Reduce Dinamarca presupuesto verde

Pegan problemas de presupuesto a líder en renovables

Por Melissa Eddy
The New York Times, Reforma, México, 19 diciembre 2015

SONDERBORG, Dinamarca.- No hace mucho, Dinamarca acaparaba los titulares por cosechar tanta energía eólica que lideraba la generación de energía renovable, al tiempo que se convertía en un centro de innovación y crecimiento para la tecnología verde y limpia.
Luego, en junio, un Gobierno de centro izquierda fue reemplazado por una coalición minoritaria de derecha resuelta a reducir el gasto y equilibrar el presupuesto. Los recortes presupuestarios incluyen un fondo clave usado para sembrar proyectos de tecnología verde, un subsidio que los partidarios ambientales dijeron que se había pagado solo.
"Este financiamiento ha resultado fundamental para los avances daneses en la tecnología limpia por muchos años y es incomprensible por qué se recorta ahora", dijo Soren Houmoller, cuya firma de consultoría 1st Mile ayuda a los negocios a solicitar fondos públicos en Dinamarca.
El nuevo Gobierno argumenta que el gasto en energía alternativa e innovación aún es alto, pero que el presupuesto debe moderarse mientras el País enfrenta un déficit previsto del 3.3 por ciento en el 2015. Lars Christian Lilleholt, Ministro de Energía danés, indicó que el País planea invertir 114 millones de dólares en investigación de la energía verde en el año venidero. "Hay menos dinero, pero sigue siendo mucho", dijo.
Pero las personas que han dependido de fondos e incentivos gubernamentales para financiar proyectos energéticos afirmaron que los recortes eran un error.
Uno de ellos es Jens Dall Bentzen, que hace ocho años empezó a pensar en cómo quemar más eficientemente virutas de madera, recortes de pasto y demás materia orgánica para generar calor. Presentía que podría contribuir a los esfuerzos de Dinamarca de dejar los combustibles fósiles para el 2050, pero le preocupaba renunciar a su trabajo como investigador para dedicarse a su idea.
Con la ayuda de una subvención de 448 mil dólares, desarrolló un prototipo del horno de bajas emisiones. Arrancó su propia empresa, Dall Energy, y pudo vender el horno a Warwick Mills, un fabricante estadounidense. Desde entonces, ha construido dos hornos más para municipios daneses y atraído interés de otras partes de Europa y Estados Unidos.
Dijo que la subvención del Programa de Desarrollo y Demostración de Tecnología Energética lo hizo posible.
Dinamarca, un país de 5.6 millones de habitantes, pudo generar el 40 por ciento de su energía de turbinas eólicas el año pasado. Alemania, en comparación, genera menos del 30 por ciento de su energía de fuentes renovables, principalmente el viento y el sol.
El nuevo partido gobernante, Venstre, o Liberal, llegó a un acuerdo sobre su plan financiero para el 2016 el mes pasado. El presupuesto redujo el gasto para la investigación de fuentes de energía verde, de 55 millones de dólares a 18 millones de dólares.
Los recortes preocupan a Soren Hermansen, quien dirige la Academia de Energía, en Samso, una isla frente a la costa de Dinamarca. Delegaciones de lugares desde Maine hasta China han visitado la isla para observar su éxito en la independencia energética mediante una combinación de producción de energía eólica, solar y geotérmica.
Hermansen dijo que con los recortes, tendría que reducir su pequeño personal y posponer un proyecto de biocombustible para convertir desperdicios que contienen metano, de granjas locales, en gas natural líquido para propulsar el ferry a la isla. "Esto lastima a todo mundo", indicó.
El fondo que ayudó a Dall Bentzen a desarrollar su horno de biomasa será uno de los más profundamente recortados. En los últimos ocho años, el fondo ha repartido unos 430 millones de dólares, señaló Aksel Laurids Beck, asesor especial del fondo. A partir del próximo año, será reducido a alrededor del 40 por ciento de su presupuesto del 2015.
Este año, el Programa de Desarrollo y Demostración de Tecnología Energética distribuyó 54 millones de dólares a 88 proyectos de energía solar, eólica y geotérmica, y a sistemas para mejor integrar y usarlos.
En el mejor escenario bajo el nuevo presupuesto, el próximo año el Gobierno apoyará a uno de cada ocho proyectos solicitantes, en lugar de la proporción actual de uno de cada cuatro.
Los críticos afirman que los recortes se dan en un mal momento. Ahora que el sector de la tecnología verde empieza a tener éxito y muchas personas vuelven la vista a Dinamarca en busca de ejemplos de triunfos, los empleos y las empresas nuevas pueden estar en peligro. Los proyectos sembrados por el fondo han tenido una tasa de éxito del 84 por ciento, una cuarta parte de los cuales resultaron en exportaciones.
Los recortes no lastimarán a Dall Bentzen.
"Pero los que vienen después de mí podrían no tener la misma oportunidad", dijo.