Altera calentamiento a la vida marina

Por Carl Zimmer
The New York Yimes, Reforma, México, 26 septiembre 2015

En el norte, en el Estado de Maine, el número de langostas alcanza niveles récord.

Más al sur, es otra historia. En el sur de Nueva Inglaterra, se ha desplomado la cifra de langostas a los niveles más bajos jamás registrados, llevando a muchos pescadores a la quiebra.

Las poblaciones de langostas aumentan y disminuyen por muchas razones. Sin embargo, en su nuevo reporte, la Comisión de Pesca Marina de los Estados Atlánticos de Estados Unidos identificó un factor: se está calentando el mar.

En el extremo norte del hábitat de las langostas, las temperaturas más altas podrían estar acelerando su metabolismo, lo que lleva al auge en la población. Pero en el extremo sur del hábitat, las aguas se podrían estar calentando demasiado, sometiendo a los animales a un estrés extremo.

Las langostas de Nueva Inglaterra son parte de una tendencia mundial. Los mares se han estado calentando en décadas recientes, en gran medida a raíz de gases invernadero que atrapan calor. Muchas especies marinas en todo el mundo han reaccionado, mudándose a aguas más cómodas.

De acuerdo con un estudio del 2013, las especies marinas están moviendo las fronteras de sus hábitats hacia los polos, alejándose del Ecuador, a una velocidad promedio de 7.25 kilómetros por año.

Los científicos desarrollan modelos computacionales para determinar a dónde irán a parar diversas especies, y el panorama que emerge es sombrío.

El calentamiento global va a reconfigurar los ecosistemas marinos a un grado que no se ha visto en millones de años.

En la revista Nature Climate Change, un equipo internacional de científicos reportó sobre su estudio de los hábitats actuales de casi 13 mil especies de peces, invertebrados y otros organismos marinos.

Los trópicos perderán una parte considerable de sus especies para el 2100, descubrieron los investigadores. Y no habrá ninguna especie nueva que emigre a los trópicos para tomar su lugar.

A medida que más especies se alejan del Ecuador, se mudarán a nuevos ecosistemas más cerca de los polos. Esta migración creará combinaciones de especies sin precedentes en los últimos millones de años.
Es difícil predecir el efecto que el influjo de especies adicionales a regiones marinas de alta latitud tendrá sobre esos ecosistemas.

Malin L. Pinsky, biólogo marino en la Universidad Rutgers, en Nueva Jersey, ve señales ominosas para la humanidad.

"Muchas especies se alejan de los trópicos y es muy probable que eso tenga consecuencias de seguridad alimenticia", dijo. "En muchos de estos países, los mariscos son una fuente muy importante de nutrición. El cambio climático podría dejar un enorme hueco en los mares".