CAUSAS Y CONSECUENCIAS DEL CAMBIO CLIMÁTICO 2

Seguimiento a eventos regionales excepcionales que aumentan en frecuencia y magnitud, debido al cambio climático que sufre el planeta.

CONSECUENCIAS

 Quieren construir un arca para el Antropoceno

Por JIM ROBBINS
The  New York Times, Reforma. 25 octubre 2012,

Vamos encaminados a toda velocidad al Antropoceno, la sexta extinción masiva en la historia del planeta, Un estudio reciente en la revista Science concluyó que las especies del mundo están desapareciendo hasta mil veces  más rápido que la velocidad con la que las especies naturalmente se vuelven extintas. Para el 2100, dicen los investigadores, entre una tercera parte y la mitad de todas las especies de La Tierra podrían ya no existir.
Como resultado, los esfuerzos por proteger a las especies toman mayor urgencia al tiempo que los gobiernos, científicos y organizaciones sin fines de lucro intentan construir una versión moderna del Arca de Noé. La nueva arca definitivamente no tendrá la forma de un barco gigante. En lugar de ello, es un revoltijo de enfoques, entre ellos la migración asistida, los bancos de semillas y nuevas reservas y corredores de viaje con base en hacia dónde es probable que emigren las especies.
Las interrogantes son complejas: ¿qué especies deben salvarse: las que se encuentran en mayor riesgo, los animales más carismáticos —leones, osos o elefantes—, las que tienen mayor probabilidad de sobrevivir, o las de mayor valor para nosotros?
Una iniciativa, la Plataforma Intergubernamental de Biodiversidad y Servicios a Ecosistemas, formada en el 2012 por los gobiernos de 21 países, busca proteger y restaurar las especies en arcas silvestres y proteger a especies como la abeja que realizan valiosas funciones de servicio al ecosistema en los sitios donde vive la gente. Unas tres cuartas partes de la producción alimenticia del mundo depende principalmente de las abejas.
Mientras que el enfoque tradicional a la protección de especies es comprar tierras, la preservación del hábitat correcto puede ser un blanco móvil, ya que se desconoce cómo responderán las especies a un clima cambiante, Un esfuerzo de colaboración abierta llamado las Instalaciones de Información sobre Biodiversidad Global identifica y organiza datos de biodiversidad —como fotos de especies tomadas con un teléfono inteligente- para mostrar su distribución y entonces coloca en línea la información.
Eso es particularmente de ayuda para los investigadores en los países en desarrollo con presupuestos limitados. Otro proyecto, Lifemapper, del Instituto de Biodiversidad en la Universidad de Kansas, utiliza los datos para comprender a dónde podría reubicarse una especie al cambiar su mundo.
“Sabemos que las especies no persisten mucho tiempo en áreas fragmentadas, por lo que intentamos reconectar estos fragmentos", dijo Stuart L. Pimm, que encabeza SavingSpecies, una organización sin fines de lucro.
Uno de los proyectos de su grupo en los Andes colombianos identificó un bosque que contiene un mamífero carnívoro que algunos han descrito como una mezcla de gato doméstico y un osito de peluche, llamado olinguito, nuevo para la ciencia. Utilizando datos recabados por colaboración abierta “trabajamos con grupos locales de conservación y les ayudamos a comprar tierra, reforestar la tierra y reconectar los fragmentos”, explicó Pimm.
Los investigadores también se han concentrado en “refugios”, regiones alrededor del mundo que han permanecido estables durante anteriores cambios en el clima de la Tierra, y que podrían ofrecer las mayores probabilidades para la supervivencia de la vida en esta ocasión.
Un refugio de 100 hectáreas en el Río Little Cahaba, en Alabama, ha sido llamado un mundo perdido botánico debido a su inmensa variedad de plantas, incluyendo ocho especies que no existen en ninguna otra parte del mundo. Reed F. Noss, profesor en la Universidad de Central Florida, dice que esta clase de lugares debe ser identificada y protegida.
Daniel Janzen, ecologista de conservación en la Universidad de Pennsylvania que trabaja para proteger grandes extensiones en Costa Rica, dijo que un enfoque con base en el lugar debe ser diseñado a la medida del País. Una reserva tiene que ser grande, tiene que resistir al clima cambiante y por lo tanto necesita el apoyo de las personas que viven con el sitio silvestre y querrán protegerlo.
La Bóveda de Semillas Globales Svalbard, ubicada debajo del permafrost en una isla en el Qcéano Artico frente a la costa de Noruega, preserva semillas de cultivos alimenticios.
Zoológicos congelados resguardan el material genético de animales extintos y en peligro de extinción.
Connie Barlow, bióloga y conservacionista, trabaja en la parte oeste de Estados Unidos. “Acabo de ser partícipe de la migración del cedro de incienso en Nuevo México al sembrar plántulas en Colorado”, dijo. “Tenemos que hacerlo. El cambio climático está ‘ ocurriendo con mucha rapidez y los árboles son los menos capaces de moverse”.

 

Peligran tradiciones mongolas por el clima

Por Rachel Nuwer
The  New York Times, Reforma. 18 octubre 2012,

ULAN BATOR, Mongolia — Genghis Khan siempre insistió en que el dios Tengri  —el Eterno Cielo Azul— merecía el crédito por haber unido, el vasto imperio mongol en el siglo 13.
Ahora la ciencia del siglo 21 podría darle la razón. No hace mucho tiempo, investigadores que estudian los anillos de árboles antiguos encontraron evidencia de que el Gran Khan ascendió al poder durante un periodo de 15 años excepcionalmente benevolente. Años consecutivos de lluvias abundantes y temperaturas favorables sustentaron al ganado necesario para alimentar a un ejército.
En estos días, las mareas climáticas de Mongolia han estado cambiando. Una sequía y una ola de calor de 10 años, del 2000 al 2010, fueron las más graves, que el País registró en un milenio. Alrededor de un tercio de los mongoles aún practica el pastoreo semi-nómada de sus antepasados, mudando su casa —tradicionalmente una tienda de campaña en forma de domo llamada ger– en cada estación. Si bien los televisores y paneles solares son comunes, los pastores aún dependen de miles de años de conocimiento colectivo para progresar en el ambiente hostil, donde la temperatura desciende a más de 26 grados centígrados bajo cero en invierno.
Sin embargo, las predecibles fluctuaciones de frío y calor, lluvia y nieve, han comenzado a vacilar. La temperatura promedio anual se ha elevado más de 2 grados centígrados desde 1940; paradójicamente, los meses de invierno se han vuelto más fríos. Los arroyos y lagos han comenzado a secarse, y los incendios arden con frecuencia por la estepa y el bosque.
Los dzuds –periodos invernales extremos que causan la muerte masiva de ganado– también parecen estar al alza. De 1999 al 2002, una sucesión de dzuds invernales seguidos de sequías veraniegas mató al 30 por ciento de todo el ganado, y un dzud en el 2010 reclamó las vidas de 8.8 millones de animales –equivalente al 4.4 por ciento de la producción económica del País.
Ayush Ish, de 69 años, ha vivido en el desierto de Gobi toda su vida. Ella-perdió a su rebaño de cabras y ovejas en 2002, luego volvió a juntarlo poco a poco. Pero cuando llegó el dzud del 2010, todos, menos 20, murieron. “No sé si volverá a suceder”, dijo. “Solo puedo esperar que estemos entrando en un buen periodo ahora”.
El auge de la minería –junto con el sobre pastoreo por parte de pastores que persiguen el mercado del casimir– ha conducido a una gran desertificación. Estos patrones son de mal augurio para la forma de vida de los pastores. Tan solo después de los dzuds de 1999 al 2002, 180 mil personas se mudaron a la capital, Ulan Bator, en busca de una mejor vida.
Los que llegan a la capital suelen establecerse en el distrito de gers, un vecindario improvisado. Aunque los rascacielos del Centro están a la vista, los servicios básicos son un lujo. Las familias queman carbón y basura para obtener calor, lo que hace de Ulan Bator una de las ciudades más contaminadas del mundo.
Khishigee Shuurai, de 36 años, se mudó a la capital hace unos 15 años. En el 2002, sus padres perdieron su rebaño y se le unieron. Antes de morir, su padre anhelaba regresar al campo, pero ella no se arrepiente. Ella y su familia hace poco consiguieron electricidad en su ger. Su hija de 7 años es una estudiante sobresaliente, y su hijo, de 12, quiere ser ingeniero.
“Hay muchas razones para quedarse”, dijo. “Yo no quiero regresar”.


Incide cambio climático

Alcanza el mar nivel récord

Reforma  / Staff
Reforma, México, 14 noviembre 2013

< Advierten expertos en informe de ritmo de crecimiento de océanos.

Durante el presente año, los niveles de los mares alcanzaron un récord sin precedentes, de acuerdo con un informe preliminar divulgado ayer por la Organización Meteorológica Mundial (OMM), que pertenece a Naciones Unidas.
El reporte, el cual será divulgado en su totalidad dentro de cuatro meses, precisa que el nuevo récord fue alcanzado en el mes de marzo.
"El nivel de los mares se elevó a un ritmo promedio de 3.2 milímetros anuales (...) cerca de la tendencia de aproximadamente 3 milímetros por año observado durante la década 2001-2010", advierten los expertos en el informe.
El último promedio de elevamiento del nivel del mar, precisa el reporte, dobla el ritmo registrado durante el siglo 20, el cual fue de 1.6 milímetros por año.
Según el secretario general de la OMM, Michel Jarraud, el nivel de los océanos continuará elevándose debido al deshielo de los casquetes polares y de los glaciares.
Además, Jarraud señaló que más de 90 por ciento del calor proveniente de los gases de efecto de invernadero es absorbido por los océanos lo que provocará que éstos continúen calentándose y dilatándose durante cientos de años.
Las revelaciones del informe hacen temer un futuro más cálido y peligroso para las poblaciones.
Tan solo en Filipinas, que la semana pasada fue golpeada por el tifón "Haiyan", el nivel del mar se elevó a un ritmo promedio de 12 milímetros por año, cerca de cuatro veces más que el ritmo promedio en todo el planeta, precisó Jarraud.
El funcionario también advirtió que el debilitamiento de las tierras, debido a la explotación humana de las capas freáticas en la región, amplificó el impacto de la catástrofe, en la que se teme murieron miles de personas.
Sin embargo, la OMM también advirtió sobre el calentamiento de la Tierra, la cual, según la organización, ya registró este 2013 su séptimo año más caliente desde 1850.
Los primeros nueve meses fueron 0.48 grados centígrados más calurosos que el promedio, lo que significa que 2013 está por ahora empatado con 2003, revela el informe.
''Este año continua, una vez más, subrayando una tendencia a largo plazo (hacia temperaturas más elevadas causadas por el calentamiento global)", dijo Jarraud.
Muchas regiones tuvieron temperaturas superiores al promedio, sobre todo el noreste de América del Sur, Australia, el norte de América del Norte, el norte de África y gran parte de Eurasia.
Sin embargo, a pesar de advertir que el cambio climático incide en el impacto y magnitud de los fenómenos meteorológicos como el tifón “Haiyan”, la OMM afirmó que 2013 ha sido un año promedio para los ciclones tropicales.
El informe registra 86 tormentas tropicales en lo que va del año, apenas tres menos que el promedio anual desde 1981. Las advertencias de los expertos tienen lugar mientras Polonia recibe esta semana a la conferencia de las Naciones Unidas sobre el cambio climático, durante la cual 190 Estados continuarán sus negociaciones.
Éstas deberían desembocar en 2015 en París en un acuerdo global para limitar las emisiones de gases con efecto de invernadero, responsables del calentamiento global.

 


 

Advierten especialistas de efectos del cambio climático

Peligra provisión de alimentos

Filtran reporte de la ONU que alerta sobre daños al campo por olas de calor.

Justin Gillis
 Reforma, México, 3 noviembre 2013

NUEVA YORK.- El cambio climático supone una gran amenaza a la oferta alimenticia del planeta, de acuerdo con el boceto de un estudio realizado por especialistas de la ONU que fue filtrado en internet.
Según el informe, que deberá ser publicado en marzo próximo por el Panel lntergubernamental sobre Cambio Climático (IPCC), la producción agrícola podría reducirse 2 por ciento cada década del presente siglo.
Durante dicho periodo, se espera que la demanda suba 14 por ciento cada década, al tiempo que se estima que la población mundial ascienda a 9 mil 600 millones de personas en 2050, de los 7 mil 200 que hay hoy en día.
Cualquier déficit en la producción de alimentos resultaría en un aumento de sus precios que afectaría, sobre todo, a los más pobres, señala el informe que anticipa que las olas de calor serian el principal factor para que los costos de los productos agrícolas suban.
"En el siglo 21, las consecuencias del cambio climático obstruirán el crecimiento económico y la reducción de la pobreza, erosionarán aún más la seguridad alimentaria y crearán nuevas trampas de pobreza, en particular en las zonas urbanas, así como nuevos focos conflictivos de hambre.
"(Los posibles daños a la producción del campo) son todavía mayores en las zonas tropicales, debido a que el impacto que se calcula será mayor a las capacidades de adaptación y cuenta con tasas de pobreza más grandes en comparación con otras regiones", indica el informe.
Jonathan Lynn, quien forma parte de los autores del reporte, no puso en duda la autenticidad del documento y reconoció que se trata de una investigación en progreso susceptible a cambios.
Las advertencias sobre los daños a la cadena de producción alimenticia son las más duras desde que la ONU realiza este tipo de reportes.
En un informe emitido en 2007, la ONU ya advertía del daño a la producción agrícola, particularmente en las zonas tropicales, pero consideraba que dicho déficit podría ser cubierto con los cultivos cosechados en países más cercanos a los polos.
Además, los especialistas también ponen en duda aseveraciones pasadas en las que se afirmaba que la producción agrícola podría aumentar en los próximos años debido a la concentración de dióxido de carbono (CO2), que también es considerado un fertilizante y causante del cambio climático.
Si el informe acierta en cuanto a los efectos del cambio climático en las cosechas, la demanda de alimentos tendrá que ser satisfecha, si es que es posible hacerla, al destinar más porciones de tierra al campo.
Sin embargo, esto aumentaría considerablemente la tala de árboles, lo que aceleraría el cambio climático al emitir grandes cantidades de CO2 generadas por la destrucción de dicha flora.
A pesar de que los especialistas reconocen que diversos Gobiernos han puesto en marcha iniciativas destinadas a combatir el cambio climático, el informe precisa que son insuficientes si se comparan con los riesgos que se enfrentan.
Incluso, se urge a la comunidad internacional a implementar nuevas medidas de gran calado y más costosas que se adapten a las condiciones ambientales del futuro.
Además, también se admite que aún se está a tiempo para reducir las emisiones de CO2 para evitar un gran daño al medio ambiente.
Sin embargo, apunta que, si se toman las medidas adecuadas, los beneficios no serán visibles hasta finales del siglo 21 e inicios del siglo 22.
Con información de AP

 


 

Elevan el tono de alerta ambiental

Reuters
26 septiembre, 2013.

OSLO.- Un informe de la ONU sobre el impacto del cambio climático añadió un nuevo color, el morado, a su escala de medición. El borrador del Resumen para Autoridades Políticas del Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático (IPCC), que será publicado en marzo, actualiza datos científicos de 2007. Según el texto, algunos sistemas como arrecifes de coral, especies en peligro de extinción, comunidades indígenas del Ártico y glaciares tropicales son menos capaces de adaptarse al calentamiento global de lo que se creía. El diagrama resume los riesgos con barras que cambian de color a medida que las temperaturas suben. Las barras son blancas o amarillas en la base, indicando un riesgo menor, y van subiendo a rojo, indicando un peligro mayor. El color morado, introducido aquí por primera vez, refleja la valoración de que sistemas humanos y naturales únicos tienden a poseer una capacidad de adaptación muy limitada. El nuevo color sustituye al rojo al superar unos 2 grados Celsius de aumento en la temperatura de los niveles actuales. Hallazgos científicos recientes muestran que los arrecifes de coral, por ejemplo, pueden morir por el calentamiento y la acidificación de los océanos. Ambos efectos están vinculados con el aumento del dióxido de carbono en el aire. A! rededor de 200 gobiernos esperan alcanzar un acuerdo en el tema para finales de 2015.

La naturaleza no tiene la culpa

Iván Restrepo
La Jornada, 22 de septiembre, 2013.

La naturaleza no tiene la culpa El 27 de mayo pasado, en solemne ceremonia, el presidente Enrique Peña Nieto instaló el Consejo Nacional de Protección Civil. Acompañado de su gabinete y la mayoría de los gobernadores del país, el mandatario aseguró que estábamos a tiempo de construir las bases de un México menos vulnerable y más seguro en el futuro, pues es un deber irrenunciable del Estado mexicano crear condiciones de seguridad y protección para sus habitantes. Instruyó a la Secretaría de Gobernación, área encargada de coordinar los esfuerzos para la protección civil, a poner en marcha seis medidas fundamentales:

1. Crear y operar el Sistema Nacional de Alertas, que permita contar con información en tiempo real, para aumentar la seguridad de los mexicanos en situaciones de inminente peligro. 2. Iniciar la operación de la estrategia México Seguro ante Desastres, con el fin de contar con infraestructura y mayor capacidad de resistencia ante fenómenos naturales. 3. Iniciar una campaña de difusión de la cultura de la prevención y la protección civil, con especial énfasis en los habitantes de las zonas más vulnerables. 4. Actualizar el Atlas Nacional de Riesgos, para convertirlo en un instrumento más útil en la planeación del desarrollo y el ordenamiento territorial. 5. Establecer un Programa Nacional de Respuesta a Siniestros, Emergencias y Desastres, que permita la acción oportuna y coordinada del gobierno. 6. Crear cinco regiones con representación nacional de protección civil, a fin de fortalecer la coordinación interinstitucional entre los diversos sistemas existentes.

Estas medidas, se aseguró en dicha reunión, consolidarán a la Protección Civil como una fuerza preventiva y con mayor capacidad de respuesta. Algo urgente, pues, como vemos ahora, hay regiones donde las lluvias dejan periódicamente su huella de muerte y destrucción. Son especialmente las que tienen altos índices de pobreza. Por eso se insiste en que para reducir los riesgos es necesario acabar con la marginación social y económica, invertir en obras de mitigación, atacar las causas de la vulnerabilidad, que en muchos casos implica el fortalecimiento de la infraestructura o la reubicación de la población que habita en zonas de riesgo. Además, porque por cada peso que se invierte en acciones preventivas, se ahorran siete en obras y tareas de reconstrucción. Pero en México la inversión en prevención de desastres es 30 veces menor de lo que se gasta en atender las emergencias y la reconstrucción. Y cuando aumenta el número e intensidad de los desastres. Si en el primer año del milenio las repercusiones económicas de éstos últimos ascendieron a más de 2 mil millones de pesos, ocho años después fueron de 14 mil millones.

Se sigue culpando a la naturaleza de los desastres cuando en muy buena parte se debe a errores humanos, a falta de planeación y medidas adecuadas para proteger a la gente, la obra pública y las actividades económicas. Como en Monterrey, donde periódicamente se desborda el río Santa Catarina. O en Chalco y otras zonas del estado de México. Y en las áreas serranas y bajas de Chiapas, Oaxaca, Veracruz, Hidalgo y Guerrero. Con el agravante de que el cambio climático es un nuevo reto para la prevención pues modificó la geografía de los riesgos. Además, hay corrupción y favoritismo político al distribuir los recursos, como se comprobó durante el sexenio del becario de Harvard. El programa para los asuntos de la protección civil y los desastres naturales que Peña Nieto puso en marcha en mayo lo hizo pedazos la realidad y la incompetencia oficial. Los dos huracanes, que dejan más de 100 muertos, más de un millón de damnificados y pérdidas crecientes en la economía y la infraestructura pública, muestran que se siguen ignorando las causas verdaderas de este y otros desastres anteriores: deforestación, azolve de cuencas hidrográficas, nula planeación urbana y rural, pobreza, obra pública mal hecha, corrupción, descoordinación institucional, entre otras. De eso no tiene culpa la naturaleza. Urgente, ayudar a los que ahora lamentan la pérdida de seres queridos, su patrimonio, sus cosechas y fuentes de trabajo. Y se pronostican más de 20 huracanes…


 

De sequías a tormentas

Julia Carabias
Reforma, 28 de septiembre, 2013.

Durante meses vivimos en el país una de las sequías más fuertes que se han registrado en los últimos años, ocasionando la pérdida de vidas humanas y dejando severos daños económicos y presas en niveles críticamente bajos. En pocas semanas, la sequía se interrumpió y quedamos atrapados en intensas tormentas que han cobrado nuevas vidas y provocado pérdida de bienes materiales y económicos. El recuento de daños es abrumador y el drama que viven centenas de miles de personas, acongojante. Como siempre, los más afectados, los más pobres.

Los eventos meteorológicos extremos ocurren en nuestro territorio por estar situado en la franja intertropical del planeta, con enormes cadenas montañosas y entre los dos océanos más grandes del mundo. Más de 40% de territorio nacional es árido o semiárido, en donde la escasez del agua es una característica intrínseca natural, por ello existen los desiertos; un 27% se encuentra en el trópico húmedo y subhúmedo, con altas precipitaciones en el verano, y allí se establecen las selvas. Además, la accidentada topografía produce que la mayor parte del país tenga pendientes mayores de 15 grados.

Éstas son las características naturales de México y a ello se debe la rica diversidad natural y cultural. El gran reto que enfrentamos, ante esta condición, es lograr disminuir los impactos socioeconómicos de los fenómenos hidrometeorológicos extremos que seguirán ocurriendo de manera recurrente. ¿Cuántos de estos fenómenos pueden adjudicarse al cambio climático? No hay una respuesta contundente. De lo que sí hay evidencia es que estos episodios se están volviendo más frecuentes e intensos a causa del fenómeno antropogénico del cambio climático, lo cual nos obliga a prepararnos. Cada vez más se escucha: el año más seco, el mes más lluvioso, el huracán más intenso.

La magnitud de los efectos de estos fenómenos naturales depende de lo que encuentren en donde ocurren. Si ya no están los ecosistemas naturales, sino los productos de la construcción humana, entonces el evento se convierte en desastre. Se han ocupado espacios naturales de alto riesgo con infraestructura y sistemas productivos. El desorden de la urbanización y de la ubicación de los asentamientos rurales ha ocasionado esta situación de crisis.

Se deforestaron las montañas y en sus faldas, así como en las orillas de los ríos y arroyos, se asientan los poblados; las frecuentes lluvias torrenciales no tienen forma de filtrarse en el suelo por la falta de vegetación y, por consecuencia, se producen avalanchas que entierran los poblados; el agua corre por ríos y arroyos, cuyos cauces están azolvados por la erosión y sus márgenes invadidos con infraestructura, arrasando con lo que encuentra a su paso; los humedales son desecados y en ellos se construyen viviendas, fraccionamientos, comercios, pavimento. El agua necesita salir al mar, y si los espacios naturales han desaparecido o están bloqueados, lo hará por donde encuentre camino. Ésta es la trágica situación que han estado viviendo en los últimos 15 días las poblaciones de Quechultenango, Tixtla, La Pintada, Chilpancingo, la periferia de Acapulco, por sólo mencionar algunos ejemplos en Guerrero.

Ahora, los anuncios son de reconstrucción. Pero no se debe reconstruir lo que inicialmente está mal construido y ubicado en áreas de riesgo. Es indispensable considerar la información generada mediante el ordenamiento ecológico del territorio y el Atlas Nacional de Riesgos, entre otros instrumentos. Sin embargo, no se hace uso de esta información: la planeación territorial y urbana es prácticamente inexistente; los asentamientos irregulares se toleran y muchas veces incluso se fomentan; numerosas autorizaciones de construcción están en contra de la normatividad vigente y no se fincan responsabilidades. Estos eventos obligan, una vez pasada la emergencia -ante la cual no hay que escatimar para ayudar a quienes quedaron en la desgracia-, a implementar con urgencia las medidas de adaptación al cambio climático que desde hace muchos años están planteadas en la “Estrategia Nacional de Cambio Climático”; medidas que, aunque impopulares y difíciles de implementar, son imprescindibles para evitar las tragedias, como es el caso del ordenamiento de los asentamientos humanos y de la reubicación de los más expuestos al riesgo. Asimismo, es urgente revisar a fondo la legislación sobre la zona federal, que, además de obsoleta, no se cumple.

Por otro lado, debemos reconocer que las tormentas también traen beneficios. El agua que se precipita en el territorio nacional es indispensable para recuperar parte de los niveles perdidos de los cuerpos de agua y de las presas. Cuando vengan nuevamente las secas, sus efectos serán menos severos. Estas tormentas tropicales permitirán que haya agua para la población, para la producción y para los ecosistemas. Así es la naturaleza, salvaje e indomable; tenemos que aprender a adaptarnos, a vivir con ella y a aceptar que no debemos desafiarla.


 

Luchan por salvar naranja

Por AMY HARMON, CLEWISTON

 The New York Times, 10 agosto 2013


LA LLAMDA QUE Ricke Krress, y todos los demás productores de cítricos de Florida, tanto temía llegó mientras iva manejando.
"Está aquí", fue todo lo que necesitó decir el administrador de su naranjal para obligarlo a detenerse a un lado del camino.
La enfermedad que agria naranjas y las deja con la mitad verde, y que ya devastaba los cultivos de cítricos en todo el mundo, había llegado a los afamados naranjales de Florida. Kress, presidente de Southern Gardens Citrus, que tiene bajo su cargo 2 millones y medio de naranjos y una fábrica que exprime jugo de naranja para Tropicana y Florida's Natural, se quedó en silencio durante varios minutos.
"Muy bien", dijo finalmente aquel día de otoño del 2005, 'hagamos un plan".
En los años siguientes, él y los otros 8 mil productores de Florida que proveen casi todo el jugo de naranja de Estados Unidos hicieron todo lo que estaba en sus manos para combatir la enfermedad que llaman "enverdecimiento de los cítricos". Talaron cientos de miles de árboles infectados y rociaron una creciente variedad de pesticidas sobre los insectos voladores que portan la enfermedad. Sin embargo, el contagio no pudo ser contenido.
Enviaron a cuadrillas de búsqueda por todo el mundo para encontrar un árbol naturalmente inmune que pudiera servir como nuevo progenitor para un cultivo que ha prosperado en Florida desde que, se dice, lo llevó Ponce de León. Mas dicho árbol no existía.
"En todos los cítricos cultivados, no hay evidencia de inmunidad", dijo el patólogo de plantas del Consejo de Investigación Nacional que encabeza un grupo de trabajo sobre la enfermedad.
En todos los cítricos, pero quizás no en toda la naturaleza. Su única posibilidad, en opinión de Kress, era una que su industria y otras había rehuido durante mucho tiempo por temor al rechazo de los consumidores. Tendrían que alterar el ADN de la naranja, con un gen de otra especie.
Varias organizaciones científicas importantes han concluido que trasladar ADN entre especies no conlleva riesgos intrínsecos para la salud humana o el medio ambiente y que dichas alteraciones pueden ponerse a prueba de forma confiable. Mas la idea de comer plantas y animales cuyo ADN ha sido manipulado en un laboratorio –llamados organismos genéticamente modificados u OGM– aún asusta a mucha gente. A los críticos les preocupa que dichos cultivos conlleven riesgos aún no detectados. Y la hostilidad hacia la tecnología, arraigada desde hace tiempo en Europa, se ha profundizado recientemente entre los estadounidenses.
Kress, hoy de 61 años, no sentía predilección particular por la biotecnología. Sin embargo, Southern Gardens perdió 700 mil árboles en un intento por controlar la enfermedad, más de una cuarta parte de su total. Y una cosecha menguante que podría significar la paralización de su planta procesadora de jugo tendría consecuencias más allá de los resultados financieros de la empresa. Florida es el segundo productor de jugo de naranja en el mundo, después de Brasil. Su industria cítrica, con valor de 9 mil millones de dólares, genera 76 mil empleos para el estado. Southern Gardens era una de las pocas compañías en la industria que tenía los recursos para financiar el desarrollo de un "árboltransgénico", algo que podría tardar una década y costar hasta 20 millones de dólares.
"La gente va a beber jugo de naranja transgénico o va a beber jugo de manzana", le dijo un científico de la Universidad de Florida a Kress.
"El consumidor nos apoyará si esa es la única forma", dijo Kress.
En los últimos años, Kress ha tenido bajo consideración a donadores de ADN de todo el árbol de la vida, entre ellos dos verduras, un virus y un cerdo.
Si tuviera más tiempo, Kress esperaría a que la naranja desarrollara resistencia de forma natural contra la bacteria conocida como C. liberibacter asiaticus. Pero eso podría tardar décadas. La naranja en Florida podría desaparecer primero.
La C. liberibacter, una bacteria que mata a los árboles de cítricos al obstruir sus nutrientes, fue detectada por primera vez hace más de un siglo en China. El psílido asiático de los cítricos es el insecto que extrae la bacteria de un árbol y se la inyecta a otro cuando se alimenta de la savia de sus hojas.
Para combatir a la C. liberibacter, Dean Gabriel, en la Universidad de Florida, eligió el gen de un virus que destruye bacterias al tiempo que se replica.
William O.Dawson, también en la Universidad de Florida, logró alterar árboles adultos al adherir un gen a un virus que podría ser insertado en la corteza. Sin embargo, de la docena de genes para combatir la bacteria que probó en los árboles de su invernadero, el que parecía eficaz provenía de un cerdo.
"No hay ningún problema de seguridad desde nuestro punto de vista –pero hay cierto factor de ñáñara", le comentó un funcionario de la Agencia de Protección Ambiental de EU a Kress.
Erik Mirkov, de la Universidad Texas A&M, mientras tanto, había dotado a árboles con un gen de la espinaca que produce una proteína que ataca las bacterias invasoras. Y, a final de cuentas, parecía que sólo los árboles de Mirkov podrán estar listos a tiempo para evitar un deterioro pronunciado en la cosecha.
En un invernadero lleno de la infección, donde todos los árboles no transgénicos mostraban síntomas de la enfermedad, los árboles con el gen de la espinaca habían sobrevivido ilesos durante más de un año. Al poco tiempo, Kress había plantado 300 de ellos en un campo de prueba. El siguiente paso eran las pruebas de seguridad.
Mirkov le aseguró que los requisitos de la agencia para pruebas de animales, para evaluar la seguridad de la proteína producida por su gen, sería mínima.
"Es espinaca", insistió. "Ha sido consumida durante siglos".
Otras preocupaciones pesaban sobre Kress: a los productores en Florida no les gustaba hablar al respecto, pero el triplicado en la aplicación de pesticidas para eliminar al psílido portador de la bacteria, aunque dentro de los límites legales, se estaba volviendo costoso y preocupante.
Por otra parte, un movimiento cada vez más vehemente para exigir que cualquier alimento con ingredientes genéticamente modificados porte una etiqueta de "OGM" inquietaba a Kress. No buscaba ocultarle nada a los consumidores, pero quería que comprendieran cómo y por qué sus naranjas fueron genéticamente modificadas. Lo que le molestaba era que una etiqueta parecía agrupar a todos los alimentos OGM bajo una misma categoría estigmatizada.
"¿Nos creerán?", se preguntó.
"¿Creerán que hacemos esto para eliminar químicos y que nos aseguramos de que no presenta peligro?"
Una mañana reciente, Kress manejó a un campo cercado. En algunas hileras había árboles sin el nuevo gen, enfermos con la bacteria. En otras, había 300 árboles jóvenes con los genes de la espinaca, todos sanos. En medio, había 15 árboles maduros de naranja Hamlin y Valencia, de dos metros de alto, a los que se les habían injertado brotes de los árboles con el gen de espinaca de Mirkov.
En la oficina de Kress hay una lista de grupos a los cuales contactar cuando la primera fruta OGM en Florida esté lista para ser cosechada: organizaciones ambientales, grupos de defensa del consumidor y otros. No sabe qué les dirá exactamente cuando los contacte. Ni sabe si alguien beberá el jugo de sus naranjas genéticamente modificadas.
Sin embargo, ha decidido continuar el proceso.
A fines de este verano, sembrará varios centenares más de árboles jóvenes con el gen de la espinaca, en un nuevo invernadero. En dos años, si gana la aprobación de las autoridades reguladoras, estarán listos para ser plantados. Los árboles podrían ser los primeros en producir jugo para venderse en aproximadamente cinco años.


 

Los costos estimados del cambio climático no reflejan la dimensión real de sus repercusiones

Boletín UNAM-DGCS-648
Ciudad Universitaria.
06:00 hrs. 23 de octubre de 2012

Francisco Estrada Porrúa

Podrían estar subestimados en más del 80 por ciento y no consignar la seriedad del problema, señaló Francisco Estrada Porrúa, de la Vrije Universiteit, de Amsterdam
 • De visita en la UNAM, señaló que la economía carece de herramientas adecuadas para hacer este tipo de cálculos

    Los métodos y modelos económicos actuales no fueron diseñados para la medición de los impactos del cambio climático en el planeta. Los costos estimados de los eventos extremos, si bien significativos, podrían no reflejar la seriedad del problema, aseguró Francisco Estrada Porrúa, de la Vrije Universiteit, de Amsterdam, Holanda.
    Las herramientas básicas de esta disciplina no responden a las características del problema. Los cálculos disponibles no son sensibles a los efectos del calentamiento global, y tampoco consideran el valor de la biodiversidad. Sólo ponen un precio arbitrario o dejan fuera a las especies y no manejan la incertidumbre, puntualizó.
    Si los modelos actuales contemplaran lo que una población tarda en recuperarse de los estragos causados por los desastres naturales más allá de un ciclo económico, porque esto sólo se registra a largo plazo, los costos podrían estar subestimados en más del 80 por ciento. “En el futuro, esto sería suficiente para modificar las políticas adoptadas para contrarrestarlo”.
    Los desastres implican, tanto los efectos de la naturaleza, como la vulnerabilidad y exposición de la población. Los costos de las pérdidas por factores sociales se duplican cada década; los relacionados con el cambio climático, cada 70 años, dijo en la conferencia magistral La economía del cambio climático.
    En el auditorio Nabor Carrillo de la Coordinación de la Investigación Científica (CIC) de la UNAM, explicó que el problema para conocer la dimensión económica de las repercusiones de los eventos extremos (como sequías, huracanes y lluvias torrenciales) radica en extraer el valor del impacto del calentamiento al estimar los daños.
    Estrada Porrúa señaló que en economía, no se dispone de las herramientas para identificarlo, pues sólo contemplan, por ejemplo, el crecimiento del producto interno bruto (PIB) en el corto plazo, no así el cálculo de los daños provocados por este fenómeno a lo largo del tiempo, precisó.


    Ciencia contra economía
    Estrada Porrúa expuso que no existe un consenso entre científicos y economistas acerca de sus implicaciones. Según el Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático (IPCC, por sus siglas en inglés), el incremento de un grado en la temperatura del planeta equivaldría a pérdidas en latitudes bajas; con dos, desaparecería 25 por ciento de las especies.
    El aumento de tres grados mermaría de la tercera parte de la biodiversidad conocida y el deterioro de bosques boreales y ecosistemas como la tundra; con cuatro, disminuiría el potencial agrícola global; con cinco, un tercio de la población padecería escasez de agua y hambrunas generalizadas, y con seis, se registraría la extinción generalizada de especies.
    A diferencia de los escenarios adversos proyectados por científicos de todo el planeta, los economistas calculan que aún con el aumento de la temperatura mundial de hasta seis grados, el crecimiento del PIB global caería un máximo de cinco por ciento por año, equivalente al decaimiento sufrido en la crisis financiera registrada entre 2007 y 2009, estimada en 5.1 por ciento.
    Lo anterior contrasta con un mundo distinto al que conocemos, contemplado en los modelos de cambio climático. Los físicos y biólogos advierten consecuencias graves; los economistas, no.
    La estimación científica sugiere que las repercusiones económicas acumuladas hasta 2100 equivaldrían a varias veces el PIB global actual. “Nos conviene actuar para evitar más pérdidas”, concluyó.  

—o0o—

 


 

Por el cambio climático, podrían ser más frecuentes los deshielos en Groenlandia

Boletín UNAM-DGCS-484
Ciudad Universitaria.
06:00 hrs. 7 de agosto de 2012

Jorge Zavala Hidalgo, del Centro de Ciencias de la Atmósfera de la UNAM, expuso que el nivel del mar se ha incrementado de dos a tres milímetros por año
 Aunque los deshielos suceden siempre durante el verano, lo que caracterizó al de hace unos días fue su intensidad y duración, porque el periodo en que se observó derretimiento fue más largo; además, afectó un área mayor
Como consecuencia del cambio climático, podría esperarse que eventos como el ocurrido en Groenlandia en días pasados, en que se registró deshielo en 97 por ciento de su superficie, sucedan con mayor frecuencia, y tengan como resultado el aumento del nivel del mar, afirmó Jorge Zavala Hidalgo.
El investigador del Centro de Ciencias de la Atmósfera (CCA) de la UNAM, expuso que ese último proceso se ha incrementado en los últimos años a una tasa de dos a tres milímetros anuales. “El aumento es preocupante, si la tasa se eleva podría alcanzar hasta un metro en los próximos 100 años”.
El universitario aclaró que no es posible establecer que el inusual deshielo en Groenlandia haya sido causado por el calentamiento global, porque eventos similares han ocurrido con anterioridad (el último se dio en 1889), pero sí se puede afirmar que hay más probabilidades de que en condiciones de cambio climático se presenten con mayor frecuencia.
Las relativamente “altas” temperaturas y el aire “caliente” sobre ese territorio favorecieron el deshielo de la capa superficial. Fueron causados por un sistema de alta presión, al que se sumó una atmósfera despejada que permitió la mayor penetración de radiación solar y su llegada a la superficie.
Aunque estos fenómenos ocurren casi todos los años, lo que caracterizó a éste fue su intensidad y duración, pues el número de días en que se observó derretimiento fue más largo que en otros veranos. Además, afectó un área mayor, abundó el especialista.
“No se derritió 97 por ciento de Groenlandia”, aclaró Zavala Hidalgo, sino que en ese porcentaje de la superficie se detectó algún deshielo.
Estos eventos son detectados porque el planeta es monitoreado, en forma remota, vía satélite. Los instrumentos indican variables como la temperatura superficial; mediante la reflectividad se puede determinar si hay agua o hielo, e incluso, hacer estimaciones del grueso de la capa de este último.
La consecuencia sobre el resto del planeta en el corto plazo es imperceptible, reconoció Jorge Zavala. Pero en un periodo largo se verá reflejado en el aumento del nivel del mar (que se presenta desde hace más de un siglo), con efectos para las poblaciones costeras.
De modo adicional se puede presentar otro fenómeno: el desplazamiento de los glaciares de la parte continental al mar. Al respecto, explicó que el hielo tiene un equilibrio en dos sentidos: por un lado, cae cierta cantidad de nieve en invierno y aumenta su grosor y, por otro, en el verano una parte se derrite y escurre hacia los océanos.
Pero no menos importante es que los glaciares tienden a moverse de la zona continental hacia la marítima, “resbalan lentamente y su velocidad de desplazamiento depende de su distancia a la costa, de la pendiente, del tipo de suelo y de las condiciones climáticas”.
En este caso, a pesar de que la cantidad que se funde es relativamente pequeña, se escurre al fondo por las grietas. El agua, al ser más densa que el hielo, ocupa las partes más bajas en el subsuelo, por lo que en algunas regiones podría ocurrir que se incremente la velocidad con que se mueven los glaciares.
De modo eventual, esos hielos llegan al mar, donde quedan a la deriva y ahí se funden. Esos son los que pueden provocar el aumento de su nivel, explicó.
En condiciones normales, precisó Zavala Hidalgo, se establece una especie de equilibrio entre los deshielos menos intensos y la acumulación de nieve en el invierno. No obstante, lo que ocurrió entre el 8 y el 12 de julio pasado podría provocar que el aporte de hielo nuevo sea más lento que la pérdida, por fusión o desplazamiento de los glaciares a las costas.
También, recordó que el Polo Norte no está formado de tierra, sino de hielo que flota en el mar; “si se derrite, la cantidad de masa no cambia, como en un vaso de agua con hielos”.
En contraste, el nivel del mar sí se modifica si el agua aumenta su temperatura y ocupa un mayor volumen al cambiar su densidad, o si la capa helada de los continentes se deshiela y pasa de la parte continental a la oceánica, como lo que sucede en Groenlandia.
Ése también es un hecho. En la última glaciación el mar estuvo decenas de metros por debajo del nivel actual, porque mucha del agua estaba en forma de hielo sobre los continentes, finalizó.


-o0o-

 


 

 

Impulsan flota con algas y causan enojo

Por DIANE CARDWELL
The New York Times, México, 8 septiembre 2012

Cuando la Armada de Estados Unidos puso a una flota del Pacífico a realizar maniobras utilizan-, do un coctel de biocombustibles de 12 millones de dólares este verano, demostró que los buques de guerra podrían operar con diesel de algas o de grasa de pollo.
"Funciona en los motores que tenemos, funciona en los aviones que tenemos, funciona en los barcos que tenemos", dijo Ray Mabus, secretario de la Armada. "Es perfecto".
Los combustibles experimentales también son costosos, aproximadamente 7 dólares por un litro del combustible usado en la demostración, en comparación con alrededor de un 1 dólar por litro de los combustibles militares convencionales.
Y eso los ha convertido en un punto álgido en una batalla política mayor sobre el financiamiento del Gobierno de nuevas tecnologías energéticas.
"Usted no es el Secretario de Energía", dijo en febrero el Re-presentante Randy Forbes, republicano de Virginia, al regañar a Mabus. "Es el Secretario de la Armada".
La demostración de la Armada, conocida como la Gran Flota Verde, fue parte de un programa multidependencia de tres años y 510 millones de dólares para ayudar a las fuerzas armadas a desarrollar alternativas al combustible convencional. Esto es una diminuta fracción del presupuesto anual del Pentágono de 650 mil millones de dólares.
Sin embargo, en vista de que el Departamento de Defensa enfrenta recortes presupuestales de 259 mil millones de dólares durante los próximos cinco años, algunos legisladores argumentan que las fuerzas armadas no deberían gastar millones de dólares en desarrollar nuevos mercados de combustibles ahora que compra menos equipo y considera recortes salariales.
Esta etapa de la exploración de combustibles alternos por parte del Ejército se originó a partir de una iniciativa convocada en el 2006 para explorar formas de reducir la dependencia del petróleo. El razonamiento era que si las fuerzas armadas tenían menos necesidad de transportar y proteger el combustible proveniente del Medio
Oriente, las fuerzas en combate podrían ser más flexibles y eficaces, y menos vidas se pondrían en riesgo.
Los primeros esfuerzos incluyeron el desarrollo de combustibles líquidos a partir de carbón y gas natural. Sin embargo, los resultados no cumplían con los requerimientos ambientales y de costos, dijeron los funcionarios. El Pentágono se enfocó en biocombustibles avanzados, que generalmente son derivados de materia prima principal de planta y animal que no compite con usos como alimento.
Sin embargo, los inversionistas han visto con recelo las enormes cantidades de dinero que puede requerir desarrollar los combustibles. Los funcionarios de la industria dicen que tener un cliente grande y estable como el Ejército podría atraer a otros inversionistas para ayudar a financiar grandes refinerías que bajarían los costos mediante economías de escala. Los funcionarios militares dicen que sus compras de pequeñas cantidades para pruebas ya han ayudado a reducir el costo. En el 2009, el Pentágono gastó más de 100 dólares por litro en aceite de algas de la compañía de bioproductos Solazyme.
El programa de biocombustibles ha sido un tema sensible entre los republicanos.
El Representante texano Mike Conaway dijo que los demócratas usan al Ejército para seguir una agenda ambiental. "Sólo queremos exigirle al Departamento de Defensa que haga exactamente lo que hace cualquier estadounidense cuando compra combustible: intentar conseguir el mejor precio posible", dijo.    
Mientras que la Administración Obama parece estar abierta al desarrollo de instalaciones para la producción de biocombustibles comerciales, Mitt Romney, su contrincante republicano, ha señalado que el énfasis del Pentágono en usar energía más limpia no sería una prioridad en su administración.
Jonathan Wolfson, director ejecutivo de Solazyme, dijo: "nuestro sueño era construir una compañía de combustibles renovables". Sin el Ejercito como cliente garantizado, comentó, será más difícil lograrlo.

 


 

Siguen la pista a males en entorno silvestre

Por JIM ROBBINS
The New York Times, México, 9 junio 2012

BOZEMAN, Montana - En lo alto de las Montañas Wallowa, en el noreste de Oregon, Raina K. Plowright y otros investigadores les vendarón los ojos y ataron las patas a una manada de borregos cimarrón en un corral para poder tomar muestras de sangre así como muestras con hisopo de sus narices y gargantas.
"Hay muchos lugares donde los patógenos pueden esconderse en la cavidad nasal", dijo Plowright, científica de fauna silvestre en el Centro para Dinámica de Enfermedades Infecciosas en la Universidad Estatal de Pennsylvania, y quien radica en Bozeman.
Asomarse por los orificios nasales de borregos salvajes es parte de la disciplina en creces de la ecoinmunología, que busca entender los sistemas inmunológicos de los animales salvajes y usar ese conocimiento para tener un mejor entendimiento de los sistemas inmunológicos humanos, junto con las rutas que pueden seguir las enfermedades mortales para pasar de los animales salvajes a los humanos.
En los últimos 30 años, más de 300 enfermedades infecciosas en humanos se originaron en animales, entre ellas el sida, ébola, SARS, Lyme, Hantavirus, virus del Nilo Occidental y nuevas cepas de influenza. (Las enfermedades no viajan en una sola dirección. Se cree que los humanos les transmitieron el metapneumovirus a gorilas de las montañas, en África).
En Australia, su país natal, Plowright participó en investigaciones pioneras sobre enfermedades en el pequeño zorro volador rojo, un murciélago inteligente que consume néctar. Tras el surgimiento de un virus mortal llamado Hendra en humanos y caballos en el noreste de Australia, en 1994, los biólogos descubrieron que provenía de los zorros voladores.
"La investigación en sistemas silvestres nos ayudará a responder la pregunta de, ¿deberíamos interferir, y cómo afecta la interferencia a la ecología y evolución de estos virus? ¿Creará la aplicación de vacunas y antibióticos más problemas de salud?'', dijo Peter J. Hudson" biólogo en la Universidad Estatal de Pennsylvania y uno de los fundadores del centro de enfermedades infecciosas ahí.
Algunos investigadores creen que el incremento en los trastornos autoinmunes podría ser causado por una falta de estimulación de los sistemas inmunológicos humanos por parte de ciertos microbios y mientras que la idea sería difícil de evaluar en estudios con humanos debido a que nuestros sistemas inmunológicos han sido alterados durante décadas con antibiótico s y entornas más antisépticos, Hudson dijo que "los sistemas de vida silvestre pueden darnos esa perspicacia".
La nueva labor en sistemas inmunológicos silvestres pone a las enfermedades bajo una nueva perspectiva: como un problema ambiental. Un impulsor ecológico de la transmisión del virus de los murciélagos es la urbanización en el hábitat natural de los zorros voladores. En lugar de vivir en un bosque silvestre, los murciélagos vuelan a las ciudades y suburbios que los reemplazaron, para alimentarse del néctar en jardines y árboles y luego transmitirles virus a caballos y humanos.
Un hilo común, dicen los ecólogos de enfermedades, es que deforestar o alterar un bosque puede ser el equivalente a abrir una caja de Pandora. Mantener intacta la naturaleza, o urbanizarla en formas sostenibles, protege contra las enfermedades.
"Si conservas un ecosistema tienes bastantes posibilidades de conservar también la salud humana"; dijo Simon Anthony, virólogo molecular en EcoHealth, quien estudia la ecología del virus Nipah y otros virus.
Las enfermedades podrían incluso ser propagadas por cosas que son, por lo demás, buenas para el medio ambiente. La noción de conectar hábitats fragmentados para que la fauna silvestre tenga acceso a un hábitat crucial ha ganado terreno. Sin embargo, los ecólogos de enfermedades dicen que también podría propagar enfermedades.
Los borregos cimarrón, por ejemplo, son trasladados por el oeste de Estados Unidos por agencias de vida silvestre para crear poblaciones –pero sin pensar mucho en la neumonía, advirtió Plowright.    .
"Cuando alteramos abruptamente el medio ambiente", dijo Plowright, "cambiamos radicalmente el equilibrio entre enfermedades y el sistema inmunológico, lo que puede afectar la red entera de vida, que incluye a los humanos. Apenas estamos comenzando a comprender esto".

 


 

Crece en México migración por clima

Adriana Alatorre
Reforma, México, 13 junio 2012

> Llaman a revisar esquema de atención a población afectada por desastres
Al menos en siete entidades del país se han registrado en los últimos cinco años flujos de migración interna provocada por fenómenos climatológicos, señaló ayer Simone Lucatello, investigador del Instituto Mora.
Durante la presentación del libro Las Dimensiones Sociales del Cambio Climático: Un Panorama desde. México, publicado por la Comisión Económica para América Latina (CEPAL), indicó que diversos estudios dan cuenta de que las inundaciones en el sur y la sequía en el norte han sido los principales factores para el cambio de residencia.
"Población de Veracruz, Tabasco y Chiapas cada vez migra más por cuestiones climáticas. También en el norte se está viendo por efectos de la sequía que en Chihuahua, Durango, Sonora y Zacatecas se está desarrollando una migración hacia ciudades debido a la caída de los sistemas productivos", apuntó.
El esquema actual de atención a los afectados por fenómenos climatológicos extremos, advirtió, sólo da respuesta a necesidades inmediatas.
"Rescatar ecosistemas, cuencas de ríos, ahí es donde es más complicado. El Estado, en el tema de desastres, posee una capacidad en lo inmediato (...) El diseño institucional ha sido creado para responder a los primeros siete meses, salvo que se apliquen nuevas asignaciones presupuestales", señaló.
Adicionalmente, alertó, existen regiones del país afectadas por la violencia en las que los recursos naturales son también objeto de control por parte del crimen organizado.
"En Sinaloa, varios pozos de agua son controlados por el narcotráfico, lo que impide el acceso al agua, la que están utilizando para cultivos ilegales", detalló.
COSTOS
Aunque la pérdida de vidas humanas por fenómenos climatológicos extremos se ha reducido en América Latina a lo largo de las últimas cuatro décadas, el número de personas afectadas y el costo productivo mantienen una tendencia al alza, advirtió, Ricardo Zapata, jefe de la Unidad de Evaluación de Desastres de la CEPAL.
La región, remarcó, no sólo requiere proteger su infraestructura productiva y social, sino también asegurar la preservación de los flujos de ingresos en los escenarios post desastre.
Como lo han demostrado las numerosas evaluaciones realizadas durante estas cuatro décadas, indicó, el acervo y el patrimonio son sólo una fracción del impacto total, dado que la destrucción del mismo tendrá efectos duraderos en cuanto a reducción de la producción, ingreso y bienestar.
El libro presentado ayer es una compilación de ensayos de varios especialistas, revela la magnitud de los impactos destructivos asociados al cambio climático antropogénico.
Muchos de ellos están en curso, subraya; por ejemplo, la disminución de la producción agrícola, la escasez de agua y el aumento del impacto de los ciclones tropicales, entre otros.
"El actual modelo de crecimiento económico, fincado en contradictorios procesos de especulación y de sobreexplotación de recursos naturales Cm) está generando escenarios sumamente vulnerables", indica.

 


 

Advierten en la COP17 sobre sequía en México

Adriana Alatorre
México, Reforma, 4 de diciembre 2011.

DURBAN, Sudáfrica.- Organizaciones civiles y campesinas demandarán hoy en el marco de la 17 Conferencia de las Partes de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático (COP17), que el problema de la sequía que arrasó este año con miles de hectáreas en México, sirva como ejemplo de la vulnerabilidad de los países menos desarrollados.
José Luis García Barahora, representante de Oxfam en Sudáfrica, quien participará hoy en una mesa de discusión sobre agricultura, demandará, a nombre de organizaciones ambientalistas mexicanas, que el Gobierno utilice su participación en la cumbre para obtener recursos y paliar las afectaciones causadas por la sequía este año.
Al término de la primera semana de las negociaciones anuales, que congregan a representantes de casi 200 países, el activista recomendó exigir a los gobiernos acciones emergentes para mitigar los efectos de la sequía. Entre éstas, planteó favorecer las zonas de riego por bombeo como alternativa fundamental para la producción de alimentos básicos y estratégicos.
"Las crisis políticas, la injusticia social y los efectos climáticos a los que han estado sometidos estos pueblos, el día de hoy han trascendido con una de las peores crisis en la historia de la humanidad, que está cobrando miles de vidas", apuntó García Barahora.
Durante una manifestación que duró alrededor de cuatro horas, compuesta por organizaciones como Oxfam, Greenpeace y el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF), expuso que como nunca antes en la historia contemporánea de un país, México ha sido sacudido por heladas extremas, crisis económicas, violencia generalizada y la sequía, lo que afecta gravemente las condiciones de millones de personas que viven del campo mexicano.
"La disponibilidad de alimentos es mínima al caer la producción de frijol, al no haber producción de maíz criollo para autoconsumo, sobre todo en las poblaciones más vulnerables; al disminuirse severamente las cosechas de granos, frutas, hortalizas y forrajes en las zonas de riego, lo que a su vez repercute en mayores costos para la producción de carne y lácteos reduciendo la disponibilidad alimentaria nacional", dijo el representante de Oxfam.
Denunció que las autoridades federales y estatales no cuentan con un plan, ni con recursos suficientes para enfrentar esta emergencia. Los recursos se están enviando con prioridad a las zonas afectadas por las inundaciones en el litoral del Pacífico y en el sureste, sin considerar que la sequía es un desastre prolongado, de efectos perniciosos continuos, de corto, mediano y largo plazo, señaló.
Tan sólo las heladas atípicas de febrero y septiembre de este año afectaron la disponibilidad de alimentos disminuyendo un 50 por ciento la producción de maíz blanco; las precipitaciones escasas en este año aunado a una disminución del 40 por ciento del promedio anual de lluvia en los últimos 50 años en el altiplano semidesértico, han ocasionado 33 por ciento menos de disponibilidad de agua en las presas del país y sobreexplotación de acuíferos.

Alertan por costos de desastres

Adriana Alatorre
México, Reforma, 4 diciembre 2011

Los desastres ambientales han ocurrido cada vez con más intensidad en el país y sus consecuencias se vuelven más permanentes, comentó Laura Gurza, titular del Sistema Nacional de Protección Civil.
Este año, los desastres más severos comenzaron en marzo, con los incendios en Coahuila que dañaron más de 424 mil hectáreas y requirieron una inversión de 204 millones de pesos. Después, desde julio, se registraron lluvias severas en el Estado de México, Hidalgo, Oaxaca, Puebla, San Luis Potosí, Chiapas y Veracruz.
La temporada de lluvias y ciclones dejó en el País 100 personas muertas este año, reportó Gurza.
“Cincuenta y cuatro personas fallecieron por efectos del aire tropical húmedo; 8 por onda tropical; 22 por la tormenta tropical ‘Arlene’; uno por ‘Beatriz’, 5 por ‘Harvey’, uno por ‘Neil’ y 9 por ‘Jove’, detalló
Para enfrentar las consecuencias de los desastres naturales México ha gastado este año casi 32 mil millones de pesos, según datos del Fondo Nacional de Desastres (Fonden).
Según la Organización de las Naciones Unidas (ONU), en el estudio denominado Revelando el Riesgo, Redefiniendo el Desarrollo 2011, el país registra déficits por desastres meteorológicos de más de un millón de dólares al menos 50 veces al año y de más de mil millones de dólares por lo menos una vez cada seis años.
La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), posicionó a México en 2010 en tercer lugar de países más afectados por eventos meteorológicos extremos, con 5 mil 300 millones de dólares en pérdidas económicas por las inundaciones, tormentas y huracanes registradas ese año.
Dolores Rojas, de Oxfam, advirtió que el mundo rural mexicano vive una lenta agonía, ante la vista de todos y señala que la devastación cubre casi la cuarta parte del territorio nacional, proporción destinada a la agricultura.
Los efectos del cambio climático, indicó, se están manifestando en grandes periodos de sequía y desertificación, inundaciones, aumento de temperatura, contaminación de ríos, lagunas y mares, pérdida de biodiversidad, agotamiento de la calidad de los suelos.
Durante el primer semestre de 2011, las heladas, sequías y lluvias torrenciales dañaron un millón de hectáreas agrícolas, obligaron a declarar a 16 de los 18 municipios de Sinaloa zona de desastre y provocaron el déficit de 3.8 millones de toneladas de granos y oleaginosas y 680 mil toneladas de hortalizas.

Van en aumento fenómenos extremos

Adriana Alatorre
México, Reforma, 4 diciembre 2011

De agosto de 2010 a noviembre de 2011 se han registrado en el País tres fenómenos hidrometeorológicos extremos que han combinado heladas, inundaciones y sequía, advierte un análisis del Instituto Mexicano de Tecnología del Agua (IMTA).
Las lluvias extremas castigaron a los estados de Veracruz, Tabasco y Chiapas en agosto de 2010; heladas severas pegaron en los estados del centro y norte de México en la primera semana de febrero de este año, y, la sequía extrema se ha registrado al norte y centro del País.
Al revisar algunas variables atmosféricas como cambios en la temperatura, velocidad del viento y precipitación, el IMTA determinó la magnitud de los eventos extremos.
Entre 1976 y 2006, en el mes de agosto el valor máximo de lluvia llegó a 414 milímetros de precipitación, pero en agosto de 2010 se disparó a 567.9 milímetros.
"Es claro que la precipitación observada en agosto de 2010 sobrepasó de manera importante los valores observados entre 1976-2006", detectó el Instituto.
Durante la primera semana de febrero de 2011, el paso del frente frío número 26 se extendió sobre el centro y norte de México, lo que trajo consigo cielos nublados y temperaturas bajas extremas en el noroeste, el norte y el centro.
El paso de este sistema causó grandes daños, sobre todo en las cosechas a causa de heladas en el noroeste que afectaron a cultivos de hortalizas, granos, cítricos y caña de azúcar.
Las bajas temperaturas también provocaron pérdidas de vidas humanas y animales debido a hipotermia.
"En la proyección de temperaturas mínimas esperadas para el 4 de febrero de 2011, (se registró una) evidente presencia de la masa de aire frío que cubrió el norte de México con temperaturas por debajo de los 10 grados centígrados bajo cero", indica el reporte.
Por último, la condición de sequía que se mantiene para la mayor parte de México se debe, principalmente, a la presencia de sistemas de alta presión que se han presentado durante los últimos meses", alerta el reporte.

 


 

Estresa al campo el frío y el calor

Diana Saavedra
México, Reforma, 5 diciembre 2011

Ante las constantes crisis de calor y frío que enfrenta el campo mexicano, es necesario pensar en una solución a largo plazo para renovar los nutrientes que la tierra pierde año con año, estimaron investigadores de Sonora.
Karl Fick, director técnico de AGRINOS, y Jaime López, Investigador de Innovación y Procesos de la Universidad Tecnológica de Sonora, explicaron que actualmente existen muchos estudios que revelan que un 30 por ciento de los suelos arables se encuentran en severa degradación.
"Esto quiere decir que esos suelos han perdido la capacidad de alimentar las plantas adecuadamente", explicó Fick. "Nuestros suelos ya no son tan fértiles, y cuando hablamos de fertilidad hablamos de la capacidad para entregar los nutrientes que la planta demanda. Los suelos mexicanos han perdido o están perdiendo esa capacidad".
Por ello, los especialistas han establecido áreas de recuperación de la productividad para obtener la fertilidad de los suelos mejorando la biodiversidad del mismo, es decir, la gama de microorganismos que hacen la transformación de los nutrientes para la planta. "Tenemos identificados los ciclos de los nutrientes que son fundamentales recuperar en el suelo para que se reconecten con la raíz, d primero es el ciclo del nitrógeno y tiene diferentes grupos microbianos que trabajan en el, sobre todo el que recupera el nitrógeno atmosférico", precisó el especialista.
La naturaleza ha provisto de métodos para utilizar ese nitrógeno a través de las lluvias, pero cuando no se tienen lluvias los microorganismos se van perdiendo.
"Para recuperar este proceso, nosotros lo ponemos a través de una microcápsula en un estado formante para que no se eche a perder y tenga larga vida en un, envase a una temperatura ambiente; más tarde llevamos esa botellita a ese ecosistema que queremos recuperar, lo aplicamos ahí, y de ese modo recuperamos el ciclo del nitrógeno", añadió Fick.
El mismo procedimiento es realizado por los investigadores para recuperar otros nutrientes como el fósforo, el potasio, así como otros elementos que sumados permiten la recuperación de la fertilidad de los suelos degradados.
"Recuperamos el sistema digestor que se encarga de darle la señal a la planta de que es lo que necesita, procesarlos del suelo o del medio ambiente para que la planta lo reciba, entonces fortificamos esa parte y a través de ese modelo se empieza a generar biomasa", abundó.
Existen diversos estudios que revelan que México sufrirá una pérdida significativa de lluvia en la parte central al Sur, es decir, las regiones donde normalmente llueve y que, por naturaleza, se dan cultivos de temporal.
"En los próximos 50 años vamos a tener una pérdida de esas fuentes de agua muy severas y en la parte del norte, rumbo a Chihuahua no se registran cambios, pero en la mayor parte del País donde no hay infraestructura de riego porque la gente espera que llueva, la gente de Oaxaca, Chiapas, Michoacán, entonces sí es un tema de mucha preocupación", comentó Fick.
En el País se requiere tener en cuenta este fenómeno para tratar de aminorar el impacto ambiental y por otro lado, modificar las actividades agrícolas para que puedan ser menos dependientes del uso intensivo de recursos como el agua, es importante buscar variedades que sean menos dependientes, nutrientes naturales que también necesitan de menos líquido para disolverse, entre otras estrategias, recomendaron los investigadores.

Impacto en plantas
En la última década se han experimentado climas más extremos en México con fríos que se salen de toda expectativa o lluvias copiosas en un pequeño periodo de tiempo, así como temporadas con calor extremo.
''Esto ha tenido un impacto muy importante en los ciclos biológicos de la vida vegetal, de la vida animal. Todas las actividades que son predominantemente agrícolas o pecuarias en esta región se ven afectadas", señaló KarI Fick, director técnico de AGRINOS.
Debido a estas condiciones es muy probable que con esta tendencia muchas variedades de plantas no subsistan o no puedan dar su mejor rendimiento bajo estas condiciones.

 


 

Crece impacto climático

Pierde playa Ciudad del Carmen

Adriana Alatorre
México, Reforma, 4 diciembre 2011

En los últimos 30 años, la línea de costa de Ciudad del Carmen, Campeche, se ha trasladado hasta 1.7 metros tierra adentro por la elevación del nivel del mar.
El océano ha reducido la playa, consumido manglares, borrado puntos de anidación de tortugas marinas y generado intrusión salina, entre otros problemas.
También ha impactado en obras civiles, como carreteras, líneas eléctricas, casas habitación e infraestructura petrolera.
Si se considera que la topografía del litoral del Golfo de México es prácticamente plana, cualquier cambio, por pequeño que sea en el nivel del mar, afecta a amplias áreas de la zona continental.
De mantenerse la tendencia actual, advierte el estudio “Tasa de Erosión y Vulnerabilidad Costera en el Estado de Campeche por el Cambio Climático”, realizado por la Semarnat, el INE, la UNAM y la Universidad de Campeche, las zonas más vulnerables son la Península de Atasta, la Laguna de Términos e Isla del Carmen, que podrían quedar cubiertas por el mar en este siglo.
Para Ruy Pérez de Francisco, consultor de la agencia Deloitte, el futuro de Ciudad del Carmen como asentamiento humano es incierto.
“Suponer que la infraestructura actual va a permanecer durante los próximos 20 años es irreal”, aseguró.
Alfonso Vázquez Botello, investigador del Instituto de Ciencias del Mar y Limnología (ICMyL) de la UNAM, explicó que en esta ciudad la siguiente consecuencia que provocará el cambio climático será la migración poblacional.
“La altura máxima sobre el nivel del mar de Isla del Carmen es de 70 centímetros. Si el nivel aumenta unos 50 centímetros, el lugar se inundaría casi en su totalidad. Una ola de unos 2 metros de altura dejaría bajo el agua una gran extensión. Ésa es la vulnerabilidad de la que hablo, y, en ciertos sitios, ha crecido de manera notable”, afirmó.
En riesgo de inundación, advirtió, se encuentra 50 por ciento de los habitantes de Campeche.
Actualmente, las inundaciones ya están ocurriendo en la Península de Atasta.
Según la Cuarta Comunicación Nacional de México, en un escenario de un incremento en el nivel del mar de un metro para 2100, el Estado de Campeche tendría la mayor superficie afectada del País, con una pérdida de 4 mil 321 kilómetros cuadrados, seguido de Quintana Roo y Sinaloa.
Aunque prácticamente todo el litoral de Campeche se encuentra en proceso de erosión, la mayor tasa ocurre en Punta Disciplina, que ha perdido ya 17.1 metros en 30 años.
Este incremento ya lo resienten los pescadores quienes cada día tienen que internarse más mar adentro.

Desaparecen los ajolotes en Xochimilco

Adriana Alatorre
México, Reforma, 4 diciembre 2011

Con mole, en tamales o hervido con piloncillo para curar el asma, eran algunas de las formas más comunes en que el ajolote de Xochimilco era usado en la comunidad.
Sin embargo, en las dos últimas décadas su población ha disminuido y académicos y chinamperos alertan por su desaparición.
“Toda esa riqueza se está perdiendo por el deterioro de su hábitat, por especies invasoras y el aumento en la temperatura que provocan las chinampas, lo que generará que en pocos años desaparezca”, afirmó Roberto Altamirano, presidente de Pescadores de Xochimilco.
El ajolote no sólo formaba parte de su dieta y tradiciones, era casi un dios, dice el pescador, pues en la época prehispánica se le consideró el hermano gemelo de Quetzalcóatl.
Desde hace 20 años, se permitió en los canales de Xochimilco la introducción de especies invasoras como carpas y tilapias, que han ido acabando con el ajolote, considerado el mayor depredador de los canales.
Además, dijo, el aumento de la temperatura ha provocado que proliferen las algas que oscurecen más los canales y reducen su alimento.
Luis Zambrano González, jefe del Laboratorio de Restauración Ecológica del Instituto de Biología de la UNAM, aseguró que los efectos locales del cambio climático y las presiones humanas están extinguiendo a esta especie.
“Dentro del agua era el depredador punta, que existe en todos los ecosistemas, como el lobo y el jaguar. Pero por el aumento de la temperatura, la urbanización y los fertilizantes ha bajado su población de 6mil por kilómetro cuadrado en 1998 a tan sólo 60 en 2010″, criticó.
A las razones por las que está desapareciendo el ajolote se suma la mala calidad del agua relacionada con asentamientos irregulares donde el drenaje va a los canales, junto con la aparición de decenas de invernaderos domésticos cuyos insecticidas, al llegar a los canales, matan al ajolote.
El investigador lamentó que los recursos del Programa de Restauración del Ajolote, al que la Cámara de Diputados le aprobó 10 millones para 2011, nunca han llegado para su rescate.
“Entre 5 y 10 años no habrá ajolotes en los canales de Xochimilco”, alertó.

En Sonora crecieron las hospitalizaciones por daños causados por el calor

Adriana Alatorre
México, Reforma, 4 diciembre 2011

En la tarde se había dado varios baños con agua fría, el calor era insoportable. En la madrugada, María del Carmen Morelos casi entra en coma.
“No sientes cuando te vas debilitando. Yo comencé estando un poco desorientada, tenía mucho calor, pero jamás pensé que eso podía llevarme al hospital”, recordó.
La maestra de primaria de 56 años, residente de San Miguel Horcasitas, Sonora, padeció el llamado golpe de calor, la consecuencia más grave de estar expuesto a altas temperaturas.
Puede producir graves daños dado que muchos órganos corporales dejan de funcionar correctamente a esas elevadas temperaturas.
Especialmente sensible es el cerebro.
“Yo no me sentía mal por la fiebre, pues ni la sentía. Pensé que era por el calor, que ese día pasó de los 40 grados”, afirmó en entrevista telefónica.
En materia de salud pública, las altas temperaturas también están dejando su huella.
La temperatura media en el País ha aumentado, en promedio, un grado centígrado durante el último siglo, pero en el noroeste, Sonora, Baja California y Sur de Sinaloa, el incremento ha sido de 2 a 3 grados centígrados en los últimos 10 años, advirtió Víctor Magaña, investigador del Instituto de Geografía de la UNAM.
Los efectos están a la vista.
En Sonora, las hospitalizaciones por afectaciones a la salud a consecuencia del calor pasaron de 38 casos en 2010 a 109 entre enero y septiembre pasado.
Ana Rosa Moreno, investigadora de la Facultad de Medicina de la UNAM, explicó que las ondas de calor afectan más a grupos vulnerables.
Según información reciente del Instituto Nacional de Salud Pública (INSP), que está realizando investigaciones sobre ondas de calor, las admisiones hospitalarias se incrementaron alrededor de 6 por ciento por cada grado de incremento durante la época cálida seca (marzo a mayo) en población general en el DF.
“Además, las admisiones hospitalarias se incrementaron alrededor de 7.5 por ciento por cada grado de incremento durante la época cálida seca (marzo a mayo) en población infantil menor de 5años en el DF”, precisó.
La investigadora, quien es integrante del Panel Intergubernamental de Cambio Climático (IPCC, por sus siglas en inglés), indicó que la tasa de incidencia o el riesgo de infección de dengue es mayor durante los eventos como “El Niño” y en las estaciones cálida y húmeda.
Lamentó que haya poca información al respecto, sobre todo que no existen los protocolos necesarios para asegurar que una muerte se relacione directamente con los golpes de calor debido a las altas temperaturas.

‘Desde 1980 no había plagas’

Adriana Alatorre
México, Reforma, 4 diciembre 2011

La tierra agrietada en la base de los árboles se extiende en parte del bosque de Calpulalpan. Los árboles están muertos. Benjamín Luna, comunero de esta localidad, culpa a la sequía tan cruda que vive el estado.
“Por la falta de lluvias y los bajos niveles de agua que le han llegado al bosque, muchas partes se han muerto y hay otras que están plagadas”, lamentó.
Oaxaca, Baja California y Chiapas son los estados que han requerido más apoyo de la Comisión Nacional Forestal (Conafor) para combatir plagas producto de la sequía.
Dentro de Oaxaca, la región Mixteca presenta problemas considerables de erosión de los suelos en alrededor de medio millón de hectáreas.
Los pronósticos prevén que, en los bosques de clima frío de pino de la Sierra Norte, se registren altas temperaturas, 2 grados centígrados más que el promedio, lo cual podría implicar que flora y especies vegetales sufran desde “estrés hídrico” y deshidratación hasta el riesgo de desaparecer.
“Oaxaca cuenta con 6.1 millones de hectáreas en extensión territorial, 3.8 millones son de bosques, y, si el incremento de la temperatura está por encima de los 2 grados centígrados, pueden perderse fácilmente de un millón o hasta dos millones de hectáreas de bosques en un año”, dijo Luna.
Sergio Madrid, director del Consejo Civil Mexicano para la Silvicultura Sostenible (CCMSS), destacó que, con los cambios en el régimen de lluvia, se están generando periodos de sequía fuerte adentro del bosque que lo debilitan y lo hacen más susceptible al ataque de plagas.
“Hemos visto una incidencia fuerte de plagas que no habíamos visto en el campo, porque el árbol es difícil que se defienda de la sequía. Hay zonas de daño grave en la Mixteca y en el Estado de México”, alertó.
“En la zona de Oaxaca ya detectamos zonas de más de 100 hectáreas que están muy plagadas. Desde 1980 nunca había habido plaga”, destacó.
El especialista reprochó que la sobrerregulación en la protección de las regiones forestales que lleva a cabo la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) frena el saneamiento de las zonas, pues los permisos tardan hasta ocho meses en autorizarse.
“Si no se promueve un aprovechamiento rápido del bosque, empieza a cundir más la plaga, y aunque llegue la lluvia, si está muy plagado, es difícil detener la muerte de los árboles”, advirtió Madrid.

 


 

Disminuyen playas

Adriana Alatorre.
Verde. Ideas sustentables.
México, Reforma, noviembre del 2011, no. 18


El Estado de Veracruz ha perdido 40 metros de playa en 33 años, reveló una investigación del Instituto de Ecología (Inecol).
El deterioro de los campos de dunas y las barreras artificiales costeras debido a la explosiva construcción de hoteles, casas y muros de contención ha provocado, a su vez, un inevitable y acelerado aumento de la erosión de la playa, advirtió Marisa Martínez, titular de la investigación.
En Boca del Río los investigadores encontraron que entre 1973 y 2006 se registró un incremento de 70 por ciento de la infraestructura costera, y en la parte sur del puerto de Veracruz, a pesar de las obras de saneamiento, se requiere ya el relleno de playas.
Además, la explotación de arenas en arroyos costeros está afectando la recarga de los mantos acuíferos, de gran importancia en las zonas áridas; pese a ello, sigue ocurriendo sin que se cambie la política de permisos.

 


 

Pronostican un porvenir más seco

Alex Prud’homme.
The New York Times. 23 julio 2011

Inundaciones, tornados, terremotos, tsunamis y otros fenómenos meteorológicos extremos han dejado un rastro de destrucción durante la primera mitad del 2011. Pero esto podría ser apenas el principio de un año notable de mal clima.
Lo siguiente: sequía.
En el sur de Estados Unidos, 14 estados están ahora derritiéndose bajo condiciones tipo alto horno, desde Arizona, que está combatiendo el incendio más grande de su historia, hasta Florida, donde los incendios han consumido unas 81 mil hectáreas hasta el momento.
Peor, la sequía, a diferencia de los terremotos y de los fenómenos de movimiento rápido, como los huracanes, podría convertirse en una condición permanente en algunas regiones.
Los climatólogos dicen que la sequía es un "desastre progresivo" porque sus efectos no se perciben de inmediato.
Mientras tanto, se espera que la demanda global de agua aumente en dos terceras partes para el 2025, y la ONU teme una "crisis de agua inminente". Para evitar una emergencia de sequía, debemos redefinir cómo pensamos respecto al agua, cómo la valoramos y cómo la usamos.
La gran aridificación del 2011 empezó el otoño pasado; las temperaturas ahora en muchos estados de EU han subido a más de 37 grados centígrados durante días. Un sistema de alta presión se ha estacionado sobre el centro del país, bloqueando el paso de aire fresco del norte. Texas y Nuevo México están más secos que en ningún año del que se tenga registro.
El calor mortal causó 138 muertes el año pasado, más que huracanes, tornados o inundaciones, y convierte la maleza en yesca inflamable vulnerable a los relámpagos y al descuido humano. En lo que va del año, unos 40 mil incendios han quemado 2.3 millones de hectáreas en todo el país, y es probable que el intenso calor de agosto empeore las condiciones antes de que mejoren.
Richard Seagar, quien analizó los registros históricos y proyecciones de modelos climáticos para el suroeste de EU para el Observatorio de la Tierra Lamont- Doherty en la Universidad de Columbia, en Nueva York, dijo sobre lo que encontró: "en realidad no la puedes llamar sequía porque eso implica un cambio temporal. Los modelos muestran una aridificación progresiva. No dices, ’el Sahara está en una sequía’.
Es un desierto. Si los modelos son correctos, entonces el suroeste enfrentará una sequía permanente".
La creciente población ha aumentado la carga impuesta al suministro de agua.
Hay más personas sobre la Tierra que nunca antes, y en muchos lugares el agua está siendo usada a un ritmo insostenible.
Los cambios culturales contribuyen a efectos sutiles y de gran alcance en el suministro de agua.
En el 2008, por primera vez, más personas vivían en ciudades que en comunidades rurales en todo el mundo, y el agua se está volviendo urbanizada. Sin embargo, algunas de las ciudades más grandes del mundo (Melbourne, Australia; Barcelona, España; y la Ciudad de México) ya han sufrido emergencias de sequía.
Una mayor sequía podría llevar a nuevos tipos de desastres.
Consideren a Perth, Australia: su población ha rebasado los 1.7 millones de habitantes al tiempo que las precipitaciones han disminuido. A los urbanistas les preocupa que a menos que se tomen medidas drásticas, Perth podría convertirse en la primera "ciudad fantasma" del mundo, una metrópolis moderna abandonada por la falta de agua.
Destinos similares pueden esperar a las ciudades en el creciente desierto de EU: Las Vegas, Phoenix o Los Ángeles.
Nuestra respuesta tradicional a la desecación ha sido construir infraestructura hidráulica (presas, líneas de tuberías, acueductos, y diques).
Los administradores del agua se encuentran en busca de una fuente de agua a prueba de sequías. La modificación del clima, o siembra de nubes, es una idea particularmente atractiva.
Cuando los químicos descubrieron que el hielo seco arrojado en las nubes producía nieve, y que las nubes sembradas con yoduro de plata producían lluvia, hablaron entusiasmados sobre el final de las sequías.
Bajo condiciones perfectas, la modificación del clima puede aumentar las precipitaciones de un 10 a un 15 por ciento. China asegura que produjo 36 mil millones de toneladas de lluvia al año entre 1999 y el 2006.
Sin embargo, los críticos, entre ellos el Consejo Nacional de Investigación, ponen en duda la modificación del clima y su eficacia. En resumen: aunque la evidencia sugiere que la modificación del clima funciona a un grado limitado, es poco probable que produzca pronto un suministro importante de agua.
El mar es una fuente de agua más prometedora. Durante siglos, las personas han soñado con convertir el agua salada en una fuente ilimitada de agua dulce. En 1961, el Presidente John F. Kennedy dijo que "si alguna vez pudiéramos competitivamente, a un precio bajo, obtener agua dulce del agua salada" eso "eclipsaría cualquier otro logro científico". Para el 2008, más de 13 mil plantas desalinizadoras en todo el mundo produjeron miles de millones de litros de agua al día. Pero la desalinización, que es costosa y ambientalmente controversial, no ha sido muy popular en Estados Unidos.
Las aguas negras recicladas ofrecen una fuente de agua potable interesante, aunque estéticamente cuestionable. Planes para el reciclaje de aguas negras, que incluyen la extracción y purificación del agua, están ganando aceptación lentamente.
Windhoek, Namibia, uno de los lugares más secos de la tierra, depende solamente de aguas residuales tratadas para su suministro de agua potable.
En El Paso, Texas, el 40 por ciento del agua de la llave son aguas negras recicladas. Fairfax, Virginia, obtiene el 5 por ciento de su agua de la llave reciclando aguas residuales.
Singapur ofrece un modelo digno de mencionar: ningún país usa el agua con tanta moderación.
En los 50, el país enfrentó un racionamiento de agua, pero empezó a construir un sistema hidráulico de clase mundial en los 60. Hoy, el 40 por ciento de su agua proviene de Malasia, mientras que un notable 25 a 30 por ciento es obtenido por medio de desalinización y del reciclaje de aguas residuales; el resto es obtenido de fuentes que incluyen la recolección de agua de lluvia a gran escala. La demanda está controlada con un impuesto sobre el agua y por tecnologías eficientes, y los habitantes de Singapur constantemente son exhortados a conservar cada gota.
Lo más importante, el agua de la nación es administrada por una autoridad del agua sofisticada, bien financiada y políticamente autónoma. Como resultado, el uso de agua per cápita de Singapur cayó de 165 litros de agua al día en el 2003, a 154 litros en el 2011.

Alex Prud’homme es el autor de "The Ripple Effect"

 


.

 

Hay más calor y menos comida

Crece alarma científica al aumentar precios, población y calor.

Por Justin Guillis
CIUDAD OBREGÓN, México
The New York Times
por Reforma, México
11 junio 2011

EL GRAN SISTEMA agrícola que alimenta a la raza humana está en problemas.
El rápido crecimiento en la producción agrícola de fines del siglo 20 se ha reducido a tal grado que no logra satisfacer la demanda, impulsada por crecimientos poblacionales y la creciente prosperidad de países que alguna vez fueron pobres.
El consumo de los cuatro alimentos básicos que suministran la mayoría de las calorías humanas -trigo, arroz, maíz y soya- ha superado a la producción durante gran parte de la última década. El desequilibrio ha resultado en dos enormes repuntes en el precio internacional de los granos desde el 2007, en los que el costo de algunos granos aumentó a más del doble.

Esos aumentos en los precios han empeorado el hambre para decenas de millones de pobres, al desestabilizar políticas en una veintena de países, desde México hasta Uzbekistán y Yemen. En el 2008, el Gobierno haitiano fue destituido en medio de disturbios por el acceso a alimentos, y el enojo debido a los precios ha jugado un papel en las revueltas árabes.
Ahora, investigaciones sugieren que un factor previamente pasado por alto ayuda a desestabilizar al sistema alimentario: el cambio climático.
Muchas de las cosechas fallidas de la última década fueron una consecuencia de desastres climáticos, como inundaciones en Estados Unidos, la sequía en Australia y olas de calor abrasador en Europa y Rusia. Los científicos vinculan algunos de estos acontecimientos con el calentamiento global provocado por los humanos.
Las temperaturas están aumentando rápidamente durante la temporada de cultivo en algunos de los países agrícolas más importantes, y una monografía reciente encontró que esto les había restado varios puntos porcentuales a las cosechas potenciales, lo que se sumaba a las fluctuaciones de precios.
Durante casi dos décadas, los científicos habían pronosticado que el cambio climático sería relativamente manejable para la agricultura, al sugerir que los precios probablemente no se duplicarían hasta el 2080.
En parte, supusieron que los crecientes niveles de dióxido de carbono, el principal culpable del calentamiento global, actuarían como un potente fertilizante y compensarían muchos de los efectos negativos del cambio climático.
Sin embargo, la desestabilización del sistema alimentario y el elevado aumento en los precios han cimbrado a muchos científicos.
"El éxito de la agricultura ha sido asombroso", dijo Cynthia Rosenzweig, investigadora en la NASA que fue pionera en el estudio del cambio climático y la agricultura. "Sin embargo, creo que empiezan a haber presagios de que eso podría no continuar para siempre".
Algunos investigadores que asesoran a los gobiernos sobre las perspectivas para cosechas futuras señalan a lo que ellos consideran que son lagunas enormes en los pronósticos computacionales. Entre ellas figura el no tomar en cuenta los efectos del clima extremo, que se incrementa al elevarse la temperatura del planeta.
La creciente inquietud sobre el futuro del suministro alimenticio del mundo quedó evidente durante entrevistas realizadas este año con más de 50 expertos agrícolas que trabajan en nueve países. Estos expertos señalan que, en las próximas décadas, los agricultores necesitan resistir los impactos climáticos al tiempo que duplican la cantidad de alimentos que producen para satisfacer la demanda. Y necesitan hacerlo mientras disminuyen el daño ambiental causado por la agricultura.
La situación está lejos de no tener remedio. Desde México hasta India, los agricultores muestran que puede ser posible hacer que la agricultura sea más productiva y resistente ante el cambio climático. Ya han logrado enormes avances en la producción en el pasado, y los precios en aumento son un incentivo poderoso para volver a hacerlo.
Sin embargo, se necesitan nuevas variedades de cosechas y nuevas técnicas, indicaron los científicos. Pese a la necesidad apremiante, añadieron, el financiamiento prometido ha tardado en materializarse, gran parte de la labor necesaria aún no ha comenzado y, una vez que lo haga, es probable que tarde décadas en rendir frutos.
"Simplemente hay una desconexión tan tremenda, donde la gente no comprende la situación altamente peligrosa en la que nos encontramos", afirmó Marianne Banziger, subdirectora del Centro Internacional de Mejoramiento de Maíz y Trigo (CIMMYT), un importante instituto de investigación en México que es parte de una red mundial de centros que se enfocan en las principales cosechas del mundo: Hay otros en China, Colombia, Turquía, Georgia y Filipinas.


La tortillería Alma, en México

Agricultores ven cambio en patrones

En el Valle del Yaqui en el desierto de Sonora, en el noroeste de México, agricultores dedicados al cultivo del trigo, como Francisco Javier Ramos Bours, creen que el cambio climático podría ser responsable de la escasez de agua.
"Todo el mundo habla de ello", dijo Ramos Bours.
En todos lados, los agricultores se enfrentan a la falta de agua, así como a inundaciones repentinas. Sus cultivos se ven afectados por plagas y enfermedades emergentes y por un calor sin precedentes.
Hace décadas, los agricultores de trigo del Valle del Yaqui estaban a la vanguardia de la Revolución Verde, que utilizó variedades mejoradas de cultivos y métodos agrícolas más intensivos para elevar la producción de alimentos en gran parte del mundo en desarrollo.
Norman E. Borlaug, agrónomo estadounidense, comenzó a trabajar en la región en los 40. Sus éxitos como productor ayudaron a sextuplicar la producción mexicana de trigo. En los 60, llevó su enfoque a India y Paquistán, donde se temía una hambruna masiva. También ahí se disparó la producción.
Otros países se unieron a la Revolución Verde y la producción de alimentos excedió al crecimiento poblacional durante la última mitad del siglo 20. En 1970, Borlaug se convirtió en el único agrónomo que ha ganado el Premio Nobel de la Paz.
En Oslo, sin embargo, emitió una advertencia severa. "Tal vez ahora surcamos una ola alta", dijo, pero la marea podría bajar pronto si nos dormimos en nuestros laureles".

Tal como pronosticó, los recortes en investigación y desarrollo agrícola comenzaron a hacerse sentir en el sistema alimentario del mundo hacia finales del siglo.
Ese cambio se dio justo al tiempo que la demanda de alimentos y de alimentación para animales comenzaba a adquirir impulso, gracias en parte a una mayor riqueza en Asia. Millones de personas agregaron carne y productos lácteos a sus dietas, cuya producción exigió granos. Una política de convertir gran parte de las cosechas estadounidenses de maíz en etanol contribuyó a la demanda.
Un clima errático, como una ola de calor en Europa, en el 2003, y una sequía prolongada en Australia, ambos sucesos posiblemente vinculados al cambio climático, redujeron la producción de trigo y arroz.

En el 2007-2008, debido a las pocas reservas de granos, los precios se duplicaron o triplicaron. Los países comenzaron a acumular alimentos y con ello llegaron las compras de pánico. Hubo disturbios por alimentos en más de 30 países.
Los agricultores respondieron al sembrar lo más posible y cosechas saludables en el 2008 y 2009 ayudaron a reabastecer las reservas. Ese factor, además de la recesión mundial, llevó a los precios a la baja en el 2009. Sin embargo, para el año pasado, más cosechas malogradas relacionadas con el clima hicieron que volvieran a dispararse. Este año, el suministro de arroz es adecuado, pero el mal clima amenaza a los cultivos de trigo y maíz en algunas zonas.
Los expertos temen que la era de los alimentos baratos pudiera haber terminado. "Nuestra mentalidad era de superávits", dijo Dan Glickman, ex Secretario de Agricultura de EU. "Eso ha cambiado de la noche a la mañana".
El reciente repunte de precios ha ayudado a provocar el mayor incremento en el hambre mundial en décadas. La Organización para la Agricultura y la Alimentación de la ONU (FAO, por sus siglas en inglés), calculó que 925 millones de personas sufrieron hambre el año pasado y se anticipa que el número será más alto este año. El Banco Mundial señala que podría alcanzar los 940 millones.
Hans-Joachim Braun, actual director del CIMMYT, dijo que las ciudades prósperas estaban invadiendo los terrenos para la agricultura y competían con los agricultores por agua.
Los agricultores del Valle del Yaqui cultivan su trigo en un semidesierto. Su agua proviene de montañas cercanas a través de un acueducto, pero durante porciones de la última década, las precipitaciones cayeron por debajo de lo normal. Y el norte de México se encuentra dentro de un cinturón global que se anticipa que se volverá todavía más árido debido a los gases invernadero.
Braun encabeza esfuerzos para producir variedades nuevas de trigo que puedan soportar muchos tipos de estrés, lo que incluye falta de agua. Sin embargo, los presupuestos están muy reducidos. "Sino comenzamos ahora", afirmó, "vamos a estar en graves problemas".

Suposiciones derribadas

Durante mucho tiempo, los científicos creyeron que depender de combustibles fósiles, con todo y sus problemas, ofrecería un beneficio enorme.
El dióxido de carbono, el principal gas liberado por la combustión, es también el combustible primordial para el crecimiento de las plantas. Al usar la energía de la luz solar, convierten el carbono del aire en compuestos llenos de energía, como glucosa. Todas las formas de vida funcionan con estos compuestos.
Los humanos ya han elevado el nivel de dióxido de carbono en la atmósfera en un 40 por ciento desde la Revolución Industrial, y se encaminan a duplicarlo o triplicarlo en este siglo. Varios estudios han sugerido desde hace tiempo que el gas adicional significaría una sobrecarga de energía para los cultivos mundiales de alimentos. .
Sin embargo, muchos de esos estudios se realizaron en condiciones artificiales. Durante la última década, científicos en la Universidad de Illinois han puesto el "efecto fertilizante del C02" a prueba en la vida real.
Sembraron soya en un campo de cultivo y luego rociaron dióxido de carbono adicional de un tanque gigantesco. Su esperanza era que el gas pudiera elevar la producción hasta en un 30 por ciento.
Sin embargo, a la hora de la cosecha, el aumento fue sólo la mitad de eso. Sus pruebas con maíz, el cultivo de más valor en EU y la base de su producción de carne y su industria de biocombustibles, rindieron resultados incluso peores. No hubo aumento.
Su labor y la de otros sugiere que el dióxido de carbono extra sí actúa como fertilizante, pero que los beneficios son probablemente menores de lo necesario para evitar una escasez de alimentos.
Otras evidencias recientes sugieren que las suposiciones de mucho tiempo sobre la producción alimentaria en un planeta que aumenta de temperatura podrían haber sido demasiado optimistas.
Dos economistas, Wolfram Schlenker, de la Universidad de Columbia, en Nueva York, y Milchael J. Roberts, de la Universidad Estatal de Carolina del Norte han comparado el rendimiento de cultivos y la variabilidad natural de la temperatura a una escala detallada. Su labor muestra que cuando los cultivos son sometidos a temperaturas superiores a cierto umbral -aproximadamente 29 grados centígrados para el maíz y 30 para la soya- la producción cae drásticamente.
Esto sugiere que en algunos climas, con más días abrasadores, la producción de algunos cultivos podría caer en hasta un 30 por ciento o más.
Oxfam, el grupo de ayuda internacional, proyectó hace poco que los precios de los alimentos aumentarían a más del doble para 12030, y que el cambio climático sería responsable por, quizás, la mitad del incremento.

Una familia carga salvado de arros en Samhauta

Necesidad de efectivo y convicción

En junio, en la remota aldea de Samhauta, en India, el campesino Anand Kumar Singh plantó una variedad nueva de arroz. El 23 de agosto, una severa inundación anegó su campo de cultivo durante 10 días. En el pasado, una inundación de ese tipo habría destruido sus cultivos. Mas la nueva variedad produjo una cosecha robusta.
"Eso fue un milagro", dijo Singh.
El milagro ilustró qué tan lejos podrían llegar los científicos para ayudar a los agricultores a adaptarse, pero algunos investigadores destacados no están tan seguros de que se pueda hacer que los cultivos resistan el calor abrasador, aunque la ingeniería genética podría triunfar con el tiempo.
Se necesitaron décadas de trabajo para mejorar la nueva variedad de arroz, y faltaba dinero; la distribución a los agricultores no estaba garantizada. Entonces, la Fundación Bill & Melinda Gates intervino con una subvención de 20 millones de dólares para financiar el desarrollo final y la distribución del arroz en India y otros países. Podría llegar a manos de un millón de agricultores este año.
La Fundación Gates ha otorgado 1.7 mil millones de dólares para proyectos agrícolas desde el 2006, pero los gobiernos se dan cuenta de que se necesita un mayor esfuerzo de su parte.
En el 2008 y 2009, en medio de las crisis detonadas por los precios de los alimentos, los gobiernos del mundo competían unos con otros por superar sus ofertas de apoyo. En una conferencia, en L'Aquila, Italia, se comprometieron con alrededor de 22 mil millones de dólares. Sin embargo, el financiamiento no se ha materializado del todo.
El Presidente Barack Obama prometió 3.5 mil millones de dólares en L'Aquila, más que cualquier otro país, y EU ha puesto en marcha una iniciativa para apoyar el desarrollo agrícola en 20 de los países más necesitados.
Sin embargo, en medio de los problemas de presupuesto en Washington, la Administración ha recibido 1.9 mil millones del Congreso: Quizás la señal más esperanzadora es que los mismos países pobres han comenzado a invertir seriamente en agricultura, contrario a lo que hicieron durante los años en que los alimentos eran baratos.
La ONU proyectó recientemente que la población mundial llegaría a los 10 mil millones de habitantes para finales de siglo, 3 mil millones más que hoy en día. Las proyecciones significan que podría ser necesario duplicar la producción de alimentos en el transcurso del siglo.
A diferencia del pasado, esa demanda debe satisfacerse de algún modo en un planeta en el que hay poca nueva tierra de cultivo disponible, donde el suministro de agua se reduce, la temperatura aumenta, el clima se ha vuelto errático y el sistema alimentario muestra graves señales de inestabilidad.
"Hemos duplicado la producción mundial de alimentos varias veces antes en la historia y ahora tenemos que hacerla una vez más", señaló Jonathan A. Foley, investigador en la Universidad de Minnesota. "La última duplicación es la más difícil. Es factible, pero no va a ser sencillo".

Presa seca por falta de agua, en México.

Harí Kumar contribuyó con reportes desde Samhauta, India


Sube el mar y se cierne catastrofe

Advierten científicos que inacción podría sumergir ciudades costeras

Por JUSTIN GILLIS
The New York Times (Reforma)
20 noviembre 2010

TASIILAQ, Groenlandia
BAJO GRAN RIESGO Y con una reducción en apoyos, los científicos se apresuran para responder  una de las preguntas más apremiantes y más extensamente debatidas que enfrenta la humanidad: ¿qué tan rápido va a derretirse el hielo del mundo?
Durante mucho tiempo, los científicos creyeron que el colapso de las gigantescas capas de hielo en Groenlandia y la Antártida tardaría miles de años, con el nivel del mar posiblemente subiendo tan sólo 18 centímetros en este siglo, más o menos la misma cantidad que en el siglo 20.
Sin embargo, los científicos recientemente se han sorprendido al ver el desarrollo de grandes cambios tanto en Groenlandia como en la Antártida.
Como resultado de cálculos recientes que toman en cuenta dichos cambios, muchos científicos dicen ahora que es probable que el nivel del mar se eleve quizá un metro para el 2100, aumento que presentaría una amenaza a las regiones costeras en todo el mundo.
Además, los cálculos sugieren que ese aumento bien podría exceder los 1.80 metros, lo que colocaría a miles de hectáreas de las costas estadounidenses bajo el agua y probablemente desplazaría a decenas de millones de personas en Asia.
Los científicos dicen que el aumento de tan sólo un metro inundaría tierras bajas en muchos países, volviendo algunas áreas inhabitables. Esto haría que cada tres o cuatro años ocurrieran inundaciones en las costas del tipo que hoy suceden una o. dos veces en cada siglo. Esto causaría una erosión mucho más rápida de las playas, islas barrera y pantanos, sin mencionar que contaminaría los suministros de agua dulce con sal.
Algunas de las grandes ciudades del mundo (Londres, El Cairo, Bangkok, Venecia y Shanghai, entre ellas) estarían en serio peligro. En Estados Unidos, partes de la Costa Este y de la Costa del Golfo serían seriamente afectadas. En Nueva York, las inundaciones en la costa podrían volverse rutinarias.
Los científicos climatológicos admiten sin duda alguna que el cálculo de un metro podría estar equivocado, pues su comprensión de los cambios aún es primitivo.
"Creo, que necesitamos empezar a pensar inmediatamente en nuestras ciudades costeñas, ¿cómo vamos a protegerlas?", dijo John A. Church, científico australiano y experto líder en el nivel del mar. "No podemos darnos el lujo de proteger todo; tendremos que abandonar algunas áreas”.
El incremento en el nivel del mar ha sido un elemento particularmente polémico en el debate del calentamiento global. Un cálculo sugirió que la amenaza era tan grave que el nivel del mar podría subir hasta 4.60 metros en este siglo.
Los escépticos del calentamiento global sostienen que cualquier cambio que ocurra en las capas de hielo probablemente se deba a la variabilidad natural del clima, no a los gases de invernadero liberados por los humanos.
Una gran mayoría de los científicos del clima argumenta que los gases que atrapan el calor casi con seguridad juegan un papel. Agregan que la falta de políticas para limitar las emisiones aumenta el riesgo de que el hielo entre en una disminución irreversible antes de que termine este siglo, un suceso que al final haría que un incremento de un metro en el nivel del mar se viera trivial.
Sin embargo, aunque el aumento en el nivel del mar pudiera resultar ser el efecto individual más serio del calentamiento global, ningún país rico ha convertido en una prioridad nacional el entender los cambios en el hielo.
La consecuencia es que los investigadores carecen de información básica, y la falta de información hace imposible que los científicos estén seguros de qué tan seria es la situación.
"Las cosas que he visto en Groenlandia en los últimos cinco años son alarmantes", dijo Gordon Hamilton, de la Universidad de Maine. "Vemos que estas capas de hielo cambian literalmente de la noche a la mañana".

Esquivando Icebergs
En un día de finales de verano, en él sureste de Groenlandia, Morgan Goransson, tras los controles de un helicóptero, bajó su aparato cerca del nivel del agua. Colgando de un lado de la aeronave, los científicos bajaron un dispositivo de medición entre los témpanos de hielo.
Las gélidas aguas del Fiordo Sermilik estaban apenas 9 metros bajo ellos, de modo que cualquier problema mecánico habría hecho que el helicóptero se desplomara al mar. "Esto es muy peligroso", dijo Goransson.
Tomar la temperatura del agua cerca de la capa de hielo es esencial para entender lo que está sucediendo en Groenlandia. Sin embargo, es complejo y arriesgado.
Los científicos (Fiammetta Straneo, de la Institución Oceanográfica Woods Hole, en Massachusetts, y Hamilton) son parte de un equipo financiado por la Fundación Nacional de Ciencias. Hace .unas semanas, obtuvieron una lectura de 4 grados centígrados cerca del fondo del fiordo, la más alta que habían observado ahí. La lectura encajaba en un patrón más extenso.
Agua más tibia que se originó muy al sur está fluyendo hacia los fiordos de Groenlandia. Los científicos sospechan que al tiempo que ésta derrite el hielo desde abajo, el agua está debilitando la conexión de los glaciares con tierra firme. Esto les permite a los glaciares moverse más rápido y descargar más hielo en el océano.
La pérdida generalizada de hielo parece estarse acelerando, una señal aciaga dado que la isla contiene suficiente hielo para elevar más de 6 metros los niveles del mar en todo el mundo.
Estrictamente hablando, los científicos no han demostrado que el calentamiento global provocado por el hombre sea la causa de los cambios. Están conscientes de que el clima en el Ártico sufre grandes variaciones naturales.
Sin embargo, los científicos dicen que los cambios recientes en Groenlandia ocurren al mismo tiempo que se elevan las temperaturas del aire y del océano, y el derretimiento del hielo se acelera, en gran parte del mundo.
El Glaciar Helheim, que termina en el Fiordo Sermilik, es uno de un grupo de glaciares en el sureste de Groenlandia que han mostrado cambios de particular magnitud.
Algo hizo que el glaciar, uno de los más grandes de Groenlandia, acelerara marcadamente su movimiento a mediados de la década pasada, y arrojó tanto hielo al mar que en cuestión de unos cuantos años se volvió unos 91 metros más delgado.

Sube nivel del mar
Para la mayoría de los científicos climatológicos, la pregunta no es si el hielo de la superficie de la Tierra se derretirá, sino si ello sucederá demasiado rápido como para que la sociedad se adapte.
Varias investigaciones recientes sugieren que el volumen del océano puede haberse mantenido estable durante miles de años. Sin embargo, empezó a elevarse en el siglo 19, más o menos al mismo tiempo que los países avanzados empezaron a quemar grandes cantidades de carbón y petróleo.,
El nivel del mar ha subido aproximadamente 20 centímetros desde entonces, en promedio. Ese incremento es suficiente para causar una erosión sustancial.
En el último gran reporte, en el 2007, el grupo de la ONU que evalúa la ciencia del clima, el Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático, informó que el nivel del mar subiría cuando menos 18 centímetros más, y podría elevarse hasta 61 centímetros, en el siglo 21.
Sin embargo, el grupo advirtió que estos cálculos no incorporaron por completo la posibilidad de que las grandes capas de hielo del mundo empezarían a arrojar hielo al mar a un ritmo mucho más rápido del que podría derretirse en tierra. El entendimiento científico de esta posibilidad era tan pobre, dijo el panel del clima, que no se le podría poner ningún tope significativo al incremento potencial del nivel del mar.   
La evidencia satelital sugiere que el aumento en el nivel del mar se aceleró a fines del siglo 20, de manera que el nivel ahora sube en poco más de 2.5 centímetros por década, en promedio. El aumento en el derretimiento del hielo en tierra parece ser un factor importante. Otro es que la mayor parte del calor extra que atrapan las emisiones del efecto invernadero producidas por los humanos está calentando el mar, no la atmósfera, y al calentarse, el agua se expande.

Sin plan, sin Información
Debido a que ningún país avanzado ha convertido al estudio del hielo en tierra en una prioridad, los científicos carecen de la información básica que necesitan para encontrarle sentido a lo que está sucediendo.
No conocen lo suficientemente bien la topografía debajo de la mayoría de los glaciares del mundo como para calcular qué tan rápido podría contraerse el hielo. Sólo cuentan con lecturas al azar de la profundidad y temperatura del mar cerca de Groenlandia, que son requeridas para saber por qué tanta agua tibia parece estar atacando la capa de hielo.
Los problemas de información son incluso más severos en la Antártida. Es esencial saber si la Antártida está perdiendo hielo en general, porque esa capa de hielo contiene suficiente agua para elevar el nivel del mar en casi 61 metros.
Daniel Schrag, geoquímico y director del Centro para el Medio Ambiente de la Universidad de Harvard, elogió a los científicos que hacen la difícil labor de estudiar el hielo, pero agregó: "la escala de lo que pueden hacer, dados los recursos disponibles, para nada se compara con lo que se necesita".
A los científicos del clima les preocupa que un extenso derretimiento del hielo en tierra pueda ser inevitable antes de que los líderes políticos encuentren una forma para limitar los gases que atrapan el calor, y antes de que los científicos incluso se den cuenta de que ya se pasó el punto en que no hay marcha atrás.
"El pasado muestra claramente que el aumento en el nivel del mar es cada vez más rápido mientras más se calienta", dijo Stefan Rahmstorf, investigador alemán del clima. "¿Por qué debería detenerse ése proceso? A mayor calor, el hielo se derretirá más rápido".

 


 

El calentamiento no espera a Poznan

Arranca la semana decisiva de la cumbre de Naciones Unidas, mientras los efectos del cambio climático se aceleran.

Los casquetes polares se retraen a un ritmo desconocido en las últimas décadas.

MANUEL ANSEDE
PUBLICO.ES,  Madrid
6 diciembre 2008

Los habitantes de algunas aldeas de los Andes colombianos, ajenos en su mayoría a la cumbre sobre cambio climático que mañana empieza su semana decisiva en Poznan (Polonia), han sido testigos de la aparición de una amenaza inédita en el último decenio. En 1998, el mosquito portador de los virus del dengue y de la fiebre amarilla escaló las montañas a causa de la subida de las temperaturas y apareció, por primera vez, por encima de los 2.190 metros. Hasta entonces, el frío había confinado al temible insecto por debajo de los 1.000 metros.
El cambio en la distribución del mosquito Aedes aegypti es uno de los efectos del cambio climático constatados por la ciencia. Y hay muchos más, como expone la última edición del Atlas de las especies amenazadas (editorial Earthscan). A los delegados de los 192 países reunidos en Poznan, ya no les quedan demasiadas excusas para prolongar la desidia mostrada en las últimas citas para sustituir al Protocolo de Kioto. La comunidad científica recuerda que el calentamiento global ya está aquí y el tiempo, como el petróleo, también es un recurso no renovable.
Desde mediados del siglo XX, la primavera en Europa se ha adelantado tres días cada década
Desde mediados del siglo XX, la primavera en Europa se ha adelantado tres días de media cada década, provocando un desorden en el crecimiento de las plantas, en los patrones migratorios de las aves y en los ciclos reproductivos de algunos animales. En Reino Unido, varias especies de aves crían de media nueve días antes que en 1950. Y algunas ranas se aparean, incluso, con siete semanas de adelanto a las fechas habituales.

Cientos de miles de desplazados
El desbarajuste del planeta no es inocuo para el ser humano. Según algunos climatólogos, la lluvia desmesurada que castigó a Somalia, Etiopía, Kenia y Ruanda en 2006 es uno de los efectos del cambio climático. Entonces, las inundaciones provocaron centenares de muertos y cientos de miles de desplazados.
El riesgo de inundaciones también está presente en la otra punta del globo. Desde 1970, la temperatura en la cordillera del Himalaya ha aumentado un grado y el consiguiente deshielo de los glaciares amenaza con anegar las aldeas vecinas y, a largo plazo, cerrar el grifo de agua para los países de la región.
No se esperan grandes compromisos de la conferencia de Naciones Unidas en Poznan
A pesar de estas advertencias, el que será el principal responsable de la negociación del sustituto del Protocolo de Kioto en 2009, el economista maltés Michael Zammit Cutajar, ha reconocido que no espera grandes compromisos de la conferencia de Naciones Unidas en Poznan. En julio, las principales economías del mundo, reunidas en Toyako (Japón), anunciaron una reducción del 50% de las emisiones de gases de efecto invernadero en 2050. Pero su acuerdo tiene algo de estafa. No dijeron respecto a qué año. "No sé si en Poznan podremos ir más allá de Toyako", admite Cutajar.

Falta de liderazgo político
El calentamiento global, no obstante, no esperará a la llegada de un liderazgo político que reoriente el modelo económico de los países industrializados. Mientras los delegados de Poznan se enredan en interminables charlas técnicas con aroma a realpolitik, las manadas de caribúes del noroeste de Canadá continúan su declive, desconcertados por la transformación de la vegetación. Y en parecida situación se encuentran los lemures de Madagascar, donde el cambio climático ha trastocado el reloj biológico, poniendo en duda la disponibilidad de alimento para sus crías.
Sea cual sea el acuerdo que salga del Poznan, llegará tarde, como recuerda el Atlas de especies amenazadas: "El cambio está ocurriendo tan rápidamente en todo el mundo que muchas especies no tendrán suficiente tiempo para adaptarse".


25 millones de parias climáticos

Los refugiados medioambientales duplican ya a los desplazados políticos

RAFAEL MÉNDEZ (ENVIADO ESPECIAL)
elpais.com, Poznan
08 diciembre 2008

"Claro que ya hay refugiados por motivos ambientales. Hay habitantes de islas muy bajas que se están moviendo por la subida del nivel del mar y la erosión costera, migraciones dentro de China por la desertificación y gente que intenta salir de Bangladesh porque sufren inundaciones cada vez con más frecuencia. Los factores ambientales influyen". François Gemenne, investigador del Instituto de Desarrollo Sostenible y Relaciones Internacionales, con sede en París, ha presentado en la cumbre del clima de Poznan las conclusiones de un estudio financiado por la Comisión Europea sobre los refugiados del clima. Le escuchaban decenas de representantes africanos muy interesados en su idea de crear el estatus de refugiado ambiental.
"Hemos identificado 22 puntos calientes. Muchos africanos, huyendo de la desertificación, cruzan a Yemen intentando llegar a Arabia Saudí. Por eso Arabia ha levantado un muro con Yemen. O la frontera entre Bangladesh y la India. Bangladesh acusa a India de inundarle con una presa y de sufrir la subida del nivel del mar. India planea levantar una frontera", explica a este diario tras su presentación, a la que han acudido decenas de representantes africanos. Entre los 9.000 delegados de 187 países reunidos en Poznan para sentar las bases para un acuerdo que sustituya al de Kioto en 2012 hay mucho interés en las palabras de Gemenne.
El investigador menciona las inundaciones en Mozambique con miles de desplazados, los afectados por la subida del nivel del mar, la regresión del delta del Nilo tras la construcción de la presa de Asuán y la emigración desde Tuvalu, un archipiélago del Pacífico, a Nueva Zelanda. El estudio señala también que la lluvia en Senegal ha descendido un 50% en los últimos 20 años, lo que dificulta el cultivo del cacahuete y alienta la emigración hacia Europa en cayuco. En la región andina de Ecuador también ha disminuido la precipitación, lo que se relaciona con el aumento de emigración a Europa. Los factores ambientales, señala el informe Cambio Ambiental y Escenarios de Migración Forzada, no tienen por qué ser la primera causa de migración, pero sin duda influyen. El estudio también contempla la posibilidad de que Murcia y Almería vuelvan a ser cuna de emigrantes por las mayores sequías por el cambio climático y el abuso de los acuíferos y la contaminación por fertilizantes de las aguas.
"Hoy hay ya 25 millones de refugiados por cuestiones ambientales mientras los refugiados políticos son 12 millones. El 10% de los movimientos de población está influenciado por factores ambientales", resume el estudio, en el que han participado siete universidades. "Por supuesto, los movimientos de población por el clima siempre han ocurrido. Pero ahora vemos que van a más y que con el cambio climático creemos que los refugiados ambientales pueden llegar a los 200 millones en 2050".
Por eso el estudio apuesta por crear la definición de "refugiado ambiental". Suecia acogió "personas afectadas por el tsunami como refugiados ambientales y les dio las mismas ayudas que si fueran refugiados de Kosovo, pero ha sido el único caso". Gemenne lamenta que "la UE esté en la dirección contraria" a lo que él propone y se pregunta quién tiene la responsabilidad. Desde la revolución industrial, la emisión de gases de efecto invernadero en los países desarrollados por la quema de carbón y petróleo se ha disparado. Éstos se acumulan en la atmósfera y calienta el planeta. Y aunque en general provoca un aumento de lluvias, en las zonas áridas disminuye. Esto hace que, según las previsiones científicas, las zonas más secas de África vean aún menos lluvias mientras que aumentan en el sureste asiático.


La crisis empujará al hambre a 16 millones de niños

LALI CAMBRA
elpais.com, Ciudad del Cabo
2 diciembre 2008

La acción combinada de la crisis financiera y la del precio exorbitado de los alimentos va a suponer que en 2020 sean 16 millones de niños más los que se sumen a los 900 millones de personas actualmente malnutridas en el mundo, de acuerdo con un estudio del Instituto para la Investigación de Políticas Alimentarias (IFPRI, en inglés) presentado ayer en Maputo (Mozambique). Entre 2003 y 2007 el número de personas con hambre en el mundo ha pasado de 848 millones a 923 millones, según la Organización para la Agricultura y la Alimentación de las Naciones Unidas (FAO).

Suráfrica
A FONDO
Capital:Pretoria.
Gobierno: República.
Población: 48,782,756 (est. 2008)

El estudio del IFPRI parte de que el crecimiento económico mundial se verá reducido entre un 2% y un 3% y que la crisis financiera implicará una menor inversión en agricultura, "con consecuencias muy duras para las economías de países emergentes y para la población más necesitada", dijo ayer el director general de IFPRI, Joachim von Braun, quien recordó que los más pobres destinan a comprar comida entre el 50% y el 70% de su salario.
Más inflación
Los países pobres son los que más han sufrido la inflación de los alimentos. Ésta ha crecido más que la general en 27 de las 31 naciones que tienen mayores tasas de malnutrición. La crisis, además, repercutirá en los salarios de los más vulnerables e impactará directamente en la calidad de los alimentos, con menos vitaminas y micronutrientes.
En Bangladesh, por ejemplo, un aumento de precios del 50% hará aumentar un 25% el número de mujeres y niños con deficiencias de hierro. Ellas se ven afectadas por una peor resistencia a las enfermedades, con mayores riesgos durante el embarazo y el parto, y los niños adolecen de un menor desarrollo cognitivo.
En un segundo escenario, en el que pese a la crisis se mantengan las inversiones agrícolas, se demuestra que los cereales bajarían sus precios, el consumo de calorías por persona aumentaría, y, por tanto, se reduciría el número de niños con malnutrición. "Necesitamos un esfuerzo mayor para resolver la crisis alimentaria, crear defensas para el futuro y reducir la pobreza y el hambre", dice Von Braun, que apunta tres actuaciones: promover un crecimiento agrícola en los países más pobres, reducir la volatilidad de los mercados y expandir los programas de bienestar social y de nutrición infantil.


La crisis se olvida del aumento de los niveles de pobreza

El último informe de la Red Europea de Lucha contra la Pobreza propone varias medidas para erradica el mal que afecta, en la actualidad, a uno de cada cinco ciudadanos.

Una de las consecuencias más graves de la pobreza y de vivir en la exclusión, es el hambre. - EFE

PÚBLICO.ES / AGENCIAS
17 octubre 2008

Uno de cada tres ciudadanos del planeta sufrirá alguna vez a lo largo de su vida situaciones de pobreza y exclusión, según ha alertado la Red Europea de Lucha contra la Pobreza (EAPN).
Con motivo del Día Internacional para la Erradicación de la Pobreza, que se celebra hoy, esta organización advierte de que la pobreza afecta actualmente a una de cada cinco personas.
Para conmemorar este día, la EAPN ha difundido un manifiesto en el que, bajo el lema "La sombra de la pobreza en nuestro mundo rico", propone varias medidas para hacer posible el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo del Milenio de la ONU.
Entre otras cuestiones, pide una subida del salario mínimo interprofesional y una ley de ingresos mínimos como vía para erradicar la pobreza en todos los países.
"Ahora vemos cómo se dirigen ingentes cantidades de dinero público a salvar las quiebras del sistema financiero, al tiempo que pierden su empleo miles de trabajadores. Hemos privatizado los beneficios y socializado las pérdidas", afirma la organización.
Situación económica
Durante largo tiempo, una de las grandes excusas de las autoridades ha sido la de generar la idea de que es imposible dedicar más recursos y esfuerzos para erradicar la pobreza, puesto supone gastar el tiempo y dinero necesario para el crecimiento económico, destaca el informe de la EAPN. Estos principios no sólo no solucionaba nada, sino que, además, generan mayor desigualdad.
La crisis del sistema financiero no puede olvidar cumplir con otras necesidades
Los grandes líderes mundiales han empezado a dirigir grandes cantidades de dinero con garantía pública para solventar las dificultades de la crisis financiera y sacar a más de un banco de más de varios apuros.
Como dice el informe, aunque no se deje caer el sistema financiero, tampoco se pueden olvidar otras necesidades, quizá más urgentes, y, mucho menos, olvidar exigir responsabilidades a los verdaderos responsables de esta situación.
El precio de los alimentos
Para acabar con el hambre, una de las consecuencias más graves de la exclusión y la pobreza, según la agencia de la ONU para la Agricultura y la Alimentación (FAO), basta con convertir, aproximadamente, un 2% del gasto militar en el mundo. Cerca de mil millones en el planeta pasan hambre, pese a que se producen los alimentos en cantidad y calidad suficientes para abastecer a todos.
El presupuesto de la FAO podría acabar con uno de los peores males que asolan a la humanidad. Sin embargo, la agencia se encuentra sumergida en una grave crisis representada en los resultados de una evaluación externa en el que los males de la burocratización, exceso de presupuesto y despilfarro son cada vez más patentes.
Los mercados internacionales temen un encarecimiento rápido de los alimentos
Por otro lado, el mundo también ha de enfrentarse a la cruda realidad de tener que alimentar a un 50% más de personas para 2050, a la vez que los recursos hídricos y la tierra disminuyen junto a un medio ambiente cada vez más amenazado por el cambio climático.
La situación se acentúa por el pánico latente en los mercados internacionales ante un encarecimiento paulatino y rápido del precio de los alimentos y de los bienes esenciales. Así, los países productores empiezan a limitar sus ventas por el temor a dejar a sus habitantes sin los víveres necesarios, mientras los países importadores tratan de comprar más de la cuenta por miedo a que los precios sigan subiendo y a que se acaben sus reservas.
A pesar de todo, el problema no está en que la producción haya disminuido drásticamente, sino en las graves dificultades que sufren los países más empobrecidos y sus habitantes para pagar los alimentos.


Cumplen chontales un mes de vivir entre el agua

Rebasan en Centla inundaciones de 2007

Carlos Marí.
REFORMA, México
30 de octubre del 2008

CENTLA.- A los habitantes indígenas chontales de Quintín Arauz, a diferencia de los otros municipios de la región de Los Ríos, el río Usumacinta les ha inundado sus viviendas por segundo año consecutivo, pero ahora, dicen, les ha significado mayor sufrimiento.
Para llegar a este pueblo hay que recorrer, a partir de la cabecera municipal, que en está en la desembocadura de los ríos Grijalva y Usumacinta al Golfo de México, a 77 kilómetros de la capital, otros 35 en carretera, en los que hay seis vados, y sólo pueden pasar vehículos pesados, y luego hay que avanzar en lancha 5 kilómetros más.
En Quintín Arauz, según la Dirección Municipal de Protección Civil, hay mil 500 familias con sus casas entre calles y veredas con más de medio metro de altura de agua.
Es la localidad más afectada de un total de 19 en Centla, debido a la creciente desatada desde hace un mes por ondas tropicales, y que se prevé que continúe ahora el nuevo desbordamiento del Usumacinta, provocado por lluvias registradas en Guatemala y norte de Chiapas.
Como en otras inundaciones, los chontales decidieron quedarse en el lugar y subir sus pertenencias a tapancos, pero creyeron que no dilataría tanto tiempo y que no les ocasionaría hambre para sus hijos.
"En esta casita nos entró el agua también el año pasado, cuando perdimos casi todo. La cama todavía no la hemos repuesto y desde entonces no tengo otra alternativa que dormir en el suelo, junto con mis hijos, pero ahora, sufriendo más, porque mi marido que nos mantiene de la pesca, ahora no encuentra casi nada que pescar y no tenemos qué comer", expresa Lorenza de la Cruz Magaña.
Doña Lorenza, como muchas otras mujeres, tiene que usar lanchas o "cayucos", que es el bote tradicional de Tabasco hecho de madera de un solo árbol, para entrar y salir de sus humildes viviendas, construidas de tabla o cañita, que están rodeadas de agua que refleja el color verde de la vegetación de pantano.
Yolanda Rojas Romero reflexiona también sobre la inundación del 2007, que hasta el momento es la más trágica en Tabasco, pero al hacer cuentas de los días que pasó entre el agua en aquél entonces, la de ahora advierte que lleva más tiempo en esta condición.
''En el 2007 nos fuimos al agua, a finales de octubre, y para el 10 de noviembre el agua ya había empezado a bajar, y ahora ya tenemos casi un mes inundados y el río sigue creciendo, y de esta casa cada vez que queremos salir, tenemos que usar el cayuco", comenta.
Pese a este tiempo que llevan entre el agua, los pobladores de Quintín Arauz, que es un bastión del PRD, como los de otras localidades chontales, tuvieron ayer la primera visita del alcalde priista Nicolás Bellizia, en lo que va de los casi dos años que lleva al frente del ayuntamiento.
El edil justifica una breve estancia, porque, dice, tiene que recorrer otras comunidades afectadas, pero la gente le reclama que vaya hasta sus casas inundadas. Y luego de escuchar los reclamos, decide encomendar a personal del DIF la entrega de 900 despensas, que resultaron insuficientes.
Según los reportes de Bellizia, en las comunidades ribereñas de este municipio, en el que junto con los de Balancán, Emiliano Zapata, Jonuta y Tenosique, el Gobierno del Estado recién solicitó una declaratoria de desastre a la Segob, hay 16 mil personas afectadas, y 50 mil hectáreas de pastizales y 30 mil de cultivos, como maíz, plátano y chiles, que están entre el agua.


Llegan a -2 grados en Veracruz

Lev García y María Teresa del Riego
REFORMA, México
30 de octubre del 2008

XALAPA.- El frente frío 6 provocó temperaturas de hasta 2 grados bajo cero en la zona serrana central del estado y las condiciones climatológicas obligaron a las autoridades a mantener el alertamiento preventivo en 141 municipios de la entidad, informó la Secretaria de Protección Civil.
"Protección Civil Municipal en Mariano Escobedo reportó que en comunidades altas y rancherías se presentan temperaturas de hasta menos 2 grados centígrados, en tanto que en Huayacocotla informaron que durante las últimas horas se han registrado 4 grados, afectando directamente a la población infantil y adultos mayores que habitan en zonas vulnerables", reportó la dependencia
También a causa del frente frío 6 hubo lluvias en la zona norte del estado, con afectaciones en el municipio de Chontla, en donde se reporta anegamiento en algunas viviendas de las comunidades de Magozal, Carnales, Canoas, Mata de Otate, Cruz Manantial, Arranca Estacas, Palos de Rosa, Rancho Quemado, Las Cruces y San Juan.
En tanto, en Chiapas, rachas de viento hasta de 120 kilómetros por hora y temperaturas cercanas a los seis grados provocó ayer el frente.
La Subsecretaría de Protección Civil informó que los vientos más fuertes se registraron en la sierra del municipio de Pijijiapan, en la región Istmo-Costa el estado.
Indicó que, pese a los fuertes vientos, no se reportaron afectaciones, más allá de la caída de algunas ramas de árboles.
En relación con el frío, precisó que la temperatura más baja se registró en San Cristóbal de las Casas, con 6.5 grados, en la madrugada de ayer.
Según la Subsecretaría de Protección Civil, 546 mil 461 habitantes de 2 mil 368 localidades de 66 municipios, ubicadas por encima de los mil 500 metros sobre el nivel del mar son vulnerables al frío.


Aísla lluvia a millares en Bolivia

> amenaza el caudal de dos ríos al dique que protege a ciudad amazónica de Trinidad.

AFP / AP
REFORMA, México
13 de febrero del 2008

Datos iniciales
Las lluvias causadas por el fenómeno de “La Niña” afectan a todo Bolivia.
57
municipios de diversas zonas de Bolivia fueron declarados en alerta roja por las lluvias.
250
millones de dólares se han perdido en agricultura, estiman empresarios de Santa Cruz.
79
millones de dólares pidió ayer el Gobierno a organismos internacionales y otros países.

TRINIDAD, Bolivia.- Una inundación que amenaza con superar el nivel histórico de otros desastres naturales del último siglo en Bolivia tiene virtualmente aislada a la ciudad amazónica de trinidad (noroeste del país), mientras las autoridades toman recaudos para evitar el colapso.
El caudal de los ríos Mamoré e Ibare habían desbordado en algunos puntos las defensas instaladas por pobladores mientras socorristas tapaban con tierra los lugares vulnerados por la corriente.
Las aguas desbordadas del río Mamoré, el principal de la cenca amazónica boliviana, rodearon por tres lados a trinidad (capital del departamento del Beni) y amenazan con alcanzar a las zonas altas de la pequeña urbe de 300 mil habitantes.
El anillo de protección, un dique que protege a Trinidad desde 1981, está en inminente riesgo de ser rebasado por la inundación con el empuje de un frente frío proveniente del Polo Sur, que ha provocado olas que ya tocan el pavimento de la estructura.
Los efectos del “surazo” (como llaman los bolivianos al frío sureño) y de la lluvia causaron alerta en la esquina sur del anillo protector, donde unos 12 obreros intentan sellar los accesos de una compuerta de regulación para garantizar que las aguas no invadan la zona central de la ciudad.
“La parte sur y la parte este” del dique ya ha sido rebasada por las aguas, dijo el alcalde de Trinidad, Moisés Shirique.
La inundación afectó también al populoso barrio Cipriano Barace, ubicado fuera del anillo de protección y en una de las zonas altas de la ciudad, tras superar la carretera que conecta con Santa Cruz (este), donde el tráfico urbano ha sido interrumpido.
La carretera no fue cerrada, aunque si quedó vedada la vía que conduce hacia loma Suárez, un centro turístico y militar visitado por extranjeros, debido a que la corriente socavó el terraplén en tres lugares diferentes.
El avance de las aguas obligó a retomar el plan militar de una evacuación hacia un campamento que se prevé instalar en dos localidades ubicadas a 25 kilómetros al este de la capital.
Las labores de rescate se vieron entorpecidos por la escasez de combustible para aeronaves, lo que ha provocado severas restricciones del servicio de taxi aéreo, única forma de desplazamiento.
La inundación de este año –que ha obligado a la evacuación de unas 12 mil personas– se equipara a las registradas en 1929, 1947 y 1992, consideradas las más grandes y que obligaron a mucha gente a abandonar sus viviendas, según el historiador Rodolfo Pinto.
Los barrios periféricos a Trinidad están anegados y la actividad laboral está casi paralizada debido a la emergencia y al deficiente suministro de agua potable.
Desde la carretera, repleta de carpas de evacuados, se observan techos de casa y autos sumergidos en extensos barrios inundados. También se divisan animales ahogados y pescados muertos flotando en las calles anegadas.
La masa de agua que bajó de Santa Cruz y Cochabamba se desplaza casi incontenible hacia el norte, donde amenaza a la ciudad de Santa Ana de Yacuma, de unos 20 mil habitantes, en su camino hacia Brasil.


Lluvias en Tabasco 2007


PREMIAN OBRA...
QUE INUNDÓ

REFORMA, México
7 de abril de 2008

VILLAHERMOSA. La misma obra que ahora está inundando a tabasqueños y que aún no termina de liberar al agua de las presas de Malpaso, La Angostura y Peñitas recibió un premio internacional por el "Proyecto de Ingeniería del Año".
De acuerdo con la CFE, el reconocimiento le fue otorgado por la organización internacional CG/LA Infrastructure, en el marco del "Sexto Forúm latinoamericano de Liderazgo", realizado en Miami, Florida.
En Tabasco se han inundado más de 600 hectáreas de cultivo por la reapertura del canal en el Alto Grijalva.


Lluvias en Ecuador

REFORMA, México
23 de febrero del 2008

 

Quito. El Gobierno de Ecuador desplegó ayer a las fuerzas militares para atender la emergencia causada por las lluvias más mortíferas que han azoado al país en la última década, y que hasta ahora han dejado un saldo de 12 muertos y unos 300 mil damnificados, según defensa civil. en la foto, fuerzas del orden ayudan a rescatar una ambulancia que cayó dentro de un río en Babahoyo, al suroeste de Quito.


INDIANA, BAJO EL AGUA

REFORMA, México
8 de junio del 2008

INDIANAPOLIS. El Servicio nacional de Meteorología de Estados Unidos emitió ayer advertencia por posibles inundaciones sin precedentes, luego de que equipos de emergencia rescataron a varios residentes de casas inundadas tras las tormentas que arrojaron hasta 25 centímetros de lluvia en el centro del estado de Indiana. Las autoridades declararon estado de emergencia. Más de 30 mil personas quedaron sin luz.


Tres muertos y cientos de evacuados por las inundaciones en Inglaterra

EFE - Londres
26 junio 2007

Las lluvias hacen temer por la estabilidad de un dique en el condado de South Yorkshire

Dos canoas remontan las aguas de las inundaciones en Beverley (norte de Inglaterra)- AP
Tres personas han muerto y otros cientos han sido evacuadas en el norte de Inglaterra a causa de las inundaciones provocadas por las fuertes lluvias caídas en las últimas 24 horas, han informado hoy los servicios de emergencia. Cientos de personas han tenido que ser evacuadas hoy de sus hogares en el condado de South Yorkshire debido a que las intensas lluvias hacen temer por la estabilidad de un dique en Ulley (norte).
El norte de Inglaterra sufre las peores inundaciones en una década.

VIDEO – ATLAS

26 junio 2007

Tres personas han muerto y cientos de familias han abandonado sus casas.
Un adolescente de 13 años ha muerto el lunes al ser arrastrado por el torrente de un río en Sheffield (norte inglés), mientras que un hombre de 68 años ha fallecido anoche cuando intentaba cruzar una calle inundada en esa misma ciudad de Inglaterra. La tercera víctima mortal, un hombre de 28 años ha muerto al quedar atrapado en una alcantarilla en Hessle, cerca de Hull (norte de Inglaterra), pese a los esfuerzos de los servicios de emergencia por rescatarlo.
Inundaciones nunca vistas
El Ayuntamiento de la localidad de Rotherham ha pedido a las personas que viven cerca de la represa de Ulley que abandonen sus hogares después de que los expertos advirtiesen de que hay un "riesgo significativo" de que las paredes del dique puedan desmoronarse. El responsable de comunicaciones de la Policía de South Yorkshire, Adam Oxley, ha dicho que nunca habían visto unas inundaciones como las registradas ayer.


 Desprendimiento de hielo

WeAreExposure en Youtube

14 de diciembre, 2012

Video del desprendimiento de hielo más grande jamás filmado, consecuencia también del cambio climático. Fragmento del documental Persiguiendo hielo, dirigido por James Balog en 2012.