Por qué no nos importa salvar a nuestros nietos de los efectos del cambio climático.

Por Bryan Walsh


Un nuevo estudio, muestra que los seres humanos somos demasiado egoístas para soportar un sufrimiento actual, a fin de evitar los problemas a futuro debido al cambio climático.
 
¿Quiere saber cuál es el principal obstáculo para tratar con el cambio climático? Simple, es el tiempo. Puede tardar décadas antes de que el bióxido de carbono que emitimos ahora tenga un efecto completo en el clima del planeta. Y de la misma manera, tomará décadas antes de que podamos disfrutar los efectos positivos en el clima que resulten de reducir ahora, las emisiones de bióxido de carbono. (Aunque pudiéramos parar totalmente las emisiones de CO2 ahora mismo, tendrá lugar un calentamiento futuro que se está “cocinando” en el sistema, gracias a las emisiones pasadas.)

Pero sentiremos inmediatamente los efectos económicos ya sea de restringir o seguir con las emisiones. Mientras que podemos argumentar acerca del costo relativo de reducir ahora mismo las emisiones de CO2, como podríamos discutir acerca de los efectos económicos del cambio climático en el futuro, debería estar claro que cualquier intento de restringir las emisiones   de CO2 lo suficiente para impactar en el futuro cambio climático, causará un dolor económico en el presente. La economía global sigue siendo dependiente de los relativamente baratos combustibles fósiles, de manera que cualquier transición inmediata a fuentes renovables, probablemente sería costosa en el corto plazo ( ver el artículo de Naomi Klein en The Nation para un punto de vista bastante claro sobre lo que significa una política del clima en verdad radical.)
 
Lo que realmente significa esto, es que la política correcta sobre el clima, pide al presente que se sacrifique por el futuro. Los seres humanos tienden a fallar en esta manera de organizar, aun para asegurar su propio futuro. Peor aún, cuando se trata de cambio climático, cuyos peores efectos se sentirán años después, cuando mucha gente que vive hoy, haya desaparecido. Desde una perspectiva personal, una estricta política sobre el clima es como ahorrar para el retiro cuando se sabe que no se vivirá para disfrutarlo.
Por lo tanto, no debe sorprendernos que un nuevo estudio en Nature Climate Change, confirme el hecho de que el tipo de cooperación a largo plazo, que demande una efectiva política sobre el clima, será más retador de lo que pensamos.

http://science.time.com/2013/10/21/why-we-dont-care-about-saving-our-grandchildren-from-climate-change/