planck y va incrementando.
Como nada puede tener una dimensión menor que la dimensión de Planck, cuando la dimensión circular trata de contraerse a una dimensión menor, lo que sería un colapso, en realidad sufre un “rebote cósmico” con lo que resulta una expansión.
Lo anterior ocasiona la existencia de una “energía de enrollamiento”. Las excitaciones uniformes de vibración en una cuerda tienen energías que son inversamente proporcionales al radio de la dimensión circular, consecuencia directa del Principio de incertidumbre de la mecánica cuántica. En el universo “Garden-hose”, las energías en el modo de “enrollamiento” son directamente proporcionales al radio.
Se propone como corolario:
Que existen partículas en el universo “Garden-hose” que integran la energía correspondiente a la Información.
Que ellas corresponden a cada partícula del universo.
- Como los procesos son idénticos, tanto en nuestro universo como en el universo "Garden-hose", al unirse las partículas materiales para evolucionar hacia estructuras más complejas, las leyes lo hacen de manera idéntica. Es decir, las leyes surgen al emerger las estructuras y por lo tanto su complejidad está en relación directa con el número de leyes que gobiernan a éstas.
Las partículas, gemelas, socias etc. se mueven en esas dimensiones extras y forman parte de la Información inseparable de la Materia. Ellas contienen los mensajes de las leyes que rigen las partículas.
A medida que se forman estructuras de complejidad creciente, sus partículas “asociadas” evolucionan hacia estructuras de Información más complejas. Se especula que estas partículas no son transformables en masa y al llegar a muy altos estados energéticos se vuelven incluso anti-gravitacionales.
Para nosotros, esta es la manera en que debe considerarse una nueva teoría de la física de partículas para explicar varias interrogantes de la ciencia, como la existencia de la Quintaesencia cosmológica, y sea la base de una teoría que pueda incluir al ser humano en el contexto cósmico. Todo esto nos permite construir un modelo para la evolución orgánica.

La Información en el inicio del Universo

El primer modelo cosmológico moderno basado en la teoría de la relatividad fue el Universo estático de Einstein. Con la formulación de las soluciones a las ecuaciones de la gravitación de Einstein, el matemático Ruso Alexander Friedmann y el clérigo belga Georges Lemaître, de forma independiente, descubrieron la solución que describe un Universo en expansión. Esto condujo a la teoría del Big Bang. La tesis central de esta cosmología es que hace cerca de 13 mil millones de años, dos puntos cualesquiera del Universo observable se encontraban aleatoriamente juntos. La densidad de la materia en ese momento tendía al infinito. Este punto matemático inicial del Big Bang fue llamado singularidad.
De acuerdo con la teoría de la inflación postulada por Alan Guth (NOTA 1) y con la que dio principio la cosmología inflacionaria, el Universo se inició con un elemento único, una energía concentrada al máximo en una dimensión que según Guth era de 10-50cm. Si el universo fue creado con una densidad de energía por “abajo” de la escala de Planck, debe tener entonces una historia que se extiende más allá de esta escala. Donde quiera que esta historia se inicie, debe haber dimensiones espaciales adicionales como se indicó al tratar la teoría de las Supercuerdas. Por lo tanto, es difícil imaginar esta energía de forma indefinible. Al pasar la longitud de Planck quizá pueda ser imaginada como una pequeñísima esfera que en un lapso inimaginablemente corto sufrió una inflación. De acuerdo con el modelo de Guth, en un momento dado, la energía original contenida en la microscópica burbuja inició un crecimiento que no debe ser considerado una explosión, como lo propone el modelo tradicional del Big Bang, sino una inflación, manteniendo la coherencia del Sistema lo que refuerza la idea de que el Universo es un objeto.
La teoría de la inflación no reemplaza de ninguna manera a la teoría del Big Bang sino que es un complemento para estudiar el nacimiento y los primeros estados del universo. La inflación no es un evento que se prolongue por siempre. Los grandes éxitos de la teoría del Big Bang como la nucleosíntesis o formación de los elementos ligeros y el origen de la radiación de fondo requieren de una progresión evolutiva del dominio de la radiación al dominio de la materia y la inflación terminó considerablemente antes, permitiendo generar las propiedades del universo que se observan, como la asimetría antibariones-bariones (materia-antimateria).
La teoría original del Big Bang habla de materia en el inicio del Universo. La teoría Inflacionaria habla de energía. Guth explica el nacimiento del Universo a partir de un ingrediente único, definido como una peculiar forma de energía. Esta energía, para nosotros Información, está enunciada en la mayoría de las actuales teorías sobre las partículas elementales. Mientras que la teoría estándar del Big Bang supone que toda la materia del Universo estuvo presente en alguna forma desde el principio, la teoría inflacionaria argumenta que la masa evolucionó a partir de una semilla inicial de energía, con un diámetro mil millones de veces más pequeño que un protón, pero no una singularidad como punto matemático sin dimensión, sino como una burbuja de energía con dimensión, es decir, finita, una región de falso vacío (false vacuum). Una burbuja de falso vacío es aquella que en su interior tiene energía, Información, en muy alta densidad y un vacío verdadero en el exterior, considerándose éste, como el estado de más baja densidad posible de energía. La teoría cuántica implica que esta densidad puede decaer.
La definición de inflación es simple: Existe un período en la evolución del Universo durante el cual el factor de escala que describe el tamaño del universo, se acelera. Lo más importante para nosotros es que, según Liddle y Lyth, existe libertad para construir un amplio rango de diferentes modelos inflacionarios basados en diferentes elecciones de la energía potencial y quizá diferentes motivaciones para el origen de sus partículas físicas.
Nosotros sostenemos que esta energía potencial es la Información como mensajes de las leyes de la naturaleza, misma que como veremos está presente en todas las estructuras y procesos del universo.

Información y Física

Considero que mi vida en la física se divide en tres períodos. En el primero estaba casado con la idea de que Todo era partículas…En mi segundo período Todo era Campos… Ahora mi nueva visión es que todo es Información.(NOTA 2)

John A. Wheeler

Para Wheeler, la Información se relaciona con los agujeros negros, alfa y omega de la Información. Ellos engullen materia y su Información hasta un punto crítico en que, nosotros consideramos, ésta se convierte en Conocimiento puro. Aparentemente, el número de bits de Información o número de partículas informativas que un agujero negro contiene es igual al número de bits representados por el área de su superficie.(NOTA 3)
Corrientes científicas contemporáneas conciben que la Información es tan real como el espacio, el tiempo, la energía o la materia. Su visión se enfoca en la teoría de que la Información es la sustancia “ultima” de la cual están hechas todas las cosas. Su enfoque integral se interesa en cómo trabaja el universo como totalidad. Desgraciadamente, la ciencia ortodoxa aspira a encontrar una teoría global a partir del reduccionismo, la mayoría de los científicos son especialistas, se concentran en parcelas reducidas del Conocimiento, por ejemplo, los cosmólogos, que deberían trabajar con todo el universo, lo hacen desde la perspectiva del especialista, ignorando así la mayoría de los fenómenos que se producen dentro de él.
La Información es la fuerza directriz que, al tomarse en cuenta en el estudio de las partículas elementales, evita que la física cuántica tenga el carácter "weird" (extraño) que los mismos físicos le asignan. Es así que "La onda cuántica de Schrödinger es básicamente una onda de Información, de conocimiento, de carácter estadístico; el potencial del campo cuántico de Bohm es también básicamente un potencial informático de carácter estadístico. Podría existir un punto de contacto común entre la onda cuántica de Schrödinger y el potencial cuántico de Bohm, al compartir un mismo "campo unificado", dependen de un mismo espacio-tiempo, estructurado y gobernado por la ley que los unifica y totaliza en un campo universal. El potencial cuántico-informático de Bohm, en su carácter mismo de totalidad, es el que ordena y maneja el comportamiento de las partículas subatómicas que conforman su campo intrínseco".(NOTA 4)
Los ingredientes de la materia son los quarks up y down, bits dentro de los protones y neutrones, constituyentes del núcleo atómico. El tercer constituyente de los átomos es el electrón con su correspondiente neutrino. ¿Por qué no pensar en el electrón como una partícula informativa que norma el comportamiento de los, que sin duda son constituyentes básicos de la materia, los nucleones? ¿Por qué no pensar que el electrón es el portador de la Información que obliga a los nucleones a unirse en determinadas circunstancias? En el experimento de la doble rendija, un electrón se comporta como partícula u onda debido a la interacción (resonancia) de Información proveniente de dos fuentes:

- Los mensajes de leyes físicas que forman parte de su esencia, Información latente, endógena, y
- un estímulo externo, experimento que se efectúa o método usado, Información exógena.

La Información es el mensaje de las leyes que produce reacciones entre las partículas con Complejidad necesaria. Tal es el caso del quark, el cual se mantiene unido a otros quarks para formar un neutrón gracias a la Información transmitida por el gluón. Entonces, la Información, a escala de partículas elementales, se transmite produciendo un estímulo en el receptor, a su vez, éste reacciona liberando Información. Matemáticamente, esto se expresaría por la iteración de la función:

f (x) = 1 – x2 para el valor de x = 1

La iteración de la ecuación daría por resultado 0, 1, 0, 1, 0, 1, 0, 1… o sea recibe, transmite, recibe, transmite, recibe, etc. Éste es el Sistema de codificación más elemental que existe. Es significativo que en la teoría de la Información, el concepto de bit (del inglés binary digit, dígito binario) utilice este mismo código en los Sistemas informáticos.
La Información no se debe desligar de las leyes constituyentes del Conocimiento ya que forman un Sistema cognoscitivo inseparable. Por ejemplo, la vida media del quark es de una mínima fracción de segundo fuera del núcleo atómico. Esto sucede debido a que su Información endógena lo obliga a interactuar con la Información exógena del gluón, cuyo mensaje es: permanezcan unidos con otros quarks para formar parte del núcleo atómico.
Partículas con cargas opuestas interactúan a través de un intercambio de fotones y la fuerza electromagnética resultante es atractiva. Es como si el fotón fuera el transmisor del mensaje de cómo el receptor debe responder a la fuerza en cuestión. Para partículas con igual carga el fotón lleva el mensaje “apártense”, mientras que para partículas con cargas opuestas el mensaje es “únanse”. Por esta razón, algunas veces el fotón es llamado la partícula mensajera de la fuerza electromagnética. Igualmente los gluones y los bosones gauge débiles son las partículas mensajeras de las fuerzas nucleares fuerte y débil. Los quarks vienen en tres “colores”, cada "color" determina cómo deben responder a la fuerza fuerte, de la misma manera que su carga eléctrica determina su respuesta a la fuerza electromagnética.(NOTA 5)
La omnipresencia de la Información se debe a la existencia de campos de Información que existen desde el inicio del Universo, ya que al considerarla como la energía fundamental, se puede demostrar que todo se deriva de ella. La Información como energía primaria es equivalente a materia. La materia, consideramos, esta formada por partículas portadoras de la Información, bosones (¿?) y partículas receptoras de Información, fermiones (¿?).
La Información se manifiesta en partículas informativas entre las que se encuentra la radiación. Ésta puede transformarse en materia y antimateria. En el evento del Big Bang se crea materia y antimateria que al incorporar Información tienden a unirse. Sin embargo, materia y antimateria se eliminan y, al transformarse nuevamente en radiación, liberan Información. De esta manera, se van creando campos de Información, susceptible de ser utilizada durante las posibilidades improbables de los estados neguentrópicos.(NOTA 6) Existen áreas del pensamiento científico en que se encuentra coincidencia con este concepto. Teilhard de Chardin lo propone como noosfera. Saussure en lingüística, Shaldrake en física y Dawkins en biología exponen también este concepto. A principios del siglo XX, el lingüista suizo Ferdinand de Saussure (1857-1913) habla de un Universo lingüístico (langue) que envuelve al hablante y del cual se nutre para expresar su idiolecto (parole). Por su parte, Rupert Shaldrake, en su teoría de los Campos Mórficos, propone la existencia de campos de Información que influencian todas las estructuras, no solamente de los organismos vivientes sino también de la materia inanimada. En tanto que Richard Dawkins enuncia la idea de que los memes determinan comportamientos, estilos y formas de ser que se propagan en el seno de una cultura.


(NOTA 1) Para un nivel de divulgación ver GUTH, A. The Inflationary Universe Addison-Wesley USA 1997. Para un nivel más avanzado LIDDLE, A. R. y Lyth D. H. Cosmological Inflation and Large-Scale Structure. Cambridge University Press USA 2000.
[al texto]
(NOTA 2) WHEELER, John A. Geons, Black Holes and Quantum Foam. W. W. Norton. NY 1998.
[al texto]
(NOTA 3) SIEGFRIED, Tom. The Bit and the Pendulum. Nueva York, John Wilwy & Sons, 1999.
[al texto]
(NOTA 4) Cornelio González citando a Paul Davis en Radiación cósmica de fondo, artículo inédito.
[al texto]
(NOTA  5) SIEGFRIED, Tom, op. cit.
[al texto]
(NOTA 6) Según el paleontólogo Stephen J. Gould, la evolución se da con base en la ocurrencia de miles de posibilidades improbables, que se dan en sistemas que incrementan su complejidad al invertirse la entropía (neguentropía). Estas posibilidades improbables son resultado de eventos críticos.
[al texto]