Impiden turistas desove de tortugas

Por Elisabeth Malkin y Paulina Villegas
The New York Times, Reforma, México, 26 septiembre 2015

CIUDAD DE MÉXICO.- Los visitantes invadieron en tropel la Playa Ostional en la costa pacífica de Costa Rica para ver a cientos de miles de tortugas golfinas que emergían del mar para depositar sus huevos en la arena.

Las tortugas no querían la compañía. Ahuyentados por los miles de turistas que tomaban selfies y sentaban a sus hijos sobre sus lomos, los reptiles simplemente se dieron la vuelta y regresaron al mar.

"Fue un desastre", dijo Yamileth Baltodano, una guía turística.

Lo que sucedió durante el primer fin de semana de septiembre fue un suceso singular, cuando una confluencia de factores permitió que lo totalmente inesperado tuviera lugar.

Sin embargo, fue una lección de advertencia para los conservacionistas encargados de proteger a las tortugas. Ahora los funcionarios costarricenses se esfuerzan para asegurarse de que no vuelva a ocurrir.

"Estamos reevaluando la manera en que trabajamos y la manera en que abordamos el asunto", dijo Mauricio Méndez, subdirector del Área de Conservación de Tempisque, que incluye la Playa Ostional.

La temporada de anidación de la tortuga golfina, de agosto a octubre, coincide con la temporada de lluvias de Costa Rica, que normalmente brinda una barrera natural que protege a estos animales. Durante esa época, la playa está prácticamente aislada por la marea crecida del desbordado Río Nosara, que bloquea el acceso en los puentes. Incluso en la temporada seca, la playa sólo es accesible en un vehículo de doble tracción conducido por un guía local.

Pero este año, la poca precipitación causada por El Niño dejó el río prácticamente seco, facilitando el trayecto a la playa.
Méndez afirmó que los funcionarios trabajan en algunos cambios antes de la siguiente llegada, prevista para el 4 de octubre.

Pese a la conmoción, las tortugas lograron poner algunos huevos, quizá de noche. Méndez y su equipo hallaron muchos huevos más de lo que esperaban después de que los entusiasmados turistas se fueron a casa.

"Puede ocurrir un tornado y continúan depositando los huevos, cavan el agujero, anidan, y vuelven al mar", dijo.

Las tortugas, que ponen sus huevos durante un periodo de tres a cuatro días cada mes, empezaron a llegar a temprana hora el 4 de septiembre. Las fotografías del fenómeno rápidamente comenzaron a difundirse en los medios sociales.

Desde una distancia, a bordo de un barco, Vanessa Bézy, una bióloga de tortugas marinas, observaba consternada cómo las hordas de turistas atascaban la playa, abrumando a los guardias.

"Casi me dio un ataque de pánico porque estaba tan atiborrada", dijo Bézy, quien tiene cinco años estudiando el comportamiento de anidación en la Playa Ostional. "Básicamente fue una rebatinga".