Cuantifican valor de la naturaleza

Por JOHN MOIR
The New York Times, 20agosto 2011

COTO BRUS, Costa Rica - Desde 1991, Gretchen Daily, catedrática de biología en la Universidad de Stanford, en California, ha viajado con frecuencia a un bosque costarricense para realizar uno de los estudios más extensos de los trópicos para monitorear el cambio ecológico a largo plazo.
"Estamos trabajando para cuantificar muy específicamente en términos biofísicos y de dólares el valor de conservar el bosque y su vida silvestre", dijo.
Daily, de 46 años, ha expandido su investigación para incluir un enfoque global. La investigadora es una de las pioneras en el creciente esfuerzo mundial para proteger el medio ambiente por medio de cuantificar el valor del "capital natural" -bienes y servicios de la naturaleza que son fundamentales para la vida humana- e incluir tales beneficios en la planeación de empresas y gobiernos.
Parte del interés de Daily en el capital natural surgió de su investigación en Costa Rica, donde quedó intrigada con una iniciativa innovadora del Gobierno conocida como Pago por Servicios Ambientales. El programa, iniciado en los 90, les paga a los dueños de tierras para que preserven los bosques nativos en lugar de talarlos y esto ha contribuido a una reducción significativa en la tasa de deforestación de Costa Rica.
El programa ayudó a inspirar a Daily a cofundar el Natural Capital Project (NatCap) en el 2006. La empresa es dirigida por la Universidad de Stanford, la Universidad de Minnesota y dos prominentes organizaciones conservacionistas: Nature Conservancy y el World Wildlife Fund. Busca transformar los métodos tradicionales conservacionistas al incluir el valor de los "servicios del ecosistema" en las decisiones de las empresas, de la comunidad y del Gobierno. Estos beneficios de la naturaleza (como protección contra inundaciones, polinización de cultivos y almacenamiento de carbono) no son parte de la ecuación económica tradicional.
"Hoy en día, la mayoría de los servicios del ecosistema que nos interesan, como aire limpio y agua limpia, no conllevan un precio", dijo Stephen Polasky, profesor de economía ecológica/ambiental en la Universidad de Minnesota.
Dice que debido a que los cálculos económicos con frecuencia ignoran a la naturaleza, los resultados pueden llevar a la destrucción de los mismos ecosistemas en los que se basa la economía.
"En este momento, la forma en que un bosque vale dinero es talándolo", dijo Adam Davis, socio en Ecosystem Investment Partners, compañía que administra propiedades a ser preservadas.
Lo que ha faltado, dice, es una fuerza económica contraria que mida el valor de dejar un bosque u otro ecosistema intacto.
Daily reconoció que se necesitan nuevas herramientas para cuantificar el valor de la naturaleza. "Empezamos por desarrollar un programa de software llamado InVEST (Integrated Valuation of Ecosystem Services and Tradeoffs) para ubicar en un mapa y valorar los bienes y servicios de la naturaleza que son esenciales para los humanos", explicó.    .
El software permite la comparación de diversos escenarios medioambientales. ¿Cuál es el costo real de drenar un humedal de despejar una costa de manglares? InVEST hace modelos de estas situaciones y ayuda a quienes tienen el poder de decidir a entender las implicaciones de sus decisiones.
En China, el Natural Capital Project está trabajando con el Gobierno en un programa ambicioso para proteger el capital natural. Después de que la deforestación causó una gran inundación en 1998, China destinó 100 mil millones de dólares a nuevamente convertir inmensas áreas de tierras de cultivo en bosques y praderas. El Gobierno ahora lleva ese éxito más allá al ayudar a desarrollar y probar el software InVEST para establecer una nueva red de reservas que está proyectado que abarque el 25 por ciento del país. Las reservas ayudarán en el control de inundaciones, irrigación, suministro de agua potable, producción de energía hidroeléctrica, biodiversidad y en la estabilización del clima.
NatCap está ahora en proceso de trasladar el software InVEST a la plataforma de Google Earth Engine. Hace unos siete meses, Google.org, división filantrópica de Google.com, dio a conocer una herramienta que permite el monitoreo y mediciones a escala global de los cambios en el medio ambiente terrestre.
El trabajo de Daily cobró una urgencia especial con la publicación, en el 2005, de la Evaluación del Ecosistema del Milenio, desarrollada bajo el auspicio de la ONU. Halló que los cambios rápidos causados por el hombre han producido una "pérdida sustancial y en gran medida irreversible" en la diversidad de la vida en la Tierra y que dos terceras partes de los servicios del ecosistema del mundo se estaban deteriorando.
"La pérdida de la biodiversidad de la Tierra es permanente", dijo Daily. "Y esto está sucediendo ahorita. Necesitamos comunicar con evidencia convincente el valor de la naturaleza y el costo de perderla. Encuentro asombroso que hasta que el próximo asteroide choque contra el planeta, es la humanidad la que está decidiendo colectivamente el rumbo futuro de toda la vida conocida".