Traducción de la entrevista con Ilya Prigogine
en http://www.youtube.com/watch?v=2NCdpMlYJxQ

[Pregunta...]
I P.- Diría que la respuesta está basado en dos aspectos muy importantes: el primero es la visión de que el mundo funciona como una máquina, es decir, es un sistema determinista; si conoces la condición inicial entonces conocerás el resultado. El modelo sería de movimientos muy simples: el péndulo, traslaciones planetarias, etc.

El segundo aspecto sería afirmar que, a fin de cuentas, la complejidad que vemos a nuestro alrededor puede ser reducida a simplicidad si penetramos lo suficiente en la descripción. Como dijo Feynman, el mundo podría verse como un inmenso juego de ajedrez que parece extremadamente complejo desde afuera; pero una vez que conoces las reglas y puedes examinarlas separadamente quedaría clara su simplicidad.
Creo que esta visión del mundo se ha puesto en tela de juicio. Yo iría mucho más allá y sostengo que ha sido comprobada a su límite.

[Pregunta...]
I P.- Mi papel como físico no es inventar el universo sino describirlo; y pienso que el universo que ahora describimos es más de lo que se percibe a nuestro alrededor. En añadidura, estas mismas descripciones causan menos alienación porque nos acercan al universo que describimos.
Les puedo recordar el trabajo de Jacques Monod, uno de los grandes biólogos moleculares franceses. Él opinaba que la física trata sobre sistemas deterministas y que la vida es una evolución de fuerzas. ¿Cómo reconciliamos ambos conceptos? Monod concluyó que la física tolera la vida, que la vida no es en verdad parte de la física, que está al margen de la física. El hombre, por supuesto, está al margen del margen. Por lo tanto, dijo, la humanidad es como un gitano, está fuera del campo de la naturaleza. Yo creo que, esencialmente, no es así; por el contrario, si tomamos en consideración que las leyes de la naturaleza se caracterizan por su no linealidad y poseen, me atrevo a decir, creatividad, entonces es claro que la humanidad en esencia se da cuenta de algunos de los aspectos básicos de la naturaleza. Así, no presentimos una alienación sino la probabilidad de que constituyamos una mayor parte de la naturaleza que cualquier otro ser vivo u objeto conocidos de los cuales tenemos algún conocimiento.

[Pregunta...]
I P.- Este problema, el del tiempo, el de su irreversibilidad, es uno que siempre me ha interesado. Tal vez se deba a que, en mi juventud, tenía un profundo interés en la literatura, el arte, la música, la arqueología, etc. En cierto sentido, el desinterés que las “ciencias duras” demostraban por el problema del tiempo me dejó perplejo. Yo diría que no solamente imperaba el desinterés sino que se alcanzaban a notar actitudes defensivas; como si el triunfo de la ciencia hubiera sido la eliminación del tiempo, un punto de vista que no pude aceptar porque, a fin de cuentas, el tiempo es nuestra más importante experiencia existencial.

[…Editado/Pregunta...]
I P.- Esta nostalgia por un universo atemporal aparece repetidas ocasiones en el libro de Hawking. Por ejemplo, en cierto pasaje afirma que para entender el tiempo hace falta reemplazar el tiempo real por un tiempo imaginario. Ahora bien, ¿qué significa esto? Significa que en la verdadera teoría fundamental no debe haber una diferencia entre tiempo y espacio. No voy a entrar en detalles técnicos pero, esencialmente, esto es lo que afirma. Y que, de alguna manera, el tiempo surgió al romperse la simetría geométrica en el inicio del universo, como una especie de fluctuación. Por un lado, me resulta muy extraño que esta fluctuación perviva tras 15 mil millones de años; por otro, no cabe duda que al pretender eliminar el tiempo llegamos a una posición dificilísima; entonces, ¿cómo explicamos la evolución?, ¿cómo explicamos nuestra propia evolución humana?

[Pregunta...]
I P.- Cuando mi libro fue publicado en Estados Unidos, Heinz Pagels, el cosmólogo, escribió una crítica terrible, en la que aseguró que, dadas las características de las propuestas, quedaba demostrada la cercanía de Prigogine y su escuela con Maharishi. De hecho, el título de su reseña era: “¿Es la irreversibilidad una característica fundamental de la naturaleza?”. Su respuesta: No. La mía: Sí. La respuesta será esclarecida en el futuro. Pero he de agregar que, desde la publicación de mi libro, se han hecho avances sustanciales, y creo que podemos afirmar que la irreversibilidad pertenece a la base de la descripción dinámica. Yo soy tan solo uno de quienes propugnan por esto.
Quisiera citar aquí a Sir James Lighthill, que escribió hace unos años, cuando era presidente de la Unión Internacional de Mecánica Pura y Aplicada, ofreciendo una disculpa, en nombre de todos los mecanicistas, por haber propagado durante tres siglos la idea de que los sistemas newtonianos son deterministas, idea que resultó falsa. Yo considero esto extraordinario porque, en esencia, cada uno de nosotros debe disculparse de vez en cuando por los errores que comete. Pero disculparse por tres siglos, de lo que en verdad era el punto central de lo que fue llamado Filosofía Científica, ¡eso sí que es algo!


[A partir de 6’14” en el video se pasa a una diferente entrevista en un diferente año]

[Pregunta...]
I P.-  Vemos muchas conexiones, vemos muchas cosas inesperadas en el universo, por lo que la mejor analogía, el mejor símbolo, sería, por ejemplo, una obra de arte, una pieza de música. Si tomamos una pieza de música, digamos una obra de Bach, nos encontraremos con reglas muy estrictas pero, al mismo tiempo, siempre habrá algo impredecible; incluso si ya se han escuchado los elementos de la melodía de la fuga no anticiparemos las modulaciones. Funciona bien como símbolo del inestable mundo donde vivimos; existen leyes, claro, pero hay inestabilidades, bifurcaciones.

[…]
La música o la escultura también simbolizan este tiempo porque son formas de arte basadas en el curso temporal. El caso de la música es evidente, es una organización del tiempo. Pero aun la escultura… No olvidemos que el origen de la escultura es en gran parte la escultura funeraria: hablar de la vida después de la muerte, hablar sobre ancestros, hablar sobre nuestra relación con los dioses. En esencia, es posible afirmar que la escultura esta hecha de piedra en la que se incorpora una señal temporal; básicamente es como si pusiéramos tiempo en la mente. Creo que se trata de algo bastante general. De hecho, la química del no equilibrio, la producción de biomoléculas es precisamente eso: la temporalización de la materia.

[…]
La ciencia no debe llevarnos a la alienación; debe acentuar que estamos incrustados en la naturaleza. Creo que esa es la dirección en la que debemos de ir.