Logran en Lima pacto limitado contra calentamiento global. Fallan en concretar objetivos por nación; deberán mostrarlos en cumbre de 2015

Se queda corto acuerdo climático

Fallan en concretar objetivo por nación; deberán mostrarlos en cumbre de 2015.

Reforma, The New York y El País. Times, 15 octubre 2014

LIMA.- Los delegados ambientales de 196 países encargados de salvaguardar el futuro del planeta acordaron ayer un borrador insuficiente sobre el cambio climático.

El texto, discutido durante 13 días en la capital peruana en la 20va Conferencia de las Partes COP20, debía establecer un marco para la discusión en noviembre próximo, en París, de un acuerdo que sustituya al obsoleto Protocolo de Kioto.

El objetivo a largo plazo es evitar que la temperatura del planeta suba más de dos grados, barrera fijada por la ciencia para impedir consecuencias catastróficas.

En Lima ganó la conveniencia política sobre la urgencia científica. Los negociadores han desaprovechado la ola de optimismo político sobre la que iniciaron las negociaciones, consideró Samantha Smith, líder de la Iniciativa Global de Clima y Energía de WWF.

Mientras que los funcionarios de las Naciones Unidas tenían previsto liberar el plan el viernes a mediodía, las divisiones entre países ricos y pobres se alargaron hasta la madrugada del domingo, sin lograr siquiera acercarse al objetivo de impedir un calentamiento global de más de 3.6 grados centígrados, tomando como base la era preindustrial.

Los expertos estiman que el impacto total de los compromisos esbozados reducirá las emisiones en cerca de la mitad del nivel necesario para evitar dicho aumento en la temperatura del planeta.

El acuerdo, además, falló en pactar compromisos concretos por nación, por lo que cada una tendrá que discutir en casa los próximos seis meses un plan para reducir sus emisiones de gases contaminantes.

Ahora dependerá de los Parlamentos y Ministerios económicos, energéticos y ambientales el éxito o fracaso de la cruzada mundial.

Las decisiones tomadas en Lima no excluyen la posibilidad de un acuerdo en París, pero hacen poco para mejorar las probabilidades de éxito, lamentó la organización Oxfam.

El verdadero tope de los delegados fue definir cómo y cuándo se tendrán que presentar los compromisos que deberá asumir cada país en frentes como frenar la deforestación, aumentar el desarrollo de energías limpias o reducir el uso de combustibles fósiles.

Pese a todo, el gran logro de las negociaciones fue una nueva forma de cooperación internacional en la que, por primera vez, se requiere que todas las naciones asumen compromisos, y no sólo las desarrolladas, como establecía el Protocolo de Kioto de 1997.

Sin embargo, los países en vías de desarrollo, los más vulnerables a los efectos del cambio climático, insisten en que los compromisos deben ser distintos entre naciones ricas y pobres, y exigen que las naciones desarrolladas les proporcionen ayudas financieras tanto para recuperarse por los desastres naturales, así como para no entrar en una situación crítica en la transición de combustibles fósiles a energías limpias.


Las claves

Entre los puntos más destacados del borrador terminado ayer, destacan

  • La inclusión, por primera vez, de las naciones desarrolladas entre los responsables del calentamiento global.
  • El reconocimiento de que los países tienen responsabilidades diferentes en la emisión de gases de efecto invernadero, y por lo tanto, en la obligación de disminuirla.
  • La petición de delinear en los siguientes meses compromisos concretos por país para presentarlos en la cumbre de 2015.
  • La financiación de ayudas a los países menos desarrollados.